Una buena por otras malas

0
176

Tiene ya rato que a Andrés Manuel López Obrador y a los suyos, -especialmente a su candidata Claudia Sheinbaum-, les va mal. Por donde quiera les saltan los problemas. Y ahora, al mandatario hasta la naturaleza se le vino encima, y el huracán Otis le destruyó Acapulco. En la franja hotelera aquello es un desastre, pero en la vasta zona popular el escenario es más que dantesco.

Bien podríamos decir que, si hay un estado mexicano más alejado de Dios, ese es Guerrero…

Primero, tiene una Gobernadora de Morena (votada masivamente por los propios guerrerenses; nada más cierto que cada pueblo tiene el gobierno que merece), Evelyn Salgado, que nunca debió serlo. Es apenas una malísima pantomima para que su papá, el senador Félix Salgado Macedonio sea quien mande.

Entonces ahí no hay sorpresas.

Bajo ese esquema de dominio familiar, Guerrero es hoy un estado bajo el absoluto control de cárteles y del crimen organizado, que mantienen a la población, el Gobierno todo y a la economía bajo la extorsión y el terror de las constantes ejecuciones, y que hace apenas unos días cometieron una masacre en Coyuca de Benites al asesinar a todos los policías de esa alcaldía.

Sin duda la reconstrucción que generará el desastre será fuente de inmensas ganancias, fortunas, para todos ellos. El dinero por miles y miles de millones de pesos correrá hacia los bolsillos de los Salgado y sus amigos los malos. Así son estas cosas.

Mientras eso ocurre, el trago será amargo.

¿QUIÉN PAGARÁ LO DEL ESTADIO AZUL?

Amargo fue el pésimo evento del domingo en el Estadio Azul donde la candidata de AMLO-Morena, PT y Verde, Claudia Sheinbaum, fue expuesta a la burla y ante la percepción de una debilidad y la posibilidad anticipada de la derrota.

Con un aforo de quizá los 30 o 50 mil asistentes, apenas si llegó una quinta parte. Los acarreados entraron y salieron sin siquiera hacerse eco de las consignas que les repetía por el megáfono Mario Delgado, presidente de Morena, quien ante el desastre anunció que ahí mismo el domingo 12 de noviembre (¿por qué esa fecha? Ni idea) habría lleno total garantizado en un acto que sería ahora sí encabezado por Claudia.

Al evento fallido del domingo Sheinbaum se quedó, dicen, en los pasillos del estadio para de ahí hacer la huida sin que nadie más que los suyos, la viesen.

En ese mismo estadio fue que hace 12 años la panista Josefina Vázquez Mota, entonces candidata presidencial blanquiazul se quedó prácticamente sola cuando los asistentes al evento electoral comenzaron a abandonar el lugar en medio de su discurso.

A partir de entonces Vázquez Mota -quien tenía fuertes diferencias con el presidente Felipe Calderón-, ya no pudo levantar sus expectativas y sus eventos de campaña menguaron. Al final Enrique Peña Nieto ganó la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador quedó en un lejano segundo lugar y la panista quedó en tercer lugar.

Ya se verá si Sheinbaum sufre ese estigma.

ENTRE MASACRES Y MARCHAS

Por lo demás Andrés Manuel López Obrador no sólo tuvo una mini mini cumbre regional en su hacienda de Palenque, Chiapas con sus amigos los presidentes de Cuba y Venezuela Manuel Díaz Canel y Nicolás Maduro  cuyas imágenes y textos ocuparon los segundos y terceros sitios en los diarios del país, desplazados por las fotos y crónicas de las marchas de protesta de los sindicalizados del Poder Judicial.

Otras noticias sobresalientes fueron las ejecuciones ocurridas ese fi de semana en el país con casi 300 muertos para colocarse como más más numerosas en lo que va de su sexenio.

URZUA VA CON XOÇHITL

Por si todo lo anterior no fuese suficiente para el aumento de sus males estomacales, la candidata presidencial del Frente Va por México la senadora Hidalguense Xóchitl Gálvez difundió una foto con el doctor Carlos Urzúa, primer secretario de Hacienda de AMLO, que ahora pasa a formar parte del equipo opositor.

Duro critico del mandatario, Urzúa colaborará con José Ángel Gurría, Ildefonso Guajardo y Federico de la Madrid en la elaboración del Plan de Gobierno opositor.

NO HAY FONDEM, PERO SI 18 MIL MILLONES PARA EMERGENCIAS

Quien salió ayer a apaciguar las aguas de la inquietud y la crítica fue el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, al informar a las comisiones de Hacienda del Senado que el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene el soporte de 18 mil millones de pesos para responder a emergencias y desastres como el del huracán Otis ocurrido en Acapulco y la costa de Guerrero.

Invitado por los senadores Ernesto Pérez Astorga y Rafael Espino de la Peña, el funcionario explicó además los proyectos del Paquete Económico.

Yorio indico que, en México, el diseño institucional del Fondo de Desastres tiene dos componentes: la acumulación de reservas de efectivo, que es lo que usualmente conocemos como el ahorro del FONDEN; y un sistema de gestión financiera pública para pagar facturas de obras de reconstrucción, una vez que impacta un fenómeno natural.

Lo que se retiró, recordó, sobre todo del administrador del FONDEN, que era BANOBRAS, es el sistema de gestión financiera pública.

“Es decir, ya no se deja que sea BANOBRAS y los municipios quienes establezcan el sistema de facturas y los proyectos de recuperación”.

Ahora, enfatizó, se transfieren los recursos a los ejecutores, como la Secretaría de la Defensa Nacional, si activa el Plan DN-III, o cualquier otro ejecutor, como un estado.

“Lo que les quiero decir es que la cobertura de reserva de efectivo no fue tocada. Actualmente tenemos 18 mil millones de pesos en el FONDEN”. Además, hay una línea presupuestal de cerca de 10 mil millones de pesos”.

[email protected] / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa