CulturaUNAM participa en la elaboración de la encuesta en línea Estudio de museos y espacios culturales en tiempos de pandemia

0
339
* La encuesta se aplica, desde el 5 de marzo, en 886 museos de México y 225 instituciones de Centroamérica y el Caribe
** Por vez primera se busca evaluar el efecto de los recortes y las políticas en la economía y en la programación de los recintos, las deudas y las complicaciones en pagos y contratación de proveedores, el estado de las instalaciones y los equipos durante el confinamiento, entre otros aspectos
*** Los resultados serán presentados en mayo de 2021
Calcular la situación que enfrentarán los museos en México una vez que regresen a sus actividades, evaluar el efecto de los recortes presupuestales en su economía y su programación, las deudas y complicaciones en pagos y contratación de proveedores, el estado de sus instalaciones y equipos durante el confinamiento y su utilidad u obsolescencia al regresar a la presencialidad, tales son los objetivos de la encuesta en línea Estudios de museos y espacios culturales en tiempos de pandemia, que se aplica desde el pasado 15 de marzo en recintos museísticos del territorio nacional, así como de Centroamérica y el Caribe.
Coorganizada por la Coordinación de Difusión Cultural (CulturaUNAM)la Cátedra Internacional Inés Amor en Gestión Cultural y el Instituto de Liderazgo en Museos (ILM), en alianza con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), el Patronato del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) y Siete Colores, la encuesta pretende generar estrategias para optimizar el futuro de los museos.
A decir de Graciela de la Torre, titular de la Cátedra Inés Amor, el ABC de las políticas públicas y su gestión señala que en la asignación de recursos, para evitar actuar con medidas basadas en la discrecionalidad, la improvisación o la intuición se debe:  investigar, diagnosticar, planear, proponer estrategias y herramientas, y evaluar. Sin embargo, añade, luego de un año de pandemia no se sabe cuál es el estado de nuestros museos, cómo ha sido afectada su operación y su programación, qué tipo de apoyos deberán recibir para sobrevivir con dignidad o con base en qué datos el gobierno federal distribuye recursos para este sector.
El estudio, que es aplicado por Buendía & Laredo, no solo abarca 886 museos e instituciones culturales afines en Mexico, sino también en países de Centroamérica y el Caribe: Nicaragua, Guatemala, Costa Rica, Jamaica, Honduras, El Salvador, Cuba, Belice, Trinidad y Tobago, Haití, República Dominicana y Puerto Rico.
Esta encuesta, que culminará el 25 de abril, y cuyos resultados serán interpretados por Aura Cultura, busca ponderar la implementación y el funcionamiento de las medidas sanitarias dictadas por los diferentes ministerios o secretarías de cultura y salud en los distintos países, entre otros indicadores.
Estos datos, que serán dados a conocer entre mediados y finales de mayo de 2021, permitirán establecer un primer paso para el diagnostico del estado de estas entidades y sus gestores, no solo durante el pasado reciente sino en vistas a la próxima apertura, sea hibrida o total.
De la Torre señala que “resulta necesario conocer y evaluar la situación actual del ecosistema cultural, como medida previa a proveerle de las herramientas que vayan mas allá de la sobrevivencia, para que pueda tener una relación satisfactoria vinculada con las necesidades de la nueva sociedad”.
“Hoy día se considera que la cultura, sus instituciones, sus actores y su patrimonio podrán tener un papel preponderante en la recuperación de la salud emocional y mental de las comunidades y en la reconstitución de la calidad de vida y la economía de la sociedad —añade—. No somos pocos los que entendemos a los museos como lugares de encuentro, aprendizaje, salvaguarda de la memoria, generación de pensamiento crítico y de experiencias únicas, que habrán de tener  un papel preponderante en la reparación y en el fortalecimiento del tejido social de las comunidades afectadas por la pandemia”.
La gestora cultural advierte que en tiempos de pandemia es un imperativo   conocer los efectos de la crisis sanitaria, económica, política, tecnológica y social, y su impacto en todo el ecosistema cultural, las instituciones, los recintos, así como en quienes crean, trabajan y consumen.
En ese sentido, las encuestas permiten obtener un diagnostico que busca diseñar políticas públicas de atención a la problemática, con recomendaciones y estrategias. Este instrumento ha sido usado por la UNAM para diagnosticar el efecto de la pandemia en el ámbito cultural.
Entre las iniciativas que la UNAM ha organizado en este sentido se encuentran: un sondeo realizado entre museos mexicanos, en abril de 2020, por CulturaUNAM y el ILM, enfocado al uso y la suficiencia de herramientas digitales frente al súbito confinamiento que se habían vistos obligados a adoptar. Se encontró que, en ese momento, 60% de las instituciones no poseía herramientas tecnológicas y que la mitad de las personas encuestadas carecía de computadora y de red de internet en su hogar.
Otras iniciativas de CulturaUNAM fueron el estudio Impacto del COVID-19 en el sector culturalque Mitofsky aplicó del 11 al 22 de mayo de 2020, a nivel nacional, y que procesó la doctora Julia Isabel Flores, reconocida investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM. O bien la Apreciación de la experiencia digital del MUAC, diseñada y aplicada por Zimat Consultores en colaboración con el Patronato de ese Museo y Fundación Telefónica Mexico. La propuesta dio luz a dos encuestas cuyo objetivo fue, en general, realizar de abril a julio de 2020 un estudio cualitativo sobre el impacto personal, familiar y comunitario de la oferta digital del MUAC.
De igual importancia fue la Encuesta Nacional de Hábitos y Consumo Cultural 2020, aplicada entre el 9 y 20 de octubre, y procesada por el equipo de la doctora Flores. Los datos arrojados permitieron corroborar que el consumo cultural se incrementó durante la pandemia y conocer los cambios y la diversificación en los gustos de los consumidores para, de este modo, reorientar la programación virtual de la cultura universitaria.
En el ámbito internacional, a mediados del pasado año, la UNESCO encuestó a 5,459 museos de los 5 continentes; el Consejo Internacional de museos (ICOM) hizo lo propio con 1,600 instituciones ubicadas en 107 países, y la Red de Organizaciones de Museos Europeos mostró datos de casi 1,000 museos en 48 países; mientras que en la encuesta de IBERMUSEOS participaron 434 instituciones de 18 países latinoamericanos, esta investigación aportó información relevante sobre la situación general de los museos de la región.
Todas estas organizaciones coincidieron en la urgencia de comprender la situación actual de los museos y sus trabajadores, y la crisis producto del confinamiento prolongado, así como de la importancia de tener datos para intentar un pronóstico sobre la economía, la seguridad, el patrimonio y, en particular, las desigualdades en los museos con respecto a las inversiones en tecnologías de la información y la comunicación (TIC).