Washington acusa a Cuba sobre violación de DH; La Habana niega

0
20

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, rechazó la “indigna, inmoral y mentirosa acusación del Departamento de Estado” estadunidense, que en su informe anual denuncia la falta de elecciones libres y casos de tortura en la isla.

“Acuden a la infame retórica de siempre para calumniar a una isla heroica que sufre bloqueo criminal impuesto por el gobierno de Estados Unidos, causando enorme daño al pueblo cubano”, afirmó Díaz-Canel.

En su informe anual sobre derechos humanos, publicado el Departamento de Estado lamentó las continuas “restricciones” a la libertad de expresión en Cuba, y afirmó que en este Estado “autoritario” se han denunciado ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y casos de tortura.

El Departamento de Estado también hizo énfasis en como oficiales de la Seguridad del Estado cubana son enviados a países como Venezuela y Nicaragua, donde entrenan y apoyan organizaciones para el uso de tácticas represivas y violatorias de los derechos humanos.

Washington aseguró que la libertad de prensa no existe en Cuba, además de los problemas con la independencia judicial y cómo el régimen de La Habana se encarga de bloquear y censurar los sitios de internet que son críticos hacia el sistema.

Como parte de esta investigación se citan casos como el de Luis Manuel Otero Alcántara y la persecución política que sufre, el caso de los cubanos que son impedidos de salir y entrar del país y las restricciones que hay a la libertad religiosa.

Con la llegada de Trump a la Casa Blanca en 2017, Washington reforzó el bloqueo, al alegar violaciones de derechos humanos en Cuba y su apoyo al gobierno socialista de Nicolás Maduro en Venezuela.

La esperanza de que las tensiones se aliviarían con la elección de Joe Biden se ha ido desvaneciendo en la medida que la isla no parece ser en absoluto un tema prioritario para la nueva administración estadunidense, que está mostrando su firmeza en materia de derechos humanos.

El canciller cubano califica de politizado el informe de DDHH presentado por EEUU

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, rechazó el informe de derechos, al que calificó de «engañoso y politizado» por acusar a la isla de aplicar restricciones a libertades ciudadanas.

«Rechazamos por engañoso y politizado el Informe unilateral de DDHH del Departamento de Estado EEUU. No podrá empañar el desempeño mundialmente reconocido de Cuba y sus indicadores de justicia social, respeto y protección a los derechos humanos de nuestra población», expresó el ministro de Exteriores

El secretario de Estado estadounidense, Antony J. Blinken, presentó el 45º informe anual de países sobre prácticas de derechos humanos, en el que acusa a Cuba de establecer «restricciones gubernamentales (…) reprimiendo las libertades de expresión, asociación, religión o creencias y movimiento».

El documento de 43 páginas, elaborado de manera unilateral por Washington, acusa además de violar derechos humanos a los gobiernos de Bielorrusia, China, Nicaragua, Nigeria, Rusia, Turkmenistán, Venezuela, Yemen, y Zimbabwe, entre otras naciones.

Este es el primer informe sobre derechos humanos que da a conocer la Administración Biden, que asumió el pasado 20 de enero.

Desde La Habana reaccionó el director del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI), José Ramón Cabañas, exembajador de Cuba en EEUU, quien consideró «mal inicio» del Gobierno de Biden respecto a la herencia política dejada por el expresidente Donald Trump (2017-2021).

«El Departamento de Estado acaba de publicar un nuevo «informe» sobre DDHH que en síntesis dice que EEUU es un faro de virtudes y el resto está muy mal. Terrible inicio para el ejercicio de limpieza de la maltrecha imagen que dejó el Trumpismo por todo el planeta», afirmó Cabañas en Twitter.

El director del CIPI recordó que EEUU es el país «con mayor población encarcelada, con más personas asesinadas por la brutalidad policial y con más población aborigen viviendo en refugios».

Cuba y EEUU mantienen un diferendo político desde hace más de 60 años, marcado por un bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington, que dura ya 59 años, con severas consecuencias negativas al desarrollo de la isla.

Hasta el momento, este informe de EEUU ha sido rechazado públicamente por los gobiernos de Rusia, China, y México.