Al otro de MC sumemos este otro.

0
280

Y llegamos al 20 de noviembre y el Frente Opositor no entendió

No aprendió mayor cosa. Cegado de odio, confiado en demasía, carente de propuesta y en un descuido, de candidata ganadora. Error tras error explica que la Gálvez no levante ni lo hará al tenor de cuánto expone la presente columna, pues carecer de estrategia clara pasará factura de seguir como va:

  1. En primer lugar, por insistir en no ofrecer algo que mueva a los electores. Es normal, llevan 5 años insultando a López Obrador en vez de renovarse, de hacer el mea culpa y ofrecer la voluntad política traducida en cambio en pro de las mayorías y ofertar su mejoría. Insultar les resulta más sencillo.
  2. Porque la candidata se ha rodeado de los impresentables que por lustros han establecido un modelo económico que, les guste o no, generó ingentes cantidades de pobres. Y les importaba muy poquito, viéndolos solo cómo números. Y Gálvez comete el error de ofrecer esperanza. Debe ofrecer cosas concretas.
  3. Es lo que ofrecen, retornar a un modelo fracasado y que en 2018 se le apartó hasta donde fue posible, porque arruinaron al país.
  4. No puede proponer nada que mejore la realidad nacional, porque el Frente está anclado como Frente reuniendo impresentables, en un pasado reclamando regresar a sus prebendas y modus operandi de 2018, herederos de 35 años de neoliberalismo que demostró no ser idóneo como lo plantean hasta hoy. Y ni ganas de enmendar en su postura, ya se ve. Tanta necedad escalda y explica que carezcan del necesitado plan B. Y abonan a su propia derrota.
  5. Persiste el Frente en denostar a Morena y a sus seguidores. El acicate de López Obrador ya se les va a terminar. No será más su anzuelo. Entonces, solo quedará en el escenario el vacío de su propia propuesta por demás, inexistente. Ya que sin insultar a López Obrador, el Frente es nada y lo sabemos todos.
  6. Ni el PAN, mucho menos el PRI, son el ejemplo de democracia químicamente pura como se presentan. No tienen la definición más pulcra de democracia, dados sus corruptos procederes y malos resultados desgobernando. No están para presumir nada. Persistir en hacerlo es ahondar en el error permanente en que están hundidos como opción política.

Y respuesta a Alito. No era dar resultados al costo que fuera –corrupción desmedida– así que no se adorne tanto: el PRI ni supo gobernar ni daba buenos resultados. N los da. Inoperantes y corruptos. Por eso no tiene mérito su proceder, no pensando en el partido, sino en el bolsillo de los priistas, listillo. Y no se hartan.

  1. No entendió el Frente que el PRI es una sigla la más rechazada por la gente y lo hundirá. Insistir en ir unidos PAN-PRI es un error mayúsculo, porque se puede no estar con Morena, pero no significa desear el regreso del priismo. Insistir en ir unidos demuestra su inoperancia y su incapacidad para entender la realidad política y social de México y eso inhabilita al Frente para gobernar.

Y este listado en enunciativo, no exhaustivo. Como muestra del errático Frente, nos queda un buen ejemplo: Taboada, buque insignia del cartel inmobiliario, catapultado a ser el candidato opositor en la capital. Más claro, ni el agua. ¿Podrían ofrecer algo mejorcito? Pues no, carecen de figuras. El Frente solo está mostrando su verdadero rostro de desvergüenza.

Insistir en lanzar a Xóchitl Gálvez, que estos meses ha mostrado más locuacidades o disparates que propuestas, no es una buena noticia para los opositores. Eso es grave, aleccionador y evidenciador de carencias inocultables. Ha buscado más acusar al presidente de agredirla –que el Tribunal competente ya lo descartó destituyendo al que manipuló losa hechos– que en mostrar una agenda interesante para México y que demuestre lo que alardean sus seguidores: ser mejores que Morena y no lo son y por mucho. Así, la Gálvez

  1. Apuesta a que el odio infundido a López Obrador sea el motor de su triunfo sin reparar en la necesidad de ofrecer algo definido. López ya se marcha y persisten en usarlo de referente para que Gálvez, sin proponer nada mejor ni alternativo, se quede como víctima que no es, acalle su propuesta, que merece conocerse para juzgar su viabilidad y no la está mostrando.
     2.Nos ha quedado a deber ideas y propuestas. A cambio, risotadas y dislates. Ha optado por la gracejada, la ocurrencia. Pésimo comienzo. Eso no la define como una candidata seria.
     3. Usar un discurso de odio no le llevará al triunfo que México necesita con propuesta de soluciones y no de sus gamberradas.

 

Los opositores arropados en ese Frente frankeinsteniano, alardean de haber ganado a Morena en 2021. Lo que no dicen es que estos años regresando a cargos públicos no han sido brillantes. No gobiernan mejor. Ni las alcaldías capitalinas ni los municipios conurbados están mejor.

Eso contará entre los electores. Naucalpan, por mencionar un ejemplo, está lleno de baches, inseguridad, caos vial bajo el desbarajuste del Frente, donde la alcaldesa Moya esta más ocupada en recibir a Gálvez que en resolver los severos problemas de un municipio muchos años bajo el PAN que lo complicó todo. No ha dado mejor resultado. Y los que claman que cuando voten en 2024 se acuerden de Acapulco, será por la ayuda sí prodigada, porque si no, tendrían que acordarse del PRI que hundió al puerto por décadas. Y eso sería negarle otra vez el voto en Acapulco y sería lo adecuado. Cuidado con lo que desean.

Así que el Frente llegó al 20 de noviembre sin la tarea hecha. Simulando una candidata que no es ciudadana, sino que está amparada y protegida por Claudio X. González. Una estrategia errática debida a los más impresentables asesores, que hace temer una muy probable derrota en la presidencial de 2024 al paso que va. ¿Qué no lo quieren ver? Ese es su problema. Los ciudadanos siguen observando sus erráticos pasos de patéticos procederes.