Militares-oposición: un embrollo falaz

0
388

Mientras Monreal jeremiquea acusando hasta a su sombra por ser exhibido en sus corruptelas con Alito, el delincuencial titular del PRI, ese que vocifera que el PRI construyó México invisibilizando al resto del país en tal esfuerzo –país que ha existido muy a veces con el PRI, tantas sin el PRI y siempre muy a pesar del PRI– pongamos el acento en la aprobada reforma dirigida a recomponer las Fuerzas Armadas. Una que el secretario de Gobernación condujo apersonándose en los estados para impulsar su probación. ¿Qué no debía? ¿dicho por? es el secretario del interior y su función sí que es conducir la política interna y ese proceso lo era. No lo quieren dando la cara por este gobierno y poniendo quietos a opositores castrocillos  que lanzan sus muchas tonterías a diario contra el presidente. ¿Entonces? ¿de qué lo quieren, sus sabiondos denunciantes? Tan listos que son. Interesa más que la ilusa priista Del Moral buscando eternizar al PRI en Edomex.

Pues bien, la oposición cuando le toca serlo, repite mantras que, cual mentiras extremas, termina creyéndose ya sin distinguir la verdad de la falsedad de su dicho. En efecto, reproducimos cinco de los más sosos: a) el Ejército no está para desempeñar funciones de seguridad policiaca; 2) Crear la Guardia Nacional es militarizar el país, 3) Colocar la Guardia Nacional en manos de la Defensa, es militarizar al país, 4) López ha convertido la FF.AA. en un actor político y así hay que tratarlas, entonces, 5) lo que debe hacerse es reforzar a las policías locales. Poco se puede esperar de una oposición que se deja mangonear por el Señor X o ve en orates como Quadri y Lilly Téllez un futuro promisorio, embrollada la oposición entre su odio, la seguridad y la Guardia Nacional….y su ceguera.

A esos mantras que merecen responderse por engañar a la opinión pública, se suman posturas puntuales pero no asertivas, tales como suponer desde los gobiernos –en eso pecan todos –que las FF. AA., aquí sí, todas –Defensa, Marina, Fuerza Aérea– deben responder al poder civil, limitándose ello al Ejecutivo. Ya es bastante que persiste el fuero militar, dicho con todas sus letras porque con todas sus letras lo ejercen por mandato constitucional, como para que el Legislativo u otro no sea obedecido desde aquellas.

Ahora bien: para responder a la oposición y dejarle claro al lector los verdaderos alcances de los cinco mantras que ella repite cual tarabilla y ya sin distinguir lo verdadero de lo falso en su decir, es pertinente recalcar para que a nadie se le olvide, que debemos al PRI el crecimiento del narcotráfico y al PAN el contubernio con unos cárteles para desarmar a otros –ahí tienen su García Luna, panistas– dejando al final un verdadero mierdero de país, lo heredado y no mejor atendido. Es pertinente decir también que ambos partidos se coludieron con el narco y ya muy evidentemente, desde el sexenio de Miguel de la Madrid. Ahí están las acusaciones al gobernador de Jalisco Álvarez del Castillo y al secre Arévalo Gardoqui, para que el priista Enrique de la Madrid no lo olvide cuando enlista las maravillas de aquel sexenio nefasto. Su silencio descalifica al extraviado priista.

Un punto muy importante: a los opositores que no les gusta el ejército “haciendo funciones de policía” ¿cómo reformaron fortaleciendo sus policías, siendo gobiernos federales y estatales? ¿cómo, siempre pidiendo mejor la intervención del ejército que ahora repudian? ¿que han propuesto, sensato? Eso cuando de plano no tienen plan, como en el panista Guanajuato, incendiado al por mayor. Ejército que insultan en sus labores de ingeniería (AIFA) y otras en que está igualmente capacitado. Tenemos una oposición de doble discurso. ¿Transformación de cuarta, dicen? Oposición de quinta, demuestran serlo.

Ahora tales oponentes son expertos dictaminadores en que no se ha reforzado a las policías municipales y estatales. Lloriquean y parecen la mera verdad, pero…su queja habla muy mal del PAN y del PRI que han desgobernado décadas a este país. ¿Qué hicieron eficaz con ellas? muy pocos adecentaron sus policías, casi siempre los panistas, porque el PRI, como Del Mazo, ya se sabe, siglas inoperantes y corrompidas, no tiene remedio y merece perder de nuevo 2024. Otra vez. Ni un voto al PRI.  Y carecen de un plan B. Como opositores a Morena resultan irresponsables en sus acciones y sus declaraciones fuera de lugar; solo gritonean en el Congreso, vociferan en las calles, dicen mentecateces a los medios sin proponer nada fuera de espacios comunes y generalidades, solo eso.

Así, volvamos a sus mantras que, cual mentiras, repiten sin cesar, opositores. Veamos: las Fuerzas Armadas están para velar por la seguridad del país. ¿Nos hace falta definir “seguridad” o delimitar su alcance? Bueno, esa es la tarea que con mayorías en el pasado, no han hecho ni PRI ni PAN. ¿Qué clase de cuerpo armado necesitamos y para qué lo requerimos? ¿desfiles? ¿ayudar en desastres naturales? Que se defina con todas sus letras. Eso de ejército de paz con la realidad vigente y apremiante, suena ñoño. Ahora bien, el narco vulnera, reta, perjudica y expone la seguridad nacional. Las FF.AA. sí están llamadas a repelerlo, porque de nuevo la pregunta es ¿a qué clase de seguridad nacional vulnerada es a la que debe de responder? Y si se han quedado aduanas o aeropuertos es porque el narco los ha penetrado ante la incapacidad de los civiles, tantas veces de PRI y PAN, y no por buscar reflectores los militares. No es lo mismo. Por eso es mentira decir que ya por eso son un actor político y así se les trate. Menuda tontería opositora. Así que sí hay justificación legal del papel jugado por las FF.AA. si pueden combatir al narco, el que está armado hasta los dientes y les sostiene combates de 24 horas, también recuérdese. No son los boy scouts ni las carmelitas descalzas. Desde luego, Lilly y Kenia van perdidas.

Dígase de refilón que las FF.AA. sí tienen la capacidad ingenieril y de otras. Construir un AIFA lo han celebrado con el orgullo que merece su intervención por mandato civil en la construcción de la Patria. Que al PAN no le guste el AIFA es problema del PAN y de su degradado dirigente que el resto de los ciudadanos no tienen necesidad de aguantarlo ni callarlo. El panismo va tan extraviado que merece no recibir ni un voto.

Ciertamente, admítase que la Guardia Nacional no ha cuajado. No terminamos de saber exactamente a qué debe de dedicarse. No es militar en esencia y funciones, sí por estructura y, por lo visto y desde un inicio, sí lo es por adiestramiento; y es verdad que cuando uno se topa con un guardia nacional, no queda claro qué debe de esperar de él. Esa incertidumbre, esa vaguedad es responsabilidad del sexenio que la creó, es decir, del actual. Ahora, como esfuerzo en pro de la seguridad, vale. Y merece transparencia. Su creación fue polémica, su estructuración, también. Ahora, pasarla a la Sedena, no está exento de esa polémica, pero se ha llevado por senderos equivocados. No, ponerla al mando de la Sedena no es militarizar al país, es militarizar la Guardia Nacional y acaso, ahí pierda entonces su razón de ser. De cualquier manera, no hay policías robustecidas y tal carencia es responsabilidad del PRI y PAN, ya se dijo párrafos arriba. Que usarla de policía, fastidia, ergo qué cuentas dan tales partidos aparte de vociferar. Y cuando han sostenido que en las elecciones de 2021 y 2022 ganó Morena con la bendición del narco, uno se pregunta dónde quedan PAN y PRI en sus desgobiernos previos. ¿No coludidos con ese narco?  Mentiría quien diga que no. Y Guanajuato en manos del PAN y Tamaulipas y BC panistas, también ya eran corredores del narco bajo el PAN. Así que PAN y PRI no están en posición de presumir honradez y eficacia. Y aunque les joda decírselos, es menester cuántas veces sea necesario hacerlo, ya que se adornan mucho y no es para tanto.

Y entre analistas de postín, sabiondos y dedicados a esparcir confusión y maniqueas interpretaciones, ha circulado la tamaña tontería de que las FF.AA. se han convertido en un actor político. Pues la ley no lo prevé así, ya que están supeditadas a un mando civil, el presidente, que hará lo que siempre ha hecho: actuar conforme a los consejos que aquellas le indiquen. Eso es de siempre. O han manipulado a todos. Ciertamente, que los secretarios de Defensa y Marina están sujetos a una democracia civil y deben cumplir sus reglas. Como las debe cumplir el diputadillo de MC que se las brincó emplazando al secre de Defensa. Tontillo, su carta atrabancada no cumplió las formas que deben seguirse entre poderes, por muy vagas que sean tales, vetusta herencia priista cuajada de un proceder parsimonioso hacia las FF.AA.. La inutilidad de las comisiones de Defensa y Marina del Congreso, aflora, cortadas con esa tijera si no son el puente de diálogo con aquellas, obligadas a someterse al Poder Judicial o a detallar gastos y procederes o a pormenorizar el terrible hackeo de Guacamaya. Sus evasivas insultan la democracia mexicana. Las FF. AA. sí están obligadas a rendir cuentas al Congreso de una democracia civil como la mexicana. Sí, hay militares a los que eso fastidia como a seguidores o admiradores de las FF.AA.. El vetusto priismo restableció con Peña la ridiculez del militar de pie cual pasmarote custodiando al presidente civil. Peña tan faraónico, como el priismo al que reencanta el derroche inútil, lo estrambótico porque hay que cuidar la imagen, aunque la imagen ni da de comer ni resuelve problemas, exactamente como el PRI no lo hace, solo los genera. Igualito como el corrupto priista Alito.