Para un 10 de abril: ¿qué es y qué no una revocación de mandato?

0
82

Tenemos en México la gran oportunidad legal e histórica de valorar el desempeño presidencial, al grado de expulsar del cargo al mandatario si consideráramos que su desempeño no es óptimo. Lo permite la Constitución, todos estamos convocados a participar, es nuestro derecho hacerlo y la cita es el 10 de abril. El ciudadano que no comparece, no cuenta. No manda mensaje alguno. Simplemente, no se le cuenta y ya. Es burdo el pretexto de “yo no lo pedí” a lo que se responde ¿de verdad, no? ¿tu oposición estéril no pide la salida del presidente que no tragas? Sí que lo hemos oído y lo han deseado. Lo demás, es engañar al ciudadano contándole cosas que no son ni serán por ley. Y a los colegas abogados que pontifican extrañas interpretaciones del ejercicio legal y democrático que nos ocupa, decirles que sus falaces y muy deshilachadas razones argüidas conducen a decir que no participando hacen un favor a nadie. Dejarse de poses cual predicadores.

La revocación de mandato es un magnífico ejercicio democrático, legal en el caso mexicano y de rango constitucional, ya le digo. Invito al lector a constatarlo leyendo el art. 35 fracción IX constitucional. Hacerlo es una tarea cívica. Es importante que lo haga. Como lo es participar. Acuda a la urna y vote lo que guste. Que se marche o que se quede el sujeto.  

En efecto, reconozcamos que no existe un sentimiento generalizado de búsqueda de que se marche el presidente. Sí, hay una oposición que no parece arrolladora ni dispuesta a pronunciarse en este ejercicio democrático, aun despreciando al mandatario. Su silencio en la urna nada aporta ni dice. Una derecha que llama a abstenerse, va extraviada. Es una conducta muy reprobable porque llamar a dejar urnas vacías no es democrático. Es sesgado, es absurdo, es visceral en el tono en el que convocan a abstenerse y es inútil pero nunca democrático, porque no frenarán el pronunciamiento popular, muy aparte del porcentaje en que lo haga y en el sentido que libremente escoja; nada más contrario, más contra natura a la democracia que desde ella sea convocar a no votar. Tamaña tontería. Observe y recuerde quienes se atrevieron a esa tamaña osadía atentatoria de la democracia y catalogue su antidemocrático talante.  

Recuerde: participar el 10 de abril es un derecho. La revocación de mandato es legal, constitucional para más señas y lo que usted decida, hágalo informado y consciente. No permita que le metan pájaros en la cabeza. Se trata de que usted decida si el presidente se marcha o permanece. Como ejercicio democrático, es valiosísima. Como acto político, conveniente para, incluso, marcar al gobernante en su ejercicio; y como oportunidad legal de quitar a quien no agrada, es insuperable. Y todo eso sí que es democrático.

La revocatoria en dado caso, puede no triunfar. No por lo que arroje la urna, sino por la baja participación por debajo de lo que requiere la ley. Pero aun con ello, el resultado quedará, siempre vinculante, que no obligatorio si no se reúne el porcentaje de participación. Y sí, de marcharse López, cosa no opcional si pierde el que se quede, la Constitución es clara en el procedimiento de sucesión. Léala. Art. 84 a 87. Haga su tarea cívica. Y le aclaro: el Congreso después de una presidencia temporal a cargo de su titular, no está obligado a elegir a un morenista y hay límites al gabinete. Por fas, lea la Constitución. Que no lo engañen.

Lo demás que lea usted por ahí, incluidas las invitaciones a abstenerse, es muy cuestionable. No hay más cera que la que arde. Participar en un deber y un derecho, y sobre todo, es parte de un ejercicio democrático que no se muere porque el Señor X lance sus diez muy cuestionables razones para abstenerse él. Son fatuas y sin sustento sus alegaciones. Lo demás, es lo de menos.

Participar es importante y es lo adecuado.  Si usted decide votar, hágalo por convicción. Desechando los llamados de abstención que son la cosa más antidemocrática que puede existir. Participe, acuda. Hágalo votando en el sentido que sea, que ya es muy meritorio participar y que su decisión perdure en los días subsecuentes, por su congruencia, siendo parte de este ejercicio histórico. Recuerde que las casillas estarán abiertas de 8 a 6, hora local.