La otra Agenda

0
98

Llegó un extraordinario documento a cada mesa de trabajo de los actores de este Think Tank “Atlas de la Seguridad y la Defensa 2020”; ¿para qué fue escrito? ¿Quién lo escribió? De eso hablaremos en otro Patrullamiento; ahora lo interesante está en explicar que de este Atlas haremos lo mismo que Federico II hizo con los libros de Maquiavelo luego de leerlos.

Para comenzar el ejercicio hoy haremos fricción contra el primer artículo encontrado en dicho “Atlas” -La Nueva Agenda de Seguridad: impunidad ambiental, lavado de dinero y violencia política”. Así entonces responderemos con todo a Juan Antonio Le Clercq y Gerardo Rodríguez.

Convocados de manera extraordinaria por el sargento Limón los del Think Tank al llegar al sitio nos miramos los rostros; ¿cómo jugadores de póker buscamos respuestas y señales en gestos y miradas de los demás “para que nos habrá reunido Limón”?

Y sí; al comenzar a hablar el sargento Limón fue sin orquillamiento al punto.

-He leído varias veces a Eduardo Guerrero, a Sergio Aguayo, a Raúl Benítez Manaut, Gerardo Rodríguez y otros- ya con la atención de todos Limón continuó -leer y analizar como discuten sobre el origen, evolución y situación de los grupos criminales en México no solo es interesante, me gustan también sus análisis, muy completes, con mucha prospectiva sobre lo que va a llegar si no se realizan algunas acciones; sin embargo –se pone serio el sargento– cada vez que los leo me pregunto: ¿alguna vez alguien ha analizado este fenómeno desde una perspectiva social y cultural?, ¿a través una visión que ponga bajo lupa la historia de la sociedad en donde surgió y evoluciono cada líder de esos grupos? La respuesta encontrada siempre es no.

Sin embargo –continúa Limón– aunque no tengo, la talla de estos grandes investigadores, me voy a permitir hacer mis pininos de análisis, bajo la óptica de este Sargento Viejo que ya pasó décadas cerca de los balazos y el olor a pólvora –el suboficial se pone de pie y dice.

-Inicio reflexionando sobre lo que somos como sociedad: el mexicano terrenal, el que vive día a día trabajando para llevar un sustento a su casa está en constante búsqueda de identidad, de algo en que creer, de alguien a quien seguir; desde hace mucho tiempo las organizaciones criminales nos arrebataron el liderazgo que en su momento ejerció la iglesia, después lo hicieron algunos lideres políticos y militares que en su momento se convirtieron en caudillos, dejando finalmente un enorme vacío que fue llenado por personas sin valores, que empezaron a contaminar nuestra sociedad, primero con el miedo, después con la costumbre-

Y si, rostros de ah chinga regresaron a la mesa  -¿Qué fue lo que paso? – continúa hablando Limón – ¿cómo llegamos hasta aquí?, ¿por qué no nos dimos cuenta de esa ausencia de liderazgo que empezó nuestro declive como sociedad?, no lo vimos venir y surgieron grupos de delincuentes que la sociedad empezó primero a temer, después a respetar y por último a idolatrar al punto tal que se convirtieron en modelos a seguir para los jóvenes…

¿Pruebas? –dice enfático Limón– revisen como surgieron los narcocorridos, como se convirtieron en nuestra cultura popular, llevándolos incluso hasta el cine.

Limón cambia el color de su lenguaje y dice: ¿O acaso el corrido de ‘Lamberto Quintero” no motivo a que admiraran a un delincuente? No paso lo mismo con “Ayer baje de la sierra”, “carga ladeada” y muchos otros corridos más. No nos engañemos- dice Limón, -como sociedad permitimos que la delincuencia se insertara como cáncer en cada joven que estaba en su proceso de formación dentro de la sociedad; permitimos que, en esa búsqueda de identidad, se asociara como un éxito en la familia el tener dinero aun a costa de delinquir e incluso romantizamos a los delincuentes como modernos Robin Hood; por ello- continúa, –

-Grandes sectores de la sociedad no solo ven con simpatía a grupos de delincuentes y los protegen con su silencio (los menos), sino hasta los elevan convirtiéndolos en modelos a seguir.

Me pregunto-, sigue Limón en tono de voz medio – ¿alguna vez han estudiado los efectos que ha tenido en la sociedad mexicana no solo las películas si no las series que hacen apología del narcotraficante? Basta ir a Sinaloa para darse cuenta que el Chapo es un personaje que los sonaloenses reclaman como suyo.

Los mismos gestos en los rostros; Limón sigue. -A mí en lo personal no me gustan las comparaciones, pero nuestros vecinos del norte después de Vietnam, entendieron que tenían que hacer algo en su cultura y elevar la imagen ante su sociedad de sus servidores públicos para hacerlos modelos a seguir, basta ver las ceremonias que hacen a sus policías, soldados y bomberos en todo el país; ellos si vieron la importancia de no permitir que se ensucien estos servidores cuidando su imagen (y por supuesto su trabajo con sueldos decorosos).

El sargento toma su plaza y desde ahí dice. -Concluyo, si existen tanto grupos delictivos en México y estos se encuentran posicionados geográficamente en México, es porque la cultura de la sociedad Mexicana, ha sido deformada para permitir su existencia a través de la música, el cine y la televisión; ¿pruebas? vayan a Yucatán, y verán que allá no se ha podido posicionar ningún cartel, porque la cultura del yucateco aun no acepta los corridos ni narcoseries, pero que tal cantan “sopa de caracol, Eeeh”… ahora en los rostros se dibujaban sonrisas.

Hoy, Paul von Hindenburg ocupó la columna del “Orador del pueblo” y desde ahí dijo

-Los trazos vertidos en esta tenida, dejan ver con claridad el daño causado por un Maximato primero, el populismo cardenista después; y la falta de cumplimiento de gobernantes que ejercieron el poder de modo sectario, dejando al ciudadano sumido en la sub cultura del dinero como objetivo ulterior.

Encontramos- ahonda Paul -que hoy el ciudadano prefiere tener que ser.

Por tanto, resulta insoslayable la tarea de recuperar valores axiológicos entre la población, antes de intentar un segundo paso.

Así veremos lo Justo y buscaremos lo Perfecto.

Es cuánto.

Así, llegamos al fin del primer Patrullamiento de contra/información del Atlas de la Seguridad y la Defensa 2020. Tan intenso fue el ejercicio que mi sistema nervioso vibra como pudo haber vibrado Federico II al responderle a Nicolás Maquiavelo.

Último patrullaje. – iniciamos el 2do cuaderno de trabajo de Seguridad.

Balazo al aire. – de regreso al terreno de las incursiones de reconocimiento.

Greguería. – primero salgo embarazado antes que Benítez Manaut y Sergio Aguayo sean objetivos y republicanos …

Oxímoron. – lógica surrealista

Haikú. – Dios nos cubra;

tú eres la cascada

y yo la roca