Las encuestas y las cuentas de la Lechera

0
40

Las encuestas, las buenas y las patito, se han dedicado a vender ilusiones, pero los votos que cuentan son los que se emiten el día de la elección. Y por más que las encuestas sean certeras, su difusión antes de las votaciones solo adelanta expectativas y no seguridades.

Rumbo a la elección presidencial de 2024, las encuestas están promoviendo como si fueran ya resultados cuantitativos finales. Y los aspirantes alimentan su optimismo/pesimismo a través de las cifras de los sondeos que solo reflejan la fotografía del instante circunstancial, dos años antes de las votaciones.

Uno de los errores más importantes de las encuestas se localiza en la distribución de los votos en dos escenarios: la que registra indecisos y abstencionistas y la que distribuyen cifras de estos dos últimos rubros de manera proporcional entre partidos.

Ahí se localiza un error o una trampa. Una empresa profesional como Consulta Mitofsky distribuye sus encuestas incluyendo el rubro de no votantes o indecisos y por lo tanto es el sondeo que refleja con mayor exactitud la tendencia de los votos.

En su evaluación de junio, Consulta revela las tendencias:

–Morena: 29.8%.

–PAN: 13.2%.

–PRI: 11.3%.

–Movimiento Ciudadano, 6.1%.

–PRD: 2.1%.

–Verde: 1.2%.

–PT: 1.1%.

–Independientes: 1.4%.

–Ninguno (abstencionistas): 15.4%.

–No declara (indecisos): 18.4%.

La suma de quienes respondieron que no votarían por algún candidato o se declararon indecisos fue de 33.8%, lo que quiere decir que los ciudadanos que no han tomado la decisión son mayoría.

La alianza opositora PRI-PAN-PRD-Coparmex-Claudio X. González ha hecho sus cuentas alegres como en la historia de la Lechera que iba rumbo al mercado a vender su leche y pensaba en que se iba a gastar las utilidades, pero en sus distracciones tropezó, derramó el producto y se quedó sin nada.

Los datos que utiliza la alianza opositora son de El Financiero, no incluyen indecisos o no votantes y sus cifras son engañosas:

–Morena: 41%

–PAN: 17%.

–PRI: 18%.

–PRD: 5%.

–Verde 1%.

–PT 3%.

–MC: 9%.

–Independientes: 6%.

Las cifras crecen porque el volumen de indecisos o ciudadanos que no votarán se distribuyen de manera proporcional entre todos los partidos, en función de sus porcentajes de votos. Por ello, por ejemplo, el PRD sube su votación a 5% por la incorporación de indecisos, aunque su votación real estaría (Consulta) abajo de 2%.

Las cuentas de la Lechera de la alianza opositora a partir de El Financiero suman de manera mecánica los votos del PRI, el PAN y el PRD y el resultado es 40% de votos, contra 41% de Morena y 4% del Verde y el PT, para un total de 45%. Y la alianza casi da por segura la incorporación de Movimiento Ciudadano y sus 9 puntos para concluir que tendría 49% contra el 45% de Morena y asociados. Y así, en la danza de las cifras, la alianza opositora ya ganó el 2024.

En un escenario diferente (Consulta) sin incluir indecisos o ciudadanos que no votarán, las cifras son diferentes: el grupo Morena y sus aliados sumarían 32.1% de los votos, contra 26.6% de la alianza opositora; y sí los aliancistas suman a Movimiento Ciudadano, su cifra final llegaría a 32.7%, un empate técnico.

El problema sin embargo radica en una realidad que la alianza opositora no ha tomado en cuenta: el líder de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Rannauro, ya declaró de manera enfática que no se sumará a la alianza opositora. Y aunque el estratega de la alianza opositora, el Señor X., esté confiado en que sí lograra la gran coalición, la realidad histórica ofrece indicios que revelan el mejor posicionamiento del Movimiento Ciudadano por sí solo y no con la alianza.

Movimiento Ciudadano ha tenido malas experiencias en coaliciones electorales. En la elección de 2006, MC como Partido Convergencia se alió a López Obrador y juntos consiguieron 14.7 millones de votos, el 35 3%, en tanto que el PAN por sí mismo le sumó a Calderón 15 millones de votos, el 36%. La coalición perredista se centró en López Obrador y desdeñó a sus aliados convergencia y PT. En la elección del 2012, MC, PT y PRD le sumaron a López Obrador 15.8 millones de votos, el 32 41%, en tanto que Enrique Peña Nieto y el Verde sumaron 19.1 millones de votos, el 39.2%. En 2018, MC y el PRD se aliaron con el PAN de Ricardo Anaya y apenas juntaron 12.6 millones de votos, el 23%, en tanto que López Obrador compitió con el PT y Encuentro Social y sumaron 30.1 millones de votos, el 54.7%.

Solo como un dato para tomar en cuenta, Movimiento Ciudadano obtuvo en las elecciones presidenciales del 2012 aliado a López Obrador solo 2.1 millones de votos, el 4.2%, en tanto que el 2018 se alió al PAN de Ricardo Anaya y su votación individual bajó a un millón de votos, el 1.8%. Este dato revela que MC ha capitalizado más y mejor sus alianzas con López Obrador que con el PAN.

Las cuentas de la Lechera son las que alimentan la expectativa del presidente nacional priista Alejandro Moreno Cárdenas para resistir las presiones de expresidentes de su partido que le piden renunciar a la coalición opositora y no asistir en alianza a las presidenciales de 2024. El dirigente tricolor está vendiendo la idea de que el PRI tiene 20% de tendencia de votos en algunas encuestas, pero sin aclarar que se trata del voto real más la proporción de indecisos y no votantes que se le asigna de manera matemática y no realista. De acuerdo con Consulta, la base electoral real del PRI es de 11.3%, contra 29.8% de Morena.

La tesis de ¡Hay Tiro! fue inventada por el PAN a partir de la argumentación tergiversada de que la gran victoria electoral de la alianza opositora el pasado 5 de junio fue haber impedido que Morena y asociados se llevaran seis gubernaturas en disputa, porque el PAN pudo ganar dos. Es decir, la gran victoria de la alianza opositora fue impedir el carro completo de Morena.

Las posibilidades de la alianza opositora para ganar la presidencia de la República en el 2024 radican en conseguir los votos de Movimiento Ciudadano para un empate técnico y cuando menos diez puntos porcentuales de indecisos o no votantes, aunque con las evidencias señaladas en las mismas encuestas de que los ciudadanos que no han decidido aún por quién votar basan sus dudas en el sentimiento antipriista, antipanista y antiperredista y habría más posibilidades de que votarán por Morena o mantuvieran su abstencionismo hasta el día de las elecciones.

A partir de las encuestas que registran a los abstencionistas y a los indecisos y con la declaración inflexible de Movimiento Ciudadano de no sumarse a la coalición, la expectativa del tripartismo opositor es pesimista porque no alcanzan a sumar una cifra que pudiera ser competitiva a las expresadas a favor de Morena por la influencia decisiva del presidente López Obrador.

Las cuentas de la Lechera solo le están sirviendo al PRI para mantener en el cargo a su presidente Moreno Cárdenas y al PAN para resistir las presiones de líderes, gobernadores y exgobernadores que no quieren llegar a las presidenciales de 2024 aliados con el desprestigio del PRI y la inexistencia electoral del PRD.

indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Facebook: carlosramirezh