No hay forma presidente

0
188

Al acercarse el tercer año de este gobierno no solo son incalculables los daños al país sino que no hay en ningún momento del ánimo presidencial de hacer un alto para revisar y evaluar de manera objetiva los resultados de sus acciones, mucho menos de esperar un cambio de actitud, es el clásico “voy derecho y no me quito, tope donde tope”, pero eso está teniendo costos y los seguirá teniendo para México y pasarán muchos años de reencauzar la ruta para la modernización, el desarrollo,la distribución más igualitaria de la riqueza nacional y la consolidación democrática, dígase sino solo los siguientes pincelazos como ejemplos concretos con datos duros de esta semana pasada de instituciones y organismos oficiales.

El presidente a diario se llena la boca de que en su gobierno ya se acabó la corrupción y hay transparencia, pero en el último reporte de la Auditoría Superior de la Federación ( ASF) reportó irregularidades por más de 103 millones de pesos solo en los programas de discapacitados e hijos de las madres trabajadoras,si eso se hace con esas personas que tienen una vulnerabilidad ¿que no se hará con los demás beneficiarios de otros programas?, ¿Y que decir de lo presupuestado para el próximo año a los fideicomisos de 30 mil millones de pesos sin detallar su destino?.

Ya sabemos que la inexistencia de una política económica en el presente gobierno ha llevado a negros resultados, y que solo hay decisiones unipersonales que acompañados de acciones caprichosas u obsesiones presidenciales, nos han costado miles de millones a los contribuyentes desde la cancelación del aeropuerto internacional de Texcoco hasta los barriles sin fondo en que se han convertido las principales empresas estatales como PEMEX y CFE; solo en en el tercer trimestre de este año PEMEX perdió 77,244 millones de pesos ,que sumados al saldo de los dos trimestres anteriores en lo que va de 2021 se han perdido 100,238 millones de pesos con la carga además de que debe de saldar 44,572 millones de dólares de deuda en los próximos tres años que le restan a este gobierno .

Y mientras se ha enviado una iniciativa legislativa de contrarreforma eléctrica contraviniendo los acuerdos y tratados internacionales y la ruta que los países desarrollados están impulsando para frenar el deterioro ambiental al promover una agenda de energías limpias, amén de las protestas que ya está iniciativa y nuevamente los dichos imparables del presidente contra las inversiones en energías limpias que están en el marco del tratado de libre comercio con América del Norte están generando, o las protestas de los parlamentarios desde Bruselas representado los intereses de los inversores europeos en energías limpias,pues mientras esto sucede y estamos en espera de que el PRI defina si está dispuesto a vaciar aún más su legitimidad dando los votos a López para la contrarreforma eléctrica,la Comisión Federal de Electricidad (CFE) solo en el tercer trimestre de este año perdió 14 mil 780 millones de pesos.

Los resultados de la economía en este gobierno ha sido sin duda un verdadero fracaso, los números son implacables: en 2019 la economía tuvo un “crecimiento” de 0.1 el PIB , en 2020 y sin un programa para apoyar la economía en plena pandemia cayó a lo más bajo que se tenga memoria en toda la historia de nuestro país: -8.5 el PIB con todas las consecuencias de su impacto en el desempleo y la caída en los ingresos de las familias originando una mayor pobreza y desigualdad social como ya fue reflejado en los informes al respecto por parte de INEGI y ahora el PIB del tercer trimestre del 2021 nos acaba de reflejar los impactos de los frenazos de la actividad industrial sobre todo lo vinculado a las ramas productivas de la industria automotriz por la falta de chips, el reflejo de la legislación sobre el outsourcing y la baja en el consumo y sin duda la iniciativa sobre la contrarreforma eléctrica: el resultado es una caída de la economía a 0.2 del PIB. Así pues que por donde se vea no hay signos positivos, no hay forma de que se mejoren las condiciones si el presidente persiste con su actitud y sus acciones para crear un contexto adverso a la inversión privada, nacional y extranjera o de una mejor eficiencia en el gasto público.

No podemos esperar nada del presupuesto si el diseño es el mismo de los últimos años y si políticamente no hay un espacio al diálogo, así la iniciativa saldrá como sacaron Morena y sus acólitos la ley de ingresos: sin modificar una coma. Ademas con una oposición de chicle que nada puede hacer porque ni puede, si sabe, ni tiene con qué modificar la correlación de fuerzas en el congreso, de esta manera el discurso de la polarización continuará y así pues no hay forma presidente. Los resultados seguirán siendo negativos y México continuará por una senda de atraso y bajo desarrollo.

@aguilarsoliss