El mexicano que está sobre la Ley

0
100

El nombre del título de mi Columna de hoy describe plenamente a nuestro presidente
de la República. Él lo ha manifestado en diversas ocasiones en sus conferencias de
prensa que celebra en Palacio Nacional de lunes a viernes todas las semanas.

Lo hizo por primera vez cuando una reportera de Univisión le preguntó en tono de
reclamo si “volvería a presentar un teléfono privado de uno de nosotros”, refiriéndose a
los que trabajan en los medios de comunicación, a lo que contestó el presidente que
por “encima de esa ley [la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información
Pública] está la autoridad moral y la autoridad política” [declaraciones obtenidas del
video de la conferencia llamada “mañanera” publicada por el periódico Reforma].

Previamente a eso, al hacerle el reclamo la reportera de Univisión sobre la razón de la
publicación del teléfono de la corresponsal del New York Times, dijo que “cuando se
trata de un asunto que está de por medio la dignidad del presidente de México”.

Todo lo anterior, completamente desenmascara lo que nuestro presidente opina de la
Ley, del Estado de Derecho, que es uno de los elementos esenciales del Estado, que
es el componente básico que pone orden al pueblo, al gobierno que se despliegan en
un determinado territorio. Cuando un integrante de uno de los tres poderes de la Unión,
que conforman el gobierno, que además es el titular del Poder Ejecutivo Federal, dice
que la autoridad moral y política están encima de la Ley y que la ley se puede violar
justificadamente cuando afecta la dignidad del presidente de México, significa, en
primer lugar, que su protesta al tomar posesión de su cargo, de “… guardar y hacer
guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de
ella emanen…” [Art. 87 de la Constitución], fue un compromiso de “dientes para
afuera”, es decir, con una reserva no declarada de que, siempre y cuando no afecte la

dignidad del presidente y se actúe con autoridad moral y política. Porque si suceden
estos supuestos, el presidente puede actuar soberanamente, sin respetar la
Constitución ni las leyes que emanan de ella.

La gravedad de lo acontecido es enorme, porque ya sabemos de antemano que dentro
de la cabeza del Sr. López pueden pasar muchas cosas por las que, según él,
justificadamente puede dictar cualquier medida en detrimento de nuestros derechos
humanos, como la vida, la libertad, el derecho al voto libre y secreto, la propiedad
privada. Todo ello puede afectar en cualquier momento a nuestras familias, a nuestros
centros de trabajo, a nuestros ingresos económicos, al desarrollo de nuestros hijos y
nietos, y en general al bienestar de todos.

Debemos de estar conscientes de que tenemos a un presidente desenfrenado, que
puede hacerle mucho daño al país, como se lo hicieron los presidentes Luís Echeverría
Álvarez, José López Portillo y Pacheco y Miguel de la Madrid Hurtado, quienes,
burlándose de la Constitución y sus leyes, afectaron a millones de mexicanos
severamente en sus patrimonios, afectaron el debido desarrollo democrático del país,
hicieron los llamados “fraudes patrióticos” en las elecciones.

Por eso los mexicanos debemos prepararnos más que nunca a defender a nuestra
democracia de las órdenes, que seguramente vendrán del presidente de México para
robarse las elecciones y al ser invadido su partido y aliados de millones de votos
derivado del rechazo ciudadano a una dictadura hipócrita, que miente, discrimina,
polariza y destruye, como lo hizo en el año 2006 cuando invadió impunemente el Paseo
de la Reforma de nuestra Capital, procederá a no reconocer su derrota en las urnas,
por lo que los ciudadanos tendremos que resistir un embate de un gobernante rapaz y
contumaz en el cumplimiento de la Ley, a través de acciones de Resistencia Civil Activa
y Pacífica (RENAP), para bien de México y de sus ciudadanos.