Arbitrariedad absurda

0
126

Ninguna ley secundaria o reglamento debe estar por encima de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. En su apartado de Garantías individuales dicta lo siguiente: “En los Estados Unidos Mexicanos todo individuo gozará de las garantías que otorga esta Constitución, las cuales no podrán restringirse ni suspenderse, sino en los casos y con las condiciones que ella misma establece. …” y añade en su artículo 5: “El Estado no puede permitir que se lleve a efecto ningún contrato, pacto o convenio que tenga por objeto el menoscabo, la pérdida o el irrevocable sacrificio de la libertad de la persona por cualquier causa”.

Y más aún en el artículo 16 se dicta: “Toda persona tiene derecho a la protección de sus datos personales, al acceso, rectificación y cancelación de los mismos, así como a manifestar su oposición, en los términos que fije la ley, la cual establecerá los supuestos de excepción a los principios que rijan el tratamiento de datos, por razones de seguridad nacional, disposiciones de orden público, seguridad y salud públicas o para proteger los derechos de terceros”.

Así, pues resulta anticonstitucional que se obligue al propietario de un vehículo a registrarlo en donde la autoridad le parezca, imponerle impuestos o de otra manera amenazarle con multas su sanciones. Todo dueño de un auto que decida corresponder a los requisitos legales para registrar su vehículo en la Entidad Federativa que le convenga no está cometiendo ningún ilícito, irregularidad o delito.

Se están pagando los derechos, cuotas y obligaciones que se impone al contribuyente. Si de alguna forma el ciudadano decide no registrar su auto en la CDMX es por la serie de abusos que se cometen.

De hecho pagar una tenencia por poseer un auto está fuera de las leyes. Se pagan derechos, placas, tarjeta de circulación pero el impuesto por “tener” un auto es ridículo. Es más he argumentado que el contribuyente tampoco debe ser obligado a la verificación.

Es el gobierno quien debe auditar a los talleres mecánicos para corroborar que el vehículo cumple con las normas para no contaminar. El propietario no tendría que verificar cómo se encuentra mecánicamente su auto y de no ser así sancionado. Aún con los ingresos que obtiene el gobierno de la CDMX no cumple con la calidad de los servicios que se merecen.

Las calles están destruidas al igual que las banquetas, cada vez es más notorio la falta de suministro de agua, la corrupción en oficinas públicas y con servidores en la vía pública es galopante, los prediales excesivos y ni siquiera la recolección de basura es disciplinada, el transporte público es ineficiente, ha crecido el ambulantaje y narcomenudeo y el Metro toda vez presenta fallas y accidentes.

Por ahí debe empezar la autoridad, por dar ejemplo no demagogia.La CDMX es una de las zonas más violentas en el país pero están preocupados por las placas de Morelos y el Estado de México. La jefa de gobierno debería tener dignidad y honestidad para reconocer sus arbitrariedades. No se puede obligar al ciudadano a reglamentaciones que violan sus garantías y derechos constitucionales.

Muchos, y cuando digo muchos, ciudadanos se vieron obligados, sí obligados a sacar placas de otros Estados es porque en la CDMX no había ni la documentación ni las matriculas. Además no han estipulado la forma en que se cobraría la multa y no puede ser retroactiva.

Si el dueño del carro demuestra que lo adquirió antes del 2022 no debe estar sujeto a esta disposición. He fundamentado estas líneas leyendo los artículos constitucionales e intercambiando opiniones y análisis con colegas periodistas además de legisladores como Jorge Gaviño Ambriz que es claro en su posición y disposición.

Aunque esta imposición se publique en la Gaceta del gobierno, vendrán amparos incluso promovidos por agrupaciones y Barras de abogados.

No podemos tolerar torpezas, abusos, sanciones y atropellos de parte del gobierno de la CDMX que tendría que estar reclamando los millones y millones de pesos que Morena inyecta para movilizar a tanto acarreado a plazas públicas para intentar demostrar su fuerza.

Si son justos y honestos que publiquen los gastos en la contratación de camiones foráneos y de transporte público para llevar y traer a gente con consignas aprendidas a razón de una dádiva insultante. Mientras los ciudadanos cumplamos con la ley y con nuestras contribuciones no debemos ser molestados en nuestra propiedad y persona, así lo dicta claramente la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que parece muchos legisladores y burócratas no la han leído.

Conductor del programa VaEnSerio MexiquenseTV canal 34.2 (izzi 135).