De Tapados y Destapados: Los afanes de Monreal

0
22

La respuesta política a la toma de decisión personal del senador Ricardo Monreal Avila de lanzarse por la libre a buscar la precandidatura presidencial de Morena debiera de estar preocupando al propio legislador, porque una cosa es que exista en el ambiente político un estado de ánimo antilopezobradorista y otra cosa muy distinta que hubiera podido incidir enlace de expectativas de los sectores sociales mayoritarios, de las masas electoras y de los factores de poder que pueden verlo con simpatía y no con expectativa de competitividad.

El proyecto de nación del senador Monreal no difiere mucho de los presentados por Cárdenas, el propio López Obrador y organismos como la UNAM y otros grupos disidentes. Pero, se trata de documentos que no pasan la prueba de la realidad. Por ejemplo, todos los sectores y los fiscalistas han señalado la urgencia de ampliar la base gravable y este ha sido una meta en todas las propuestas de reforma fiscal, sin que hasta la fecha haya tenido resultados concretos.

El proyecto de nación de López Obrador tuvo utilidad electoral porque estuvo amarrado a un discurso crítico contra la corrupción, popular en cuanto a los objetivos y concreto en lo referente a obras públicas o programas gubernamentales. Lo demás fue retórica, demagogia o parrafadas de frases hechas. La fuerza del proyecto de nación de López Obrador se localizó en su figura de disidente rupturista de una clase política en decadencia.

Tan poco efecto tuvo la propuesta de Monreal que ni siquiera causó preocupación en Palacio Nacional y no hubo ninguna instrucción como para cuestionarlo, atacarlo, desprestigiarlo o desdeñarlo. Inclusive, la presencia del documento en las columnas políticas duró apenas un día.

Por otro lado, se requiere de mucha frialdad metodológica para entender la lógica de las simpatías políticas. Una cosa es que Monreal tenga conocimiento social y presencia en los medios porque escribe alrededor de diez artículos a la semana en prácticamente todos los periódicos y otra cosa es que sus iniciativas tengan impacto en la sociedad.

Y allí los comparativos no dan resultados concretos. Monreal sigue situado en tendencias electorales presidenciales abajo de 10%, en tanto que los dos punteros –la regenta y el canciller– sigan arriba de 35% sin necesidad de dar a conocer proyectos de nación que intenten sacudir la modorra de una sociedad apática ante el proceso electoral tan adelantado.

Estas percepciones no quieren decir que Monreal no tenga posibilidades, sino que pretenden apuntar que no se puede ganar la atención social con estrategias que no preocupan a la sociedad electoral y que se requieren de mejores y mayores posicionamientos que rompan con el estricto mecanismo de control del proceso de sucesión presidencial desde la oficina principal de Palacio Nacional.

 

Juego de las sillas

  • Los ataques de la gobernadora morenista campechana contra el presidente nacional del PRI sí han causado estragos en la alianza opositora, al grado de que se estaría buscando convencer al aludido de salirse de la confrontación directa y dejar de hacer giras internacionales para denunciar temas que en México preocupan a muy pocos ciudadanos. Y si a eso se agregan las dificultades para consolidar candidaturas opositoras en Estado de México y Coahuila, entonces la crisis del presidente del PRI solo le interesa… al presidente del PRI.

indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Facebook: carlosramirezh