Monreal el único y real contendiente de AMLO en la disputa por el 2024

0
101
  • Monreal el único y real contendiente de AMLO en la disputa por el 2024

Dinamitados casi todos los puentes de comunicación desde el primer tercio de 2021, el diálogo y cercanía que sostuvieron durante 24 años Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Monreal es hoy un sui-generis y cada vez más confrontativo debate en medios.

Indirecto, pero contundente, este debate confronta estilos de Gobernar, y de entender a la Nación y a la Democracia.

López Obrador es ya presidente, y cada día que pasa agota su mandato. Al final, dentro de menos de 3 años, sólo quedará su historia. Monreal por su parte va sin engaño a intentar sucederlo.

Es en este contexto en que, a cada posicionamiento importante de AMLO, sale Monreal a fijar el suyo.

Así el zacatecano va delineando su propia alternativa, separándose cada vez más de la del tabasqueño.

Si López Obrador los critica, desafía o condena los empresarios, industriales y financieros, intelectuales, periodistas y una larga lista de personajes, organizaciones e instituciones son defendidos, convocados y protegidos por el senador.

Ha sido igualmente sobresaliente cómo Monreal ha dado trato preferente a Carlos Loret y a Brozo, a El Universal y Reforma o Proceso, a medios internacionales como El País (considerados por AMLO como sus enemigos), para cuestionar cuidada, cauta pero dura y directamente al mandatario para exigirle desechar las encuestas en la selección de candidatos dentro de Morena, y por el contrario ir a consultas democráticas en la selección de candidatos.

En esta batalla Monreal ha advertido al tabasqueño que, de continuar con su intento de imponerle sucesor a México, sobrevendrá en el grupo dominante un rompimiento del nivel y alcances del surgimiento de la Corriente Democrática que fracturó al PRI a fines de los 80 y puso fin presidencialismo revolucionario.

Con esta fractura, agrega Monreal, se hundirá el corto proyecto de la Cuarta Transformación.

 

CONTEXTO

Todo ello ocurre dentro de un escenario y trama donde la sumisión, inacción y silencio de los aspirantes presidenciales dentro del Gabinete (Claudia SheinbaumMarcelo Ebrard y Adán Augusto López), aunados a la casi inexistente oposición en México, potencializan a Ricardo Monreal como el único contendiente articulado intelectual y políticamente viable para disputarle el Poder al que resulte elegido por el presidente Andrés Manuel López Obrador en 2024.

La ausencia de contrapesos opositores fortalece cada vez más los contrapuntos y señalamientos de Ricardo Monreal respecto de los de López Obrador.

Tan ominosa y contundente es la falta de contrapesos reales a AMLO, que el accionar y posicionamientos de Monreal lo han convertido ya en el único opositor  de peso del tabasqueño.

No hay que olvidar que el zacatecano es hoy líder de la mayoría de Morena en el Senado, presidente de la Junta de Coordinación Política y sin duda el precandidato abierto, actuante, con mayores posibilidades para el 2024.

Cierto, mucho es lo que puede ocurrir en los siguientes 24 meses. Pero hoy esta es la situación.

En este contexto y escenario, la cadena de la confrontación es cada vez más amplia y profunda entre uno y otro.

La disputa por el poder es ya abrumadora. Tanto que Monreal la ha calificado de guerra temprana.

En obvia referencia a la forma de conducir la política de AMLO, al diario Reforma y a otros medios ha dicho que la falta de reglas claras y compromisos políticos internos perfilan ya el desastre.

“… no se requiere ser tan sabio para prever que esto puede terminar mal”.

Y ve que “los radicales internos puede acabar con el País”’

En sus ambiciones, afirma Monreal… “los que creen que siendo más radicales pueden obtener el cargo o la posición política que anhelan, allá ellos. Se equivocan, porque no va a quedar país para nadie. El aniquilamiento solo deja destrucción”.

Considera que fue un error adelantar la sucesión.

“Pugna y purga, a nadie le conviene…no reclamo patrocinio ni que se incrusten en el gobierno personajes que simpaticen conmigo; lo único que quiero es que se democratice la decisión del partido en el momento de tomarla (pero) estas cargadas previas y aceleradas van a generar un problema serio.

“Estamos a tiempo de evitar que la característica principal de la etapa moderna de Morena sea la pugna y la purga y no el diálogo y la conciliación”, subrayó.

 

COMENZARON YA LOS GOLPES

Estos días han comenzado a aparecer en medios informaciones que podrían ser el inicio de una guerra de lodo mediático.

El 23 de diciembre pasado, en Veracruz fue detenido y encarcelado José Manuel del Río Virgen, secretario Técnico de la Junta de Coordinación Política del Senado, la Jucopo de la cual Monreal es el presidente.

El segundo golpe se lo dieron el 28 de ese mismo mes cuando el juez de control Francisco Reyes le dictó prisión preventiva a pesar de que el mismo magistrado reconoció que no existían elementos para retenerlo en prisión debido a que las acusaciones en su contra eran solo por dichos, no pruebas.

Todo esto en Veracruz, donde el gobernador Cuitláhuac García es un abierto peón de Andrés Manuel López Obrador.

Sería absurdo pensar que el gobernador no pidió el visto bueno a AMLO para instruir a su sistema judicial la captura de Del Río Virgen. Esta aprehensión cobró importancia nacional justamente porque el detenido era el segundo en posición dentro de la Jucopo del Senado, después de Monreal.

Si no ocupara ese cargo, Del Río estaría libre.

Todo indica entonces que el nivel de la guerra que se viene contra el zacatecano será del tamaño de la importancia que le de López Obrador a su viabilidad como próximo Presidente de la República.

En la medida en que Monreal cobre fuerza en su camino hacia Palacio Nacional, en esa medida vendrán los golpes.

Así los caminos convergentes que han seguido AMLO y Monreal durante los últimos 24 años, hoy son cada vez más divergentes. Sobrevendrá inevitablemente la ruptura y la confrontación.