Edomex Coahuila: Más que victoria o derrota, son lecciones para Morena y la oposición

0
257

Los resultados de las elecciones de Coahuila y del Estado de México, aún siendo preliminares, más que triunfos y derrotas reflejan serias lecciones para los partidos competidores: Morena, PT, PVEM, PRI, PAN, PRD.

Tanto así que la victoria en el Estado de México con la maestra Delfina Gómez Álvarez no iluminó del todo el rostro del presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo; se eclipsó por la apabullante derrota en Coahuila, que por chiquita que sea la entidad representa un gancho al hígado para él y para el partido guinda.

Más del 50% contra un 20% es un tres a uno en Coahuila que dejó sin aire a Morena; entidad donde arrasó brutalmente el candidato de la alianza PRI-PAN-PRD, Manolo Jiménez Salinas, por encima del abanderado de Morena, Santa Armando Guadiana Tijerina.

Ahí, en la tierra de los Moreira, las declinaciones de última hora del PVEM y del PT fueron tan inútiles como los efectos legales de los mismos. Si alguien dijera que ayudaron, entonces imagínense cuál hubiese sido el resultado para Guadiana, menor.

Pero no, no ayudaron, pues tanto el Conteo Rápido como el Programa de Resultados Preliminares (Prep) arrojan votación para el ex morenista y abanderado del PT, Ricardo Sóstenes Mejía Berdeja, de alrededor del 13%. Mientras para el candidato del PVEM-UDC, Evaristo Lenin Pérez Rivera, de casi el 6%.

Y si bien Morena y aliados (PT y PVEM) ganaron la gubernatura del Estado de México con la maestra Delfina, el resultado no es tan halagador en función de la participación ciudadana, la cual arañó el 50%, que es baja para el tipo de elección. Lo ideal habría sido una participación por lo menos del 56%. El abstencionismo en esta entidad, es tema aparte.

Algunas lecciones para Morena respecto de Coahuila:  ¿El método de la encuesta en la designación de las candidaturas será el idóneo en lo sucesivo? ¿En qué falló la ‘operación cicatriz’ o no la hubo? ¿Funciona minimizar a militantes con aspiraciones a cargos populares como lo hicieron con Mejía? ¿Es eficaz el Comité Nacional morenista? ¿El PT es aliado o enemigo? ¿No gustó el candidato Guadiana? ¿O la división interna fue fatal? ¿Ambas cosas?

Algunas lecciones para Morena respecto del Estado de México: La baja participación ciudadana no es para tener contento al morenismo en esta entidad, ni en el resto del país. ¿Los operadores del partido guinda dieron mejores resultados? Y miren que Edomex llegó artillería electoral guinda de diversas entidades federativas. Además, en números Edomex representa el ensayo rumbo al 2024.

Una lección para Morena respecto a ambas entidades: ¿Están funcionando los programas sociales del Gobierno Federal? ¿Qué papel jugó la clase media en las dos elecciones?

Por otra parte, los dirigentes nacionales del PRI, PAN y PRD se dijeron muy contentos por haber ganado la gubernatura de Coahuila, pero Morena les clavó un dardo en el corazón con su virtual triunfo en el Estado de México, con toda y la baja participación ciudadana.

Sobre todo un dardo mortal al Revolucionario Institucional, porque Edomex es la cuna del otrora poderoso Grupo Atlacomulco y de los llamados “Golden Boy’s”, de ambos círculos priistas emanaron varios presidentes de la República, entre ellos Enrique Peña Nieto, que fue el último.

Coahuila no representa casi nada electoralmente, su padrón electoral y listado nominal apenas rebasa los dos millones de electores; en cambio, el Estado de México tiene el más alto padrón y listado nominal del país de más de 12 millones de electores, así como la más grande población del resto de las entidades.

Algunas lecciones para la oposición respecto del Estado de México: No basta una alianza para ganar; partidos ‘tradicionales’ ofreciendo cambio sin cambiar ellos no tienen futuro, ¿funcionan las dirigencias nacionales del PRI, PAN y PRD? ¿Fue eficaz la estructura electoral? ¿Los liderazgos formales y fácticos echaron una manita o soltaron la elección?

Algunas lecciones para la oposición respecto de Coahuila: ¿Ganó per se? ¿O la magia de la victoria llegó gracias a la profunda división interna de Morena en esta entidad? ¿Qué elementos propios sí repercutieron en el virtual triunfo?

Una lección para la oposición respecto de ambas entidades: ¿Les funciona ir en alianza?

¿JUDICIALIZARSE?

Ante los contundentes resultados de las elecciones a las gubernaturas de Coahuila y el Estado de México (a pesar del abstencionismo en ésta), es probable que no se judicialicen a máximo grado, sobre todo porque las candidaturas perdedoras ya reconocieron su derrota.

Sí, irán a tribunales tal vez para pedir anular casillas que no revertirán los resultados, pero difícilmente para pedir la nulidad de toda la elección.