Tabasco: Morena, el rompimiento que viene

0
292

De forma por demás paradójica, pues es la tierra del presidente Andrés Manuel López Obrador, la ruptura en Morena pudiere tener a Tabasco como primer destino: los morenistas tabasqueños se han involucrado en la sucesión presidencial teniendo como punto de partida el rechazo al secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, quien, ocupado como está abriendo frentes de batallas en todo el país, no ha logrado sofocar la andanada del grupo local de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo.

La lucha por la nominación a la gubernatura corre en paralelo a la contienda por la candidatura presidencial, con el aderezo de que la corriente de Los fundadores o duros, que se ostentan como los “auténticos” lopezobradoristas, ha tomado partido por la ficha que consideran heredera del legado de AMLO, mientras al encargado de la política interna lo ven como arribista.

El escenario contrario a Adán Augusto se agudiza en virtud de que el grupo que apoya a Sheinbaum tiene a José Ramiro López Obrador como una suerte de maestro de ceremonias en todos los actos adelantados a favor de aquella.

Pero el hermano del Presidente no solo se pronuncia por la nominación de la mandataria capitalina, sino que también aprovecha los mítines para manifestarse por la postulación al gobierno de Tabasco de Javier May Rodríguez, director de Fonatur.

May, de quien en broma se dice que en sus ratos libres es responsable de la construcción del Tren Maya, se encuentra en abierta campaña, bajo el lema Un fundador será gobernador, en referencia a que no debe continuar en el gobierno vinotinto un miembro de la corriente de neomorenistas, compuesta por expriístas que llegaron en 2018 a Morena en apoyo de la candidatura de Adán Augusto y que actualmente controlan los tres poderes de gobierno.

Paralelo a pedir apoyo a los tabasqueños para que Sheinbaum sea la abanderada presidencial y que May vaya por Plaza de Armas¸ se mantiene una estrategia de descalificación en contra del secretario de Gobernación.

La campaña contra Adán Augusto por parte del equipo de May ha dado resultado, en virtud de que Sheinbaum logra más aceptación en Tabasco (34 % según Enkoll) contra 27 % de López Hernández.

El tamaño del boquete que le ha hecho la corriente de Los fundadores o duros puede verse en el hecho de que ningún representante de quienes se ostentan como los “verdaderos” lopezobradoristas aceptó ser parte de la dirección estatal ni del consejo político estatal, que en su totalidad fueron para los neomorenistas.

Así como en el ámbito nacional se avecina una tormenta en el partido del presidente por la lucha por la candidatura presidencial, en Tabasco están dadas las condiciones para un rompimiento: Los fundadores no aceptarán a otro abanderado a la gubernatura que no sea Javier May.

Estos, además, le tienen la vista puesta a Rosalinda López Hernández, hermana del secretario de Gobernación, a quien se considera la pieza de los neomorenistas para el 2024 y quien –según diversas fuentes– podría ser la abanderada si el INE decide que en Tabasco el vintotinto debe postular a una mujer por equidad de género.

La otra vía para poner en la jugada a la también esposa del gobernador chiapaneco Rutilio Escandón Cadenas es que Morena, a propuesta del PVEM, según dijo recientemente el senador Manuel Velasco Coello, acepte ir en alianza con el partido bajo el control del exmandatario de Chiapas.

Los morenistas que apoyan a Sheinbaum y a May no respaldarán a ningún cuadro identificado con Adán Augusto, para lo cual José Ramiro ya lleva más de dos meses en campaña diciéndole a los morenistas que el secretario de Gobernación no debe ser el abanderado de su partido porque no supo administrar los tres años que estuvo al frente de Plaza de Armas.

El hermano del Presidente, en adición, les asegura que para que la cuarta transformación llegue a Tabasco, debe ser gobernador Javier May.