Aberración

0
82

El país y su futuro en verdad corren peligro. El gobierno de AMLO pretende eliminar a la educación/instrucción pública en un modelo de adoctrinamiento político ajustado a sus ocurrencias.

Ante AMLO, Marx Arriaga, director general de Materiales Didácticos de la SEP (notable la ausencia de Delfina Gómez para cumplir con su obligación), anunció el nuevo modelo educativo del actual régimen. Tiene como prioridad alinear sus objetivo a los propósitos de la Cuarta Transformación, sin dar a conocer cuáles son esos objetivos.

En pocas palabras y como se ha estado practicando en esta administración federal hay que desaparecer todo lo pasado, pero sin presentar alternativas viables y certeras.

Esta modelo dijo el funcionario “será libertario, humanista que termine con el racismo de las pruebas estandarizadas que segregan a la sociedad”. Agregó que los actuales libros de texto refuerzan al viejo régimen que continúan el modelo de educación neoliberal, para luego criticarlo: meritocrático, elitista, patriarcal y racista.

Así se expresó con estas expresiones, pero lo realmente dañino es que los jóvenes mexicanos estarán preparados no para competir sino para compartir. Pretenden desconocer a los maestros y considéralos ahora “líderes sociales”. No vamos a estar formando personas deshumanizadas, egoístas, porque ese era el plan educativo del modelo neoliberal y por eso se está haciendo un análisis, presumió.

AMLO insiste en intervenir en la autonomía de las universidades y presenta propuestas para sustituir la reforma educativa por un nuevo modelo en el que se empodera al magisterio nacional, se elimina el examen de admisión en escuelas públicas y promete “cero rechazados”.

Expertos de todos niveles condenan la propuesta de Max Arriaga, por desproporcionada, insuficiente, anacrónica y engañosa. Representa descalificar la obra educativa implementada en México durante un siglo y despreciar el trabajo de los maestros.

El nuevo modelo educativo tendrá como eje desconocer los actuales libros de texto porque fomentan «el modelo neoliberal», eliminar exámenes de evaluación internacional y alinear sus objetivos a los propósitos de la Cuarta Transformación. La Secretaría de Educación Pública a partir de la reforma a los artículos 3°, 31° y 73° de la Constitución establece este  un nuevo modelo educativo enfocado más a una educación socialista con un componente filosófico con valores como son honestidad, equidad, inclusión, responsabilidad social, responsabilidad ciudadana, interculturalidad, transformación de la sociedad, cultura de la paz, dignidad humana y la identidad mexicana.

Términos que a diario corea el tabasqueño como oratoria de convencimiento, pero que ha incumplido. Ahora apuesta a un adoctrinamiento de los niños, niñas y jóvenes, propone eliminar los grados educativos y establecer fases de aprendizaje.
Pretenden que los libros de textos gratuitos serán rediseñados a este nuevo modelo educativo enterrando al neoliberalismo por un perfil comunista. No ha sido suficiente para el presidente mantener escuelas innecesarias, de bajísimos resultados y caras sino que su intención es imponer un sistema educativo en todo el país afectando incluso la soberanía de los Estados.

El gobernador Enrique Alfaro, señaló que “si el Gobierno federal piensa que va a centralizar la educación de Jalisco, como lo intentaron hacer con el sistema de salud, de una vez lo dejamos muy claro: aquí no”.

Queda claro entonces que el propósito  no es educar sino convertir a los niños y jóvenes en incondicionales con ideas retrógradas y obsoletas.

Estos planes ya han fracasado en países como Cuba  o Venezuela sumidos hoy irremediablemente en la miseria y opresión, cortos en el respeto a la libertad de expresión.

AMLO deja fuera el conocimiento de  las ciencias duras, las matemáticas avanzadas, robótica, física, economía, finanzas, administración, estadística, química, materias esenciales en países altamente desarrollados que invierten en la investigación y la ciencia no como en México que se cortan presupuestos, desaparecen fideicomisos y se persigue a académicos y científicos por demostrar los fracasos de las políticas públicas vigentes.

Sería interesante saber por qué Delfina Gómez se oculta ante tantas irregularidades y no explica, cómo es su deber, ni la cancelación de escuelas de tiempo completo ni la nueva ocurrencia educativa. El presidente se conforma con por, no escuchar, la presentación de funcionarios segundones.

Y una sospecha: ¿tiene algo que ver en todo esto la señora esposa de AMLO? Pero con todo esto Delfina Gómez ya mostró su enorme incapacidad, pero enorme en verdad.

Conductor del programa VaEnSerio mexiquense tv canal 34.2 izzi 135

@cramospadilla