Echan para atrás a Claudia y a Batres

0
194

¿No que no tronabas, pistolita?

Luego de meses de negarse a recibir a los alcaldes electos de oposición, Claudia Sheinbaum dobló las manos y hoy iniciará reuniones con ellos, empezando por Lía Limón, de Álvaro Obregón, herida por policías afuera del Congreso de la Ciudad de México el lunes pasado.

Qué le costaba a la jefa de Gobierno recibirlos —igual que a ella la recibieron cuando ganó en 2018— y evitarse el deplorable espectáculo de sus policías antimotines golpeando mujeres y dándole toques eléctricos a los opositores.

Después de los calificativos de represores e intransigentes que se llevaron, tanto Claudia como su secretario de Gobierno, Martí Batres, fueron echados para atrás por los alcaldes agredidos cuando intentaban entrar a la sesión del periodo extraordinario del lunes.

A pesar de que todo mundo vio la agresión que sufriera Lía, de Palacio Nacional enviaron refuerzos al Antiguo Ayuntamiento para activar a sus bots y a sus youtuberos de las mañaneras, en un intento por culpar a los opositores de haber golpeado a los policías.

¿Cuándo se había visto que militantes de izquierda, como se asumen los número uno y dos del gobierno capitalino, defendieran a los uniformados en lugar de los civiles? Nada más faltó que acusaran a Lía de haber agarrado a narizazos los escudos antimotines.

Y, precisamente será a ella —a la que, tras la agresión, convirtieron en referente opositora— con la primera que hablará Claudia. Después lo hará con Margarita SaldañaSantiago Taboada y Giovanni Gutiérrez, de Benito Juárez, Azcapotzalco y Coyoacán, respectivamente.

Las reuniones las encabezará Sheinbaum y no Martí. El secretario de Gobierno fue desacreditado como interlocutor luego de la agresión, y de que en medios insinuó que los opositores hicieron un montaje para dar show.

Y a lo mejor es cierto, pero el hecho es que en menos de dos días ya le metieron dos goles. El  primero al ponerlo contra las cuerdas —aprovechando su fama de porro—, tras el conflicto con la policía; el segundo, al brincárselo y obligar a Claudia a recibirlos.

Además, forzaron al gobierno a que los alcaldes ganadores fueran recibidos desde ayer en las reuniones de entrega-recepción de sus futuras administraciones.

Por supuesto que nadie cree que haya sido porque los morenos son buenas gente ni porque está  en puerta el tercer Informe de Gobierno de Sheinbaum, quien busca evitar la bulla cuando visite Donceles.

Porque con la nueva configuración del Congreso local, hizo bien en bajarle dos rayitas, para evitar que ahí se atoren sus iniciativas. El chiste es que, haiga sido como haiga sido, la jefa fue obligada a recular.

 

  •  CENTAVITOS

Apenas se activó la nueva Legislatura en Donceles y, de inmediato, los partidos empezaron con sus marranadas —dijera Diego Fernández de Cevallos—, pues intercambiaron diputados para crear asociaciones y grupos parlamentarios ficticios, a fin de accesar a los recursos públicos. Al igual que el año pasado, Morena cedió piezas a la petista Circe Camacho para armar su fracción de dos. Pero donde se volaron la barda fue al darle baje al PVEM con Elizabeth Mateos, a quien unieron con otra diputada para completar una fracción. Y como dejaron solo al Verde Jesús Sesma, le prestaron un diputado más para hacer oootra fracción y tener más voces en la Junta de Coordinación Política… Por cierto, a José Luis Rodríguez, quien ya se hacía como coordinador de Morena en Donceles, el TEPJF lo bajó… ¡el mero día de su cumpleaños!