EU tiene dinero hasta junio

0
315

Estados Unidos tiene dinero hasta junio. Que su economía pueda caer en default añadiría  mayor leña a una hoguera internacional que lleva tiempo ardiendo al calor de la pandemia y de todos los efectos colaterales de la invasión rusa a Ucrania incluido el shock de los petroprecios y de otros insumos básicos.

La alerta ha sido lanzada por el Departamento del Tesoro, tras advertir que las cuentas nacionales alcanzaron su límite de deuda, para el gobierno del presidente Joe Biden implica su primera gran prueba de fuego –este año– dado que el demócrata deberá negociar con la mayoría republicana en la Cámara de Representantes para que suspenda dicho límite o bien, en todo caso, lo incremente.  El techo de la deuda es por 31.4 billones de dólares.

¿A qué se refiere con techo de deuda?  También llamado límite de la deuda, es un tope en la cantidad total de dinero que el Gobierno Federal está autorizado a pedir prestado a través de valores del Tesoro (treasury bonds), como letras y bonos de capitalización, para cumplir con sus obligaciones financieras.

No será una negociación, ni rápida, ni sencilla, para un Biden que atraviesa un año preelectoral; en medio de crecientes presiones, por parte de un grupo de republicanos, que no ve con buenos ojos cómo la Casa Blanca concede a diestra y siniestra ayuda  y fondos destinados para que el gobierno de Kiev no sucumba ante la guerra de Putin.

El próximo 24 de febrero, se cumplirá el primer año de la invasión y desde entonces hasta la fecha, Washington ha concedido al gobierno del presidente ucranio, Volodímir Zelenski,  cuantiosos recursos como no se había visto desde el final de la Segunda Guerra Mundial en apoyo a un país europeo tal y como en su momento aconteció con el Plan Marshall para reconstruir a la Europa aliada.

Con datos proporcionados por el Council on Foreign Relations,  el año pasado, Ucrania recibió –al menos hasta noviembre–  una cantidad de 47.9 billones de dólares. La Casa Blanca envió a Kiev tanto  ayuda humanitaria (9.9 billones de dólares); como ayuda financiera (15.1 billones de dólares) y asistencia militar con armamento  (22.9 billones de dólares) y una pequeña parte de créditos para armamento.

Ante Zelenski, el presidente Biden ha refrendado públicamente su compromiso de continuar apoyando a Ucrania a pesar de haber perdido fuerza política en el Congreso: resultado de las elecciones del pasado 8 de noviembre,  la nueva composición de la cámara baja  es de 222 legisladores republicanos contra 212 congresistas demócratas y  permanece un asiento vacante.

Y mientras la guerra alargue sus días, habrá mayor demanda de armas y de asistencia para las tropas ucranias para resistir el asedio ruso,  el escenario puede volvérsele en contra y dantesco para  un Biden que, además, pretende contender  otra vez en 2024 por la Presidencia.

 

A COLACIÓN

Por lo pronto,  si en la Cámara de Representantes  no logran desatascarse los apoyos necesarios para ampliar el límite de la deuda, la economía global podría resentir esta vez una volatilidad derivada ya no de la pandemia o de la guerra: de la falta de cumplimiento de pago de la Unión Americana de sus compromisos financieros, por ejemplo, el pago de intereses inmediatos del  principal deudor del mundo

¿Es esto anormal? No. El propio Departamento del Tesoro explica que desde 1960, el gobierno de Estados Unidos se ha visto abocado a solicitar al Congreso un incremento en el límite de su deuda para poder cumplir con todas sus obligaciones. Desde entonces, lo ha hecho unas setenta y ocho veces.

La Oficina de Responsabilidad del Gobierno recuerda que, hasta el momento, el gobierno norteamericano nunca ha dejado de pagar sus cuentas aunque el techo de dicho endeudamiento se haya elevado veintidós veces desde 1997 hasta 2022.

A Biden, le tocará ser diligente con la mano derecha porque tendrá que convencer a sus opositores. En este sentido, el canal CNBC difunde que la Casa Blanca  dará prioridad a las negociaciones de un nuevo proyecto   para aumentar el techo del endeudamiento.

Lo inusual sería que la cámara parlamentaria no le concediera el aval al gobierno para ampliarlo y podría hacerlo por razones políticas para crearle un caos al gobernante de turno si no pertenece al propio partido político. Condición que cumple Biden aderezada por un agrio clima de crispación social y confrontación política.

Los propios republicanos podrían agotar todos los plazos para fastidiar al actual inquilino de la Casa Blanca; incluso, para orillarlo a aceptar una serie de recortes en el gasto.

Por lo pronto, Janet Yellen, la titular del Tesoro, anunció una serie de medidas necesarias y extraordinarias ante la situación del techo del gasto del gobierno de Estados Unidos; una primera, relacionada con la suspensión temporal de la emisión de deuda para el Fondo de Jubilación y Discapacidad del Servicio Civil  –por lo pronto hasta el 5 de junio– y la suspensión de todos los pagos del Fondo de Beneficios de la Salud para los Jubilados del Servicio Postal.

La titular del Tesoro   privilegiará el pago de las cuentas del  Gobierno Federal como las nóminas pero quedarán suspendidas las retribuciones  de varios fondos. Trata de asegurar la liquidez existente para el primer semestre del año. Además lo que está en juego es que, la Unión Americana, el mayor deudor del mundo no pueda pagar  sus compromisos de deuda y de amortizaciones adquiridas con terceras personas y países.

@claudialunapale