Unir o romper

0
284

En el PRI se siente la sacudida y fuerte. Los antiguos esquemas nada relajados de imponer y de dominar en las decisiones cupulares se acabaron El primer día de diciembre se consolidó y constituyó el Frente Nacional por la Refundación del PRI, una nueva Organización conformada por las tres principales corrientes de opinión crítica, dentro del PRI: Plataforma PRI, Movimiento Líder y Alianza Generacional, encabezada por Fernando Lerdo de Tejada, José Encarnación Alfaro y José Ramón Martell, entre más de 500 miembros, y presenta como objetivo fundamental sumar fuerzas y voluntades de los militantes ante la actitud cerrada y omisa de la actual dirigencia nacional que preside Alejandro Moreno, que rechaza la autocrítica y tiene temor ante posiciones divergentes.”

Nos interesa actuar en la vida política del país, bajo una nueva forma de ver las causas de la sociedad, y las nuevas maneras de participación ciudadana, que hoy exige el país”, señalan cómo visión prioritaria. El Frente abiertamente rechaza la realización de la próxima XXIII Asamblea Nacional, al considerar se trata de un engaño a la militancia. Aseguran se ha negado la posibilidad de modificar los documentos básicos y realizar las acciones para modernizar al PRI que perdió en los 15 Estados del país el pasado junio en las elecciones intermedias y dejó de gobernar los 8 Estados que estaban bajo su administración.

El tricolor ha pasado por fuertes tormentas internas que lo han resquebrajado y no han logrado una integración seria y contundente. Podría mencionar algunos casos emblemáticos como el levantamiento armado en Chiapas que lesionó marcadamente a la presidencia de Salinas de Gortari así como los asesinatos de Colosio, Ruiz Massiue y Posadas Ocampo sumando la descarada corrupción de su hermano Raúl. En el partido no entendieron la traición de Ernesto Zedillo al mutilarse el dedo y reservarse una sana distancia.

Dejaron en menosprecio la campaña presidencial de Labastida y bajo el escritorio apoyaron a Fox para lograr la “transición política”. Manuel Camacho, Marcelo Ebrard y Mario Delgado se encargaron de dinamitar al partido y Lopez Obrador, Cuauhtémoc Cárdenas, Ifigenia Martinez González Pedrero y Porfirio Muñoz Ledo lograron penetrar en el conciencia social dando la espalda a sus escrúpulos con una marcada ambición política de poder que disfrazaban con el argumento de ampliar la democracia. Las redes sociales participaron en convencer al electorado que el PRI conservaba a los más corruptos en la historia además de calificarlos de “asesinos” por la muerte de Colosio. No hubo réplicas, defensa o posicionamiento del PRI.

La dejaron pasar sin medir consecuencias. Luego los abusos de poder y administración en el gobierno de Peña Nieto salpicando en la coladera del desprestigio y ratería a varios colaboradores (hoy algunos empleados de la 4aT) y gobernadores que exageraron en el enriquecimiento y frivolidad. Los pactos con Lopez Obrador para acercarlo al poder a cambio de impunidad fueron más que evidentes y a esto se suma el fallecimiento de personajes útiles y vitales como Manuel Jimenez Guzman, Enrique Jackson y Rene Juarez Cisneros.

El silencio marcado de los “estrategas” Emilio Gamboa y Beltrones levantan especulaciones acerca de evitar enfrentamientos para no ser investigados ni aprehendidos.. Ni hablar de los priistas que optaron por proteger y mantener en el archivo del olvido a personajes como Cordoba Montoya que debe enormes explicaciones al país. Gutierrez de la Torre o el propio Romero Deschamps son marca indiscutible de la soberbia que les permite el descarado y cínico abuso. Alejandro Moreno como gobernador enfrentó a Lopez Obrador, aseguró que en Campeche encontraría la horma de su zapato al exhibir sus corruptelas.

El tabasqueño respondió que sorprendería la riqueza de Moreno y sus propiedades y más tarde ambos negociaron las políticas públicas que convienen a la 4aT incluyendo a las reformas estructurales o la adhesión de personajes como Quirino Ordaz o Alejandro Murat al servicio del tabasqueño (Bartlett y Gomez Urrutia son piezas arqueológicas rescatadas). Estos antecedentes han arrebatado credibilidad y confianza en el
PRI porque hay que decirlo claro, no han tenido los pantalones para defender a su institución, al país y llevar a la cárcel a sus militantes rateros, corruptos, mentirosos y abusivos. La factura es alta y por ello ahora el nuevo Frente busca salidas dignas entre quienes la integran y para su institución.

Ese es el primer paso, luego, más tarde, fortalecer alianzas y buscar lo que ya han perdido: consistencia y congruencia para poder hablar de honestidad y defensa de la patria.

Así que la tarea del Frente es monumental y a contracorriente pero lo que si vale es que buscan el reencuentro con los valores y con los más elementales principios de dignidad reconociendo errores pero con propuestas de avanzada. La pregunta es: ¿Alejandro Moreno dejará su postura de autista y sordomudo o será capaz de abrir espacios de expresión, enfrentar con todo a la 4AT y lograr que dentro del PRI por lo menos lo respeten? Y que conste que es pregunta.
Conductor del programa VaEnSerio mexiquensetv canal 34.2 (135 izzi)