Coparmex: imprecisiones algo escandalosas

0
155

Antes de que las campañas ocupen todo el horizonte informativo y porque Coparmex emitió un comunicado el 31 de marzo, repleto de imprecisiones y en un tono entre alarmista y chantajista que no cabía; detengámonos en tal, pues hizo un análisis errático de la pandemia en México a un año de haberse decretado la emergencia sanitaria nacional. Plantea verdades absolutas y no lo son. Aseveraciones cuestionables que solo desencaminan a la opinión pública errando otra vez el diagnóstico y sobre todo, el veredicto.

Ya el título es patético: “La catástrofe que pudo evitarse…”. A toro pasado Coparmex debería saber que un año antes y en gran medida durante el transcurrido, se sabe menos del virus de lo que se quisiera. Y las acciones emprendidas han sido más en pro de atenderlo que de evadirlo. Cuestionables, si se quiere, pero lejos del “pudo evitarse” porque no hemos contado ante todo, con la colaboración de la gente. Lo sabemos. No puede creerse el alto índice de contagios un año después. Y nadie puede decir no estar enterado del tema. Y eso no es culpa del gobierno como desliza Coparmex. Ya no digamos que no se atreve a decir cuales acciones sí hubieran funcionado que le hayan funcionado al mundo que va en tercera o cuarta ola. No se lo leímos. Ni vaguedades.

Coparmex apela a la Universidad de Oxford para detallar ciertos datos pero yerra revolviéndolos con los de exceso de muerte no clarificada como si fueran certezas por coronavirus. El informe que alude advertía que podía ser, no que fuera. Y no caben obviedades. Quien tenga las causas, que las exponga. Solo sumar números no ayuda demasiado. Se aportan pruebas fidedignas o se hacen las aclaraciones, pero nunca se avientan los datos al aire como lo hace Coparmex de manera tan extraviada y mañosa. Debería saber que tal informe vago no abona a su impostura de “pudo evitarse”.

Coparmex va encandilada con los exsecretarios de Salud pidiendo cambios en la estrategia del gobierno mexicano, que no implicaban ser ni certeros ni las mejores opiniones ni mucho menos las únicas. No fueron brillantes como no lo fueron sus gestiones. Eso ya está respondido hace meses. Sin olvidar el cómo llegaron algunos al cargo. No por méritos médicos. Desmontado el alarde y el mito, pasemos a la alusión a diez gobernadores que también han pedido esos cambios y que en esta columna hemos dicho que sin ofrecer plan b y con la mitad de ellos contagiados después de haber renegado del plan federal. Han presentado solo acciones descoordinadas, deshilachadas, en conferencias de prensa presenciales (no existen las plataformas, pues) necesitando la faramalla faraónica y el derroche en sequitos. Poco aporte, mucha labia. Coparmex se llena con una tostada y eso es muy decepcionante. Allá ella.

Coparmex sabe como todo aquel que se informe que, en efecto, ante un calendario de vacunación ofrecido, se enfrenta la baja disponibilidad de vacunas y hasta bloqueos internacionales en medio del debate sobre efectividades o riesgos de tales o cuales antígenos y las rivalidades entre potencias y sus vacunas. ¿Coparmex no sabe ese escenario? porque va errando insistiendo en que los particulares se involucren y recriminando al gobierno mexicano como si fuera el responsable y no gestionara exitosamente vacunas.

Si al menos Coparmex ofreciera en su inopinado comunicado que sus agremiados participarían poniendo la vacuna de manera gratuita, diciéndolo con todas sus letras para que a todos nos quede clarito, otro gallo nos cantara. No hacerlo es solo jugarle al vivo y es la repesca de incautos nada más explotándoles su lado flaco generando animadversiones a las tareas del Estado con maña. ¿A que no lo pondrán? Lo sabíamos. Y no aclara Coparmex cuándo desafortunadamente murieron el 27% de médicos de primer contacto, que refiere. Hubiera sido magnífico que precisara razón y circunstancia en tiempos o si fue cuando no existía vacuna y exactamente la causa.

Su lenguaje de “golpe de timón” reclamando autocrítica que no practica al pedirla al gobierno, cuando algunos de sus agremiados no son patrones de excelencia en esta pandemia, si es que han sido realmente solidarios, cuidando empleados y público, sueldos y medidas preventivas suficientes, da para pensar. Candil de la calle….Tanto qué revisar en Coparmex y sus agremiados.  Cuando apunta: “En el sector privado hemos estado y seguimos estando listos para apoyar a la sociedad y a las autoridades (…) para participar en la estrategia de vacunación con el único fin de acelerarla y que la mayor cantidad de mexicanos estén vacunados en el menor tiempo posible” no leemos si la pondrán gratuita. ¿Es que eficiencia solo es sinónimo de cobro?

Tropieza Coparmex al ejemplificar a Estados Unidos poniéndolo de modelo a seguir.  Cosas de encandilarse con los primos. Para decir ufana que lleva 130 millones de vacunados antes precisar que hay 500 mil muertos y un descuido brutal en el tema pandémico que contrastaba por mucho con México durante este primer año. Con críticas que no le pedimos a sus sapientísimas universidades que parecían callarse el analizar su escenario opinando mejor de México, usadas aquí como referente para contradecir a López-Gatell. Busquemos mejor otros ejemplos más equilibrados. Por cierto que callarse Coparmex que EE.UU. acapara vacunas y por eso tiene tantas, está mal. Y es peor decir que pagaron por ellas. Imaginemos lo que pudimos comprar si los agremiados de Coparmex y tantos empresarios más sí pagaran todos sus impuestos. Eso mucho explica nuestra situación, que tanto apura a Coparmex. Le preocupa que seamos el primer país con muerte de médicos (datos de septiembre 2020 que no se molesta en actualizar) y nada dice de ser el de salarios más bajos en el sector salud (abril 2021) cual apunta el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) replicando datos de la OCDE. La patronal Coparmex mirando siempre solo para donde le conviene. El doble rasero de siempre. Y aunque admite que “no logró confirmarse si habían sido contagiados por el nuevo virus” los médicos muertos, los mete a todos en el mismo morral. Un error de Coparmex porque debería desglosar causas. No puede dejarse nada a la imaginación o la obviedad y solo aventar cifras.

En efecto, que se mejore la comunicación del tema COVID-19, de centros de vacunación y los criterios de sectores y sitios a donde se aplicará. Eso está bien. Ahora, si comunicar es deficiente como afirma, los gobiernos estatales tienen gran culpa y son corresponsables de esa inoperancia y que recuerde Coparmex que son corresponsables en materia de salud por mandato constitucional. En cuanto a la trazabilidad que refiere, se puede mejorar sin necesidad de que Coparmex sea parte. En cuanto a vacunar primero a los médicos, ha sido un tema tan debatido a nivel mundial como en México. Nada nuevo. Y se les ha suministrado la vacuna. Ciertamente no a todos. Sí, debe mejorarse el tema. Por lo que toca a las pruebas, lo mismo. Es cosa de echarle cerebro y entender cómo funcionan y para qué. Coparmex apuesta a la prueba por la prueba misma como preventiva. Olvida que el sector privado las hace y las cobra caras. La prueba indica y solo eso, ya que no previene. ¿Coparmex protege a todos los empleados a través de sus agremiados, cuando hay uno positivo? Porque la clave no está en las pruebas y sí en confinar a todos para cortar cadenas de contagio.

Luego vienen sus recomendaciones. Veamos solo una: pide vacunación masificada y diversificada. No entiende que ya existe y si no de forma óptima por todo lo explicado antes, es importante mantener el orden y precedencia de vacunación y eso lo garantiza el gobierno como único inoculador en la primera fase. Fácil de entender y no para ella. Una vacunación masiva que no tiene precedentes. Coparmex no se ofrece a suministrarla gratis. Qué pena que no lo haga. Entonces, sirve de muy poco sus lamentos. La mejor parte es la despedida del atrabancado comunicado: cuando dice que importa más las vidas que los votos. Lo dirá por los partidos políticos opositores a Morena que desde los estados que gobiernan y donde renovarán gobernador y que están tan interesados en que la vacuna llegue para paliar sus posibles derrotas –el mal desempeño, ya sabemos– la politizan lo más que pueden;  porque si no es a eso a lo que se refiere, es imposible saberlo si no está repitiendo propaganda burda, ella, la Coparmex, siempre tan neutral como todos sabemos y la conocemos.  buen día. Dejo mi texto. Saludos cordiales