El anciano PRI

0
274

Desde hace décadas muchos políticos se frotan las manos anticipando la defunción del PRI, como ahora equivocadamente lo hace Danto Delgado creyendo que ya olvidamos cómo fue incondicional de AMLO en procesos electorales clave. Aclaran y dicen que ese partido ya no existe menos pesa. Y ahí está para disgusto de muchos. El PRI generó un sistema político y de gobierno que prevaleció vigente por muchos años, pero su soberbia lo asfixió y su complicidad y protección con maleantes y saqueadores le fue quitando fuerza y credibilidad.

La caída del PRI como eje político que dominaba en México tiene varias etapas, mencionaría algunas: la sombra y comercio político del México 68, la ausencia de apoyo social de Miguel de la Madrid en los sismos del 85, el pésimo manejo de la seguridad nacional ante el levantamiento  del EZLN, la rudeza de Salinas, Camacho y Ebrard contra su candidato Colosio, la “sana distancia” y el corte de dedo de Zedillo, la falta de apoyo a Labastida y a Meade, las frivolidades en el sexenio de Peña y la creciente corrupción, la llegada de Alejandro Moreno a la dirigencia. A esto hay que sumarle los crímenes de Buendía, Ruiz Massieu, Camarena, Polo Uscanga, Álvarez Farber, Posadas Ocampo, Colosio… el PRI no entendió su tiempo ni el tiempo de la nación, dijo que buscaba refundación, necesitaba una reconstrucción desde sus cimientos y comprometerse con la población que aún votaba por ellos. Tomaron al partido como botín, como repartición de poder y no escucharon, ni quisieron escuchar a la oposición que, por años, con o sin razón, les acusaba de corruptos y hasta asesinos.

Prometieron y no lograron incorporar al país a niveles superiores. Mejoramos si, se crearon instituciones si, fuimos envidia y ejemplo mundial si, pero dejamos ir muchas, muchas oportunidades. Permitieron el paso a los enemigos, ojo, no opositores, a los traidores y hoy son los que los están hundiendo.

Gente de compromiso, auténticos priistas, leales comprometidos fueron relegados: José Monroy Zorrivas, José Alfaro, Luis Antonio Godina, Beatriz Pages, Joaquín Hendricks… otros más fallecieron dejando un enorme hueco: Enrique Jackson, María de Los Ángeles Moreno, Gustavo Carbajal, Jorge Schiaffino, Rene Juárez Cisneros y a los grandes no los escucharon: Humberto Roque, Beatriz Paredes, José Ángel Gurria, Porfirio Muñoz Ledo, Mariano Palacios Alcocer, José Antonio Fernández, Claudia Ruiz Massieu, Cuauhtémoc Cárdenas, Sergio García Ramírez, José Narró, abrieron espacios y han permitido que personajes como Emilio Gamboa o Manlio Fabio Beltrones, sobrevivan en un manifiesto silencio intentado una desaparición forzada, idolatraron a Fidel Velázquez y a La Quina. Olvidaron a los jóvenes y crearon grupos corporativos en centrales obreras, en sindicatos…

Pero con todo y sobre todo el PRI sigue y mantiene a gente de enorme valor político, con experiencias, con trayectoria, con entrega al país. Extraordinarios ideólogos y constructores. Pero son menospreciados por la ambición de quienes se adhieren como costra al presupuesto y dirigencia.

Ya no hay negociadores hay oportunistas. Sus discursos, el de muchos, anacrónico, obsoletos, antiguos y sin responsabilidad. Se mueven a través de filtraciones y reacomodos. Negocian no por el país sino por supervivencia, pero aún tienen tiempo.

Coahuila y el Edomex son prueba de fuego, de constancia, de convencimiento. Deben dejar las dudas, las sospechas y las interrogantes. O se comprometen o ahora si, antes del 24 y cerca de sus cien años acabarán en los libros de historia, como simple anécdota.

Tienen que ser valientes y contestatarios. Alegar con pruebas y denunciar injusticias. Buscar beneficios sociales, económicas y políticos. Y tienen con que, veremos si se atreven, mediremos su talento o siguen chiquitos o se deciden nuevamente a triunfar.

Conductor del programa VaEnSerio mexiquense tv canal 34.2 izzi 135 y mexiquense radio

@cramospadilla