Boicot al gas en el Báltico impacta a la UE

0
373

Se trata de un sabotaje sin precedentes. La alerta ha surgido en las primeras horas de la madrugada del martes porque las válvulas que miden la presión de los gasoductos Nord Stream y Nord Stream2 empezaron a caer de repente y sin aparente explicación alguna.

Los primeros en dar la voz de alerta han sido las autoridades navieras de Dinamarca tras identificar una fuerte presión, una enorme fuga de gas en el Báltico; en realidad son tres boquetes  formando una visible burbuja de metano cerca de Bornholm, una isla danesa con un radar de la OTAN y que se ha visto afectada por el enorme escape. Por el momento está prohibida la navegación en la zona y los aviones están siendo desviados o bien obligados a volar por encima de los mil metros.

Hay varios países impactados por las fugas de gas como Finlandia y Suecia. De hecho, Finlandia lleva varios días señalando que Rusia está dejando escapar el gas de las tuberías para que la presión en los gasoductos reduzca considerablemente.

Solo el Nord Stream estaba bombeando el gas acumulado y el Nord Stream2 que no ha llegado a funcionar también tenía gas acumulado en su interior por las operaciones de prueba. Por la invasión de Rusia a Ucrania, en Berlín, han tomado la decisión de paralizar su puesta en operación –siendo  Alemania el país  unido al Nord Stream2– por dignidad y condena moral.

En este tremendo acto de sabotaje producido por varias detonaciones deliberadas, tanto Alemania, Dinamarca, Suecia y Finlandia acusan al Kremlin de estar detrás de la acción; el precio del gas ha escalado a los 200 euros tras conocerse la situación en el Báltico.

Por supuesto, ha tenido consecuencias en los mercados que siguen muy nerviosos ante la incertidumbre de la recta final del año, temiendo lo peor por la guerra en el traspatio europeo.

La libra sigue de capa caída es más no le gusta su primera ministra británica Liz Truss y las medidas de congelamiento de precios de la energía, subsidios y rebajas de impuestos porque se pone en juego el equilibrio fiscal y un mayor incremento de la deuda.

Ni la intervención del Banco de Inglaterra logra frenar su caída a niveles que no se veían en los últimos 50 años y ha llegado a venderse en 1.07 dólares  y si el nerviosismo interno sigue combinándose con el externo podría seguirse debilitando. Lo del sabotaje le ha pegado también.

El euro está en la misma senda.  En la medida que las malas noticias fluyen presionando a la alza el mercado de los energéticos y constriñendo  a la baja la economía porque la inflación sigue apuntando hacia las nubes, entonces, la moneda única europea sigue devaluándose ya perdió la paridad y ahora cotiza en 0.97 dólares.

 

A COLACIÓN

La UE está viviendo una guerra híbrida, el sabotaje de los gasoductos es parte de una estrategia desarrollada por el Kremlin para debilitar la moral de los europeos de cara a un invierno muy crudo en todos los sentidos.

Ya son siete meses desde la maldita invasión y tenemos una economía de guerra y a Rusia  entrando en un estado de guerra con la llamada de 300 mil reservistas y las instrucciones a sus empresas de armamento de acelerar la producción de armas.

El dictador ruso está a punto de lograr su cometido: han sido realizados

sendos referendos de adhesión a Rusia en las provincias de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia; esta ciudad tiene la central nuclear más grande de Europa y la tercera del mundo con una contundente capacidad de generación eléctrica de 1 gigavatio por cada uno de los seis reactores con los que cuenta.

Putin pretende apropiarse el 25% del territorio ucranio y quedarse con estas importantes provincias costeras con muelles, transbordadores, industrias hidráulicas, minerometalúrgicas, astilleros, industria pesquera, la central nuclear y el control de la mayoría de los barcos de exportaciones y sus contenedores. Pasaría a dominar la salida del mar de Azov y parte del mar Negro y dejaría a Kiev con una pequeña costa y le quitaría la navegación del río Dniéper.

Su intención es anunciar que son parte de Rusia este viernes. Todo puede pasar en las próximas horas y me parece que vivimos otra vez la misma peligrosa fase del inicio de la invasión cuando se presentía que pudiera utilizarse una bomba nuclear táctica. Hemos vuelto a esa fase: el dictador ruso está muy presionado para acabar ya cuanto antes con la guerra, insisto todo puede suceder.

En Europa, otra vez se contiene el aliento y se mira con temor y preocupación cualquier movimiento. La UE ha llegado otra vez tarde no solo para evitar la invasión, sino para buscar un acuerdo de paz… no se tomó demasiado en serio su papel en los Acuerdos de Minsk, las consecuencias las estamos pagando todos.

@claudialunapale