La batalla electoral del 2024 no es por la Presidencia o el Congreso, es por el Estado

0
165

Son sencilla y aterradoramente solo dos visiones: la de la 4T y la de sus contrarios. Así se resume la contienda que se vive hoy en todos los frentes en México.

En medio de todo, la desesperante apatía de millones que son la pesadilla de uno y otro flanco.

Ellos, en su mayoría jóvenes, dominados por la fatuidad y la superficialidad, por un cretinismo de análisis psicológico profundo, son los denominados “persuasibles” hoy blanco de mensajes hy campañas de motivación de operadores expertos en manejo de la WEB y de las redes sociales.

En ese segmento que podría sumar hasta el 50 por ciento de los votantes inscritos en la Lista Nominal del INE es dónde esta el destino del país, afirman quienes saben de elecciones.

Pocos, muy pocos en ese porcentaje tienen conciencia de lo que depende de ellos, es la continuidad o su contraparte, la recuperación del desarrollo.

Dos nombres conducen cada flanco:

–       Por el oficialismo -por no decir el más puro lopezobradorismo- lo puntea Claudia Sheinbaum.

–       La oposición, formada por el agua y el aceite histórico-ideológicos, es decir, por PRI, PAN, PRD y decenas de organizaciones ciudadanas no gubernamentales ni partidarias, que es encabezada por la hidalguense Xóchitl Gálvez.

Sheinbaum busca la permanencia de un proyecto al que los analistas y politólogos, comentaristas y columnistas, editorialistas e intelectuales de aquí y más allá de nuestras fronteras, no le ven pies ni cabeza que llegó bajo la bandera de un cambio similar a la Independencia y la Revolución y que termina con enormes grados de violencia, muerte, descomposición social y política, intentos de dinamitar instituciones centrales del Estado como la Suprema Corte, el INE y el Trife y decenas de organismos autónomos.

Un proyecto que dejó sin medicamentos ni atención medica y sin programas de salud a la mayoría de los mexicanos más pobres. Una administración que se fue contra las clases medias y que finaliza plagada de corrupción y autoritarismo.

Gálvez y los suyos, basan su objetivo en la restauración del desarrollo y el avance nacional, en el impulso a las energías limpias, el respeto al Estado de Derecho y los Derechos Humanos, la rendición de cuentas, el predominio del pluralismo y la instauración del primer gobierno de Coalición, el combate a fondo de cárteles y delincuencia organizada, el predominio de la Inteligencia Artificial y la inclusión de México en el mundo moderno.

En sí, esta será una guerra electoral y de poder por el Estado Mexicano.

Llegamos a eso con instituciones de conducción y control comicial como el INE, el Tribunal Electoral, los partidos políticos, la Suprema Corte y otros, muy debilitados, o francamente saboteados por AMLO y su 4T.

Y frente a un importante segmento social, de muchos millones de votantes, pro-abstencionista, indolente, apático al que solo le preocupa ver cuál es el siguiente éxito de Bad Bunny o de Taylor Swift o con quien se van a echar las chelas este fin de semana.

Un segmento apolítico o francamente antipolítico que no tiene conciencia que no participar marcará y definirá su futuro.

Y todo eso sin contar que en esta contienda también operará el crimen organizado y el narco, y que en el se derramarán miles y miles de millones de pesos y se usarán como medio de coacción los programas sociales.

Todo sea para ver quien se queda con el control del Estado. Ni más ni menos.

UNA PRESIDENCIA EN DEFENSA DE LAS TRADICIONES

Concluye el período legislativo de fin de año en el Senado bajo la presidencia de la tlaxcalteca morenista Ana Lilia Rivera quien no solo se ha concentrado en la conducción de las tareas camerales sino de equilibrios políticos y de civilidad.

Una presidencia que ha buscado además la defensa de las tradiciones en estados con culturas fuertes como la de su propio estado, Tlaxcala o la de Hidalgo, Oaxaca y Guerrero.

En esta defensa se ha significado por apoyar los programas y tareas, normas y promulgación de leyes en beneficio de un mejor tratamiento, preservación, reparto y dotación del agua.

Igual para los programas de defensa del maíz y el medio ambiente o para la riqueza gastronómica, y artística.

“Nada más de ver la belleza de los trajes que hoy portan todos estos jóvenes, tan hermosos y hermosas del estado de Hidalgo, nos hace entender por qué como México no hay dos”, dijo en un evento de artesanos hidalguenses.

Y agregó:

“Todos los pueblos mágicos que tiene Hidalgo, de los que soy asidua visitante; ese géiser extraordinario que tienen, que escuchas cómo respira la tierra y te estremece toda tu alma.

“Pero recorrer todos los balnearios, recorrer esas cuevas donde el agua cae, como una maravilla de siglos en las Grutas de Tolantongo. Cada pueblo mágico de todo el Valle del Mezquital; pero la comida; el pulque solamente es un ejemplo”.

Algo que debieran hacer todos los legisladores.

 

[email protected] / Twitter: @_Vizcaino / Facebook

https://www.facebook.com/rvizcainoa