Morir en el paraíso: Quintana Roo, el narcopoder

0
90

La noche del miércoles 20 de octubre en un bar rústico de Tulum, construido de maderas tropicales extraídas de la selva maya por campesinos de los ejidos forestales del sur del estado de Quintana Roo, un grupo de cinco mujeres europeas cenaban y bebían cervezas para sofocar el calor. Ahí se encontraba también una chica india y varios turistas estadounidenses. El ambiente era relajado. Las hojas secas de la palma que adornan el techo del bar y sirven para resistir el calor de la región le daban un aire caribeño de frescura. Caía la noche cuando de pronto irrumpió un comando de sicarios con armas de alto poder disparando contra los comensales. Una alemana y una chica de la India fueron salvajemente ejecutadas. Después de la lluvia de balas las otras tres víctimas (de Alemania y Holanda) resultaron heridas y terminaron internadas en un hospital. Los asesinos se dieron a la fuga. El aire puro que se respiraba en la Riviera Maya hace mucho tiempo que desapareció. El bar “La Malquerida” terminó convertido en un templo de la muerte.

Las turistas europeas habían viajado a lo largo de diez mil kilómetros y la asiática más de 15 mil para morir en el paraíso.

En Quintana Roo la vida transcurre ante el acecho de la muerte para los turistas. El gobernador Carlos Joaquín González dice que los ataques a turistas son “hechos aislados”.

Los datos duros contradicen al gobernador. Las estadísticas del Inegi registran más de dos mil turistas asesinados en el país en los últimos nueve años, Quintana Roo es uno de los lugares turísticos más peligrosos. Algunos crímenes contra turistas han sido brutales como lo fueron el de los tres estudiantes de cine desaparecidos en enero de 2018 en el estado de Jalisco que fueron disueltos en ácido por un grupo criminal.

En el Caribe mexicano cualquier cosa puede ocurrir ante el dominio del narco.

El pasado mes de septiembre la violencia en Quintana Roo alcanzó niveles espeluznantes. El fiscal general del estado asediado por los periodistas hizo revelaciones macabras: en los servicios médicos forenses se encontraban 780 cuerpos sin identificar. Al cierre de noviembre de 2021 la cifra de crímenes violentos eran más de mil.

(https://lapancartadequintanaroo.com.mx/acumula-semefo-780-cuerpos-sin-identificar-buscan-40-mdp-para-panteon-forense/)

Los panteones de todo Quintana Roo se encuentran saturados. No hay espacio para los difuntos. Desde que inició la guerra de los narcos a principios de la pasada década de los noventas, el principal panteón de Chetumal “Campo del Recuerdo” fue cerrado y hubo que abrir nuevas fosas en terrenos ejidales del poblado de Calderitas. En Cancún y Playa del Carmen, ocurre lo mismo. Ya no hay lugares para tantos muertos.

Las cárceles también se encuentran saturadas. El hacinamiento es brutal. El Censo Nacional del Sistema Penitenciario correspondiente al año 2020 reveló una sobrepoblación en doce estados del país. Quintana Roo ocupa uno de los primeros lugares, cuya ocupación de sus cuatro centros carcelarios se encuentra arriba del 125 por ciento.

(https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/cnspef/2021/doc/cnsipef_2021_resultados.pdf)

En su Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, la Comisión Nacional de Derechos Humanos las cárceles de Cancún, Playa del Carmen, Cozumel y Chetumal tuvieron una certificación negativa al no garantizar la higiene e integridad de los reclusos. Las prisiones de Quintana Roo están bajo control del narco. En las prisiones del estado se encuentran recluidos casi un centenar de menores de edad reclutados por el narco.

(https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/documentos/2021-05/DNSP_2020.pdf)

Quintana Roo que contribuye con 9 por ciento del PIB en la economía nacional se ha convertido en un campo de batalla. La industria hotelera han advertido al gobierno federal que los destinos turísticos del estado penden de un hilo ante los altos niveles de violencia que han convertido a Quintana en un campo de batalla del narco.

Los agentes de viajes de Estados Unidos y Europa tienen clasificada a Cancún como la ciudad más mortífera para los turistas. Los principales resorts turísticos del Caribe, donde operan más de 20 cadenas hoteleras españolas están en estado de alerta máxima ante la impunidad de los carteles de la droga. Quintana Roo está en el mapa mundial de destinos con mayores riesgos para los viajeros.

Alemania y Estados Unidos han emitido alertas rojas para sus connacionales a raíz de los ataques a turistas en Tulum, Playa del Carmen, Puerto Morelos y Cancún.

En junio pasado a las 2 de la tarde en Playa Tortugas en el Bulevar Kukulkán de la Zona Hotelera de Cancún donde se encuentran los más exclusivos hoteles dos hombres murieron y una turista resulto herida en el hombro tras un ataque de narcotraficantes.

El campo de batalla en que se ha convertido el estado, propició la intervención militar. Recientemente la Guardia Nacional dispuso la creación de un batallón especial para patrullar las playas y los centros turísticos. No obstante, los enfrentamientos continúan dejando víctimas a su paso. El Batallón de Seguridad Turística integrado por más de 1500 elementos militares no significa una garantía para los visitantes en tanto las ejecuciones sigan ante la indiferencia del gobernador Carlos Joaquín González quien está más preocupado por seguir escalando su carrera política luego de que el presidente Obrador lo invitó a sumarse a su equipo de gobierno.

En junio del año pasado denuncias periodísticas evidenciaron las condiciones deplorables en las que viven los soldados de la X Región Militar, con sede en Cancún, hacinados en el piso y contagiados de Covid.

En una fotografía que circuló en las redes sociales y los medios de comunicación se podía constatar a un grupo desoldados acostados sobre trozos de cartón, además de un solo baño para decenas de militares y las regaderas en deplorables condiciones.

(https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/sociedad/inicia-sedena-investigacion-por-fotos-de-militares-en-condiciones-deplorables-contagiados-soronavirus-covid-19-quintana-roo-5349595.html)

Ahora con el batallón de la Guardia nacional las cosas han empeorado.

Quintana Roo es la puerta del infierno. En Quintana Roo el poder lo tienen los narcos.