De mis motivos para Estudiar Seguridad Nacional.

0
99

Oaxaca, San Felipe del Agua. En algún día de las primeras semanas del 2003, estando yo en la habitación de mi padre vi, sobre el mueble conocido como “tocador”, un libro que inmediatamente quise llevar a mi  mano izquierda, tocar la pasta de este para para iniciar a catar contenido y continente de ese ladrillo de papel.

Ese gesto de mi padre tuvo como reacción a mi curiosidad, me marcó y convenció de que él, el General de Brigada Ret. venteo con tal tino mi gustosa curiosidad que, ni siquiera había yo levantado la mano cuando, su recia voz dijo “!a donde?” Creo que yo, mostrando un rostro asustado le alcancé a señalar el objeto de mi intelectual curiosidad, un firme gesto del General me quitó de todo intento. “Es un libro que me obsequió el General Secretario y, por lo tanto es más que confidencial” me dijo con cierta pena (tal vez porque casi me daba un manazo) como sea yo desistí de mi intento.

El libro que me padre defendió “” como un oso defiende a sus oseznos es -“Seguridad Nacional: concepto, organización, método”-.

Por esas fechas (hablo de los días de mi curiosidad congelada) yo funcionaba como Director de Seguridad del Hotel Acapulco Plaza, antes lo hice en el María Isabel Sheraton por lo que, a mis 32 años buscaba ananchar (“”) mis conocimientos en los temas ligados a la SEGURIDAD y aquel lustroso libro si que me gritó.

Ese libro de seguridad nacional anidado en el cuarto de mi padre volviose el santo grial. Escrito por un General de División que, durante su carrera militar siempre se movió con apego y amor a la “academia”, y vaya que su  (libro) le acercó al Olimpo de la realpolitik en el México del recién llegado Fox’ismo.

Gerardo C. R. Vega G. funcionó como Secretario de la Defensa Nacional del 2000 al 2006.

Resulta que, lejos de que el gesto de mi padre coptara mi interés por el estudio de la Defensa y Seguridad Nacional él, me empujó a la sempiterna búsqueda de esos tópicos y máximas. Antes de ahondar en los bemoles, doy algunos datos de mi General Rubén D. Castillo Ferrera, aquel que congeló el intentó de ojear su libro y del que soy su tercer hijo.

Tal como lo fue el General de División Heine Rangel, y/o el General Quintanar, mi padre era “táctico”(?) la especialidad de estos militares los pone muy cercanos al personal de tropa; él, mi papá, siempre tuvo y mostró afecto y reconocimiento a sus compañeros que habían, además de ser “tácticos”, ampliado sus conocimientos en estrategia.

Mi General y padre alcanzó 45 años de Servicio (ininterrumpido), eso después de 3 años 8 meses como General de Brígada y entonces pasó a la muy honrosa situación de retiro. Sea entonces.

Y ya que de arranque había sido “coptado” en mi búsqueda de la verdad de la Defensa y Seguridad Nacional en México, tal cómo lo hizo Alfonso Quijano, me abalancé sobre cuanto libro había del tema aquel enraizado ya en mi mente buscadora.

Leí “el arte de la Guerra” de Maquiavelo, estudié las notas de Mauricio Nassau, revisé cada renglón que hablaba de Gustavo Adolfo; obvio, estudié como exegeta a los Federicos prusianos,  e incluso urge lo que el Pentágono dejó saber de las ideas del Gral Colin Powell.

Mis lecturas las publicaba en algunos escritos en el Diario/17 (Acapulco) y el Reportero en Chilpancingo, y ya cuando generé curiosidad en nerviosos agentes del recién formado Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) lejos de amainar mi curiosidad esa se ananchó.

Leer el “repensar México” del Doctor Emilio Vizarretea Rosales, leer a Javier Oliva Posadas escuchar a Saki Hristolius me siguió llenando el buche del pelícano  en mi cerebro. Más.

La búsqueda no se detenía. Como si yo fuera Orlando furioso indagué hasta que.

Una buena tarde de WhatsApp fui avisado de la llegada a mi atmósfera del libro  “Secretaria de la Defensa Nacional//historia y perspectivas”; enviado ese por el ángel laico y así, en cuanto abrí ese libro inició la gran ruta, ese libro hizo en mi las veces de “elixir de la juventud (intelectual)”.

Conversando con Leonardo Curzio me quedé con algunas notas del libro este que comenté en el párrafo anterior. Leonardo había hecho un excelente prólogo de este mismo libro que me había atrapado y yo, para mi buena suerte lo tuve a Leo como maestro en el ITAM.

-la obra de Carlos D. Gaytán Ochoa articula un conjunto de Instituciones y habla sobre el papel emblemático del Ejército Mexicano tal como lo vemos ahora- el Doctor me dejó así saber que realmente entendía el Quid de mi curiosidad; y dijo más -aspiraciones colectivas más sujetos colectivos formados a partir de las luchas, la fusión de culturas y aspiraciones colectivas (…léase “nación”)- sin duda del cómo exegisaba el “tratado del General Carlos D Gaytán” y del énfasis que le daba a su comentario Leonardo Curzio me dejó claro que el libro del “Gral Gaytán” sería el vehículo para alimentar mi búsqueda.

Y Leonardo siguió diciendo -en el trabajo del General Gaytán Ochoa bien se lee “estudiar la historia de un país, es, en muchos sentidos, estudiar la historia de la defensa de su proyecto nacional frente a amenazas externas e inconsistencias internas”- y, acá el Doctor Curzio aumenta la voz pues me quiso dejar claro que, el también Doctor Gaytán, en su libro estaba hablando de la “esencia nacional”.

El libro “Secretaria de la Defensa Nacional//historia y perspectiva” obra del General de DIV. Diplomado de Estado Mayor Carlos Demetrio Gaytán Ochoa satisfizo inmediatamente la primera parte de mi proyecto académico, y más cuando en una conversación con el autor, ello en algún excelente restaurante en Masarick,  coincidimos en que -la agenda de la Seguridad Nacional en México, es muy corta- y entendimos también que en esa agenda solo están 4 aspectos… -territorio-independencia-soberanía-gobernabilidad-.

Desde entonces esa es la plataforma de mis estudios sobre la seguridad nacional en México. Aunque en el camino tomé de algún estante tres obras extraordinarias escritas por “MIXTLI” publicados como EBook’s en www.Indicadorpolitico.com y esos libros son

-algunos comentarios sobre la seguridad en México.

-cuando los Dragones se bajaron de los caballos.

-los espejos de México.

Así lo entendí y, ya para cerrar, gracias al Doctor Leonardo Curzio tomé  las notas iniciales del trabajo académico del C. Gral. Carlos D. Gaytán O. Trabajo del que nunca me cansaré de decirlo -es mi Biblia de la seguridad de la “Patria”… y, a manera de colofón, todo comenzó con un acto de celo profesional de un soldado.

Último patrullaje.- una vez más la Gobernadora de Guerrero muestra excelente capacidad de explotación de su inteligencia política. Tras haber despedido a dos Secretarios y una Fiscal en un acto de autoridad, está por decidir quién será el Fiscal General de Guerrero. Así o más Republicano el ejercicio de Gobierno?

Balazo al aire.- subiendo dos escalones más.

Gregueria.- papá no me traumaste. Papá no me traumaste….,papá no me traumaste….no me traumaste… no me.

Oximoron.- tuvo todo del “nada”.

Haiku.- arrinconó tus ojos

tu gran sonrisa.

Los rulos en tu pelo.