¿Cómo seleccionará el PRI candidaturas a senadurías y diputaciones?

0
181

La adversidad no ha hecho cambiar al PRI en cuánto a privilegiar métodos más democráticos para seleccionar candidaturas a cargos populares. O tal vez se encuentra arrinconado por los tiempos. Pero rumbo a la integración del Congreso de la Unión ha determinado el rimbombante método de Comisión para la Postulación de Candidaturas.

Sí, es para la selección y postulación de candidaturas a las diputaciones federales (propietarios y suplentes) por el principio de mayoría relativa en los 300 distritos electorales del país, así como para las senadurías por ambos principios en todas las entidades.

Según que tal método “garantiza” la postulación equitativa entre hombres y mujeres, la inclusión de personas de sectores vulnerables, la competitividad y “democratiza” al PRI.

¿En serio lo democratiza? Porque en el mismo acuerdo se precisa que el referido método “privilegia la obtención de los mejores perfiles mediante análisis y ponderaciones idóneas, no sólo para el logro de mejores posibilidades de triunfo, sino que al mismo tiempo abone a la unidad y fortaleza del partido.”

Es prácticamente lo que se conoce como “dedazo” con el matiz del análisis del perfil por parte de una comisión ex profeso que solamente avala las decisiones de la cúpula. Así se ha estilado en el PRI a partir de su orfandad de jefe político con la investidura de Presidente de la República, quien palomeaba las candidaturas conjuntamente con los gobernadores de las entidades federativas.

¿Cómo una comisión de ‘notables’ puede decidir qué aspirante representa el perfil idóneo o cuando menos competitivo? El mejor método es la elección directa, porque la militancia (y a veces la ciudadanía cuando se abre a ésta) deciden las candidaturas en votaciones internas.

Aunque también tiene sus riesgos: La infiltración de adversarios externos o la manipulación de la misma cúpula partidista a favor de determinadas candidaturas, simulación pues.

Ese es un grave problema no solamente en el PRI, sino en casi todos los partidos políticos (desde el más antidemocrático hasta el más democrático): Que simulan.

En fin, el PRI ya acordó el método de selección de candidaturas a senadurías y diputaciones federales. Y probablemente el acuerdo obedezca más al cumplimiento de informar el método al Instituto Nacional Electoral (INE), que para tal selección porque la cúpula quizá ya tenga confeccionadas hasta fórmulas completas.

Nada más faltaría cuadrarlas con la paridad de género, las acciones afirmativas y con el reparto de las candidaturas que hagan el PRI, el PAN y el PRD como coaligados para la integración del Congreso de la Unión.

Y es en este punto donde el método de Comisión para la Postulación de Candidaturas le va al Revolucionario Institucional como anillo al dedo. Porque en el trabajo de cuadrar, suben y bajan candidatos y candidatas, sobre todo cuando las cuotas de la cúpula no encajan.

Por cierto, para integrar la Comisión Nacional para la Postulación de Candidaturas se propuso a Cristina Ruiz Sandoval como presidenta, Néstor Camarillo Medina como secretario y como comisionados, Carlos Aceves del Olmo, Leticia Barrera Maldonado, Arturo Yáñez Cuellar, Ofelia Socorro Jasso Nieto y Paloma Sánchez Ramos.

La totalidad de “probada lealtad partidista”, cita el oficio.

Para avanzar en la formalidad de la selección y postulación de candidaturas a senadurías y diputaciones federales, al priismo nada más le queda esperar que la autorizada presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI emita la convocatoria, lo cual seguramente ocurrirá en estos días.

No cabe duda que Alejandro Moreno Cárdenas, dirigente priista, tiene bajo control la definición de las candidaturas a los cargos federales. Y seguramente será el mismo método para los cargos locales rumbo a las elecciones concurrentes del próximo año.

 

¿Y EL MÉTODO EN MORENA?

Pues ya se sabe. Pero el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, lo acaba de confirmar: La encuesta y la insaculación.

Con tales métodos para la definición de las candidaturas al Congreso de la Unión, tanto de mayoría relativa, como de representación proporcional, “todas y todos los interesados tendrán las mismas posibilidades de participar”, dijo.

Pues sí. Pero los ‘dedazos’ se imponen vía las estructuras, con sus honrosas excepciones.

A ver cómo salen los partidos políticos de sus procesos internos para seleccionar las candidaturas a los cargos populares federales y locales a elegirse en 2024 junto con la Presidencia de la República: Fortalecidos o divididos.

[email protected]