La movilidad de las mujeres y sus propuestas legislativas

0
116

Las políticas de movilidad deben considerar al género como un vínculo transversal, las mujeres tienen que desplazarse de forma segura en las ciudades y zonas rurales.

La movilidad es la actividad que involucra el desplazamiento y el libre tránsito de las personas, la movilidad y el género materializan la complejidad de la movilización de la ciudadanía y de la falta de políticas para su desarrollo, partiendo de que el género es un diferenciador importante en la movilidad urbana. La movilidad social tiene que ser segura, sostenible e igualitaria, se tiene que avanzar hacia igualdad de género considerando iniciativas transversales y acciones con igualdad de trato atendiendo a la violencia.

A nivel global la movilidad apunta a ciudades y lugares que sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles, dentro de la agenda 2030 están los compromisos de Mujeres en Movimiento, de ciudades en continuo movimiento relacionados con la seguridad de las mujeres en los sistemas de desplazamientos urbanos para que sean cada día mas seguros y que tengan una conectividad de red urbana de transportación con mayor intermodalidad.

La movilidad de las mujeres es un eje central en la Agenda de Género, la seguridad de las mujeres es un reto por atender, algunos estados como Michoacán, Yucatán y Puebla, están a la vanguardia transformando la movilidad con perspectiva de género y han presentado Iniciativas de Ley en la materia, en Puebla se presento una Reforma a la Ley de Movilidad y Transporte y al Código Penal para que se destinaran el 30% de los lugares de transporte público al uso exclusivo de mujeres con multas y sanciones para los acosadores sexuales. En Yucatán se propuso impulsar la creación de espacios libres de acoso y violencia con la estrategia “Camina segura, transita libre”. En Michoacán se presento un proyecto de modelo de seguridad para las mujeres usuarias de transporte público en especial atención a niñas y adolescentes y capacitación de operadores con enfoque de género.

Pero esto no es todo, en Monterrey desde 2017 se signo un Acuerdo de colaboración entre el Instituto de las Mujeres de Nuevo León y ONU Mujeres, para la implementación del Programa Metropolitano de Transporte Público Seguro para Mujeres y Niñas que incluyó un Diagnóstico sobre acoso y violencia sexual contra las mujeres y niñas en el transporte público. En Tijuana desde 2019 se han implementado programas institucionales “Diagnostico De Movilidad Segura Para Mujeres y Niñas en Tijuana B.C.” para frenar la violencia comunitaria en el transporte.

En la esfera internacional la Movilidad de las mujeres ha sido un tema muy explorado, Argentina y Chile han realizado estudios post pandemia sobre las barreras de la movilidad para las mujeres y la sensación de inseguridad personal en el que el 70% de las mujeres se encuentran inseguras en el transporte público. España es un ícono de las políticas públicas feministas y ha promovido una “Movilidad Feminista en la Agenda Pública” con acciones y jornadas sobre la necesidad de planificación e implementación de la perspectiva de género en el transporte público, con la estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada para Mujeres.

La perspectiva de género en la movilidad ha llegado, está demostrado que las mujeres tenemos patrones de movilidad más inseguros y desplazamientos más complejos, pero además somos las que más utilizamos el transporte por los roles y las responsabilidades del hogar, asumimos los sistemas de cuidados y la seguridad de nuestras familias en los traslados a escuelas, hospitales, parques, oficinas, actividades de economía, diversiones y aprendizaje, tenemos una movilidad activa y requerimos empoderamiento en la movilidad. Los gobiernos tienen la responsabilidad de garantizar a las mujeres un movilidad segura sin violencia.

La CDMX, ha promovido foros y actividades sobre Transporte, Género y Cuidados, en el que ha impulsado que “La movilidad de las mujeres en los transportes públicos es un cálculo diario entre la seguridad, las necesidades de desplazamiento y los servicios sociales que son necesarios para su vida «. Los espacios sociales al igual que los sistemas de poder, están dominados por el género masculino y prácticas machistas y patriarcales. La infraestructura urbana no es segura para las mujeres, ONU-Hábitat ha promovido la Iniciativa Global “Ciudades Seguras y Espacios Públicos Seguros” en todo el mundo invitando a los gobiernos a diseñar infraestructura de género para las ciudades y comunidades, en especial énfasis en las zonas urbanas con extrema pobreza y municipios indígenas, para prevenir la violencia de género, el acoso y los feminicidios.

La movilidad esta interrelacionada con la violencia de género y los feminicidios, de acuerdo a GreenPeace el 90% de las mujeres sufren violencia y acoso en el transporte, el 51% de las mujeres que realizan viajes en transporte público presentan acoso sexual informo INEGI, así mismo 9 de cada 10 mujeres ha presenciado actos de violencia y agresiones sexuales detalla ONU Mujeres. Todo esto refleja, que los derechos humanos de las mujeres a vivir sin violencia en las esferas públicas de transporte, no es seguro.

Por otro lado, hay un peligro mortal para las mujeres en los espacios públicos que tienen referencia con su traslado y uso de transporte que muestran las relaciones asimétricas y desiguales que hay en la movilidad de las personas en lugares como restaurantes, cines, bares, parques, taxis, uber, didi, cabify, gimnasios, etc., que reflejan actitudes inadmisibles que suben de tono como el violentometro, desde agresiones físicas: empujones, jaloneos, golpes, secuestros exprés, robos, agresiones sexuales: acoso callejero, manoseo, violaciones, violencia psicológica: burlas, insultos, chantajes, piropos machistas y amenazas, hasta llegar a la violencia feminicida: los feminicidios.

Para contrastar todo este fenómeno de violencia social, se han impulsado campañas de Ciudades Seguras, Espacios Seguros, Trasporte Seguro, Movilidad Segura, un sin fin de acciones de marketing y publicidad para eliminar las violencias hacia las mujeres en torno a la movilidad, algunas de ellas: Cuéntame en Ecuador, Escuadrón de Elite en Bogotá, Yo viajo segura en el Metropolitano en Perú, Tócame y te Denuncio en Estados Unidos, incluso la campaña Viajemos Seguras en México.

Sin embargo, no alcanzan las políticas públicas implementadas para avanzar hacia una movilidad sostenible con perspectiva de género, las practicas machistas y violencia estructural continúan matando a las mujeres, por lo que se necesitan nuevos diseños legislativos para incorporar el enfoque de género en la movilidad, pero también educación y cultura de una movilidad sin violencia.

Por último, hay 2 propuestas Legislativas trascendentales en materia de movilidad, la primera la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial aprobada por la Cámara de Senadores y que hace unos días fue aprobada en comisiones de Cámara de Diputados, impulsada por Salomón Chertorivski diputado federal de Movimiento Ciudadano, que contiene la Inclusión de la igualdad, atendiendo de forma incluyente, igualitaria y sin discriminación las necesidades de todas las personas en los desplazamientos de espacios públicos y sistemas de movilidad, en especial interés en mujeres y niñas.

La segunda propuesta, la Iniciativa de Ley de Movilidad y Seguridad Vial del Estado de Puebla, presentada por la Diputada Lupita Leal Rodríguez presidenta de la Comisión de Desarrollo Urbano, todos los diputados locales de la fracción parlamentaria del PAN, así como el diputado Fernando Morales Martínez de Movimiento Ciudadano, que contiene dentro de sus propuestas atender la violencia de género en el trasporte y las vías públicas, y define estrategias para facilitar el acceso e inclusión de las mujeres en el sistema de movilidad y seguridad, así como establece medidas de interseccionalidad de las mujeres, principios de igualdad de género y políticas de transversalidad. Una Iniciativa acertada en el momento adecuado, para atender las necesidades primordiales de las mujeres de movilidad y seguridad vial para combatir la violencia.