AL y la economía digital

0
81

A la capacidad científica también va añadiéndose la valentía de muchas personas que han decidido no ser perdedoras en este cisma sanitario-económico y que a pesar de ello persiguen  sus sueños.

Algunas tomando decisiones drásticas como las de abandonar las ciudades para aprovechar las ventajas de las zonas rurales como punto de partida para una deslocalización plausible   hoy más que nunca gracias a la tecnología digital.

En España, por ejemplo, se habla de las oportunidades de repoblar más de tres mil pueblos con apenas habitantes y que, ante el aire limpio, el paisaje verde, los costos más baratos y la mejora en la calidad de vida se han puesto en el punto de mira de personas dispuestas a migrar, siempre y cuando, tengan una buena red de Internet.

La nueva ruta continúa por la oferta educativa online, las aplicaciones que faciliten la actividad bancaria digital mientras que  el e-commerce ha llegado para robarle a las grandes superficies al menos un 40% de su clientela presencial.

En América Latina, afirma  un reciente estudio de BBVA, el 70% de los ciudadanos está conectado a Internet, queda un porcentaje  de la población como potenciales internautas. Allí hay un nicho de negocio.

La pandemia, indica el informe de la institución financiera, ha impulsado la transformación digital de las sociedades occidentales y la misma tendencia está aconteciendo en América Latina.

Hay otros hechos llamativos en relación con la tasa de bancarización: el banco BBVA señala que la solicitud de ayudas públicas y la necesidad de su depósito en una cuenta personal contribuyó a incrementar la tasa de bancarización y la actividad online en los procesos bancarios.

Respecto del negocio por Internet, destaca un visible aumento del 60% de actividad y ventas a través de los canales digitales en Perú, Colombia y México.

“América Latina abraza la economía digital. La región está llamada a ser un escenario clave para la creación y avance de las actividades digitales y de la innovación. La penetración tecnológica está en su punto más alto. El panorama digital está creciendo exponencialmente y hay grandes oportunidades para el crecimiento en comparación con las economías desarrolladas”, anticipa el documento.

Dentro de la región, son México, Colombia y Brasil, los tres países con “más protagonismo” en la economía digital  y los tres que centran la inversión en startups.

A COLACIÓN

Muchas micro, pequeñas y medianas empresas se han readaptado a la demanda del momento que ha detonado el uso de geles hidroalcohólicos, de mascarillas de diversas características, de multitud de productos de limpieza; así como  de guantes desechables y material sanitario de protección oficial.

Si bien, a la fecha, no  hay un dato de cuántas mascarillas a nivel mundial se han utilizado el año pasado, algunos departamentos de Consumo, como el de España, señalan un incremento de hasta el diez mil por ciento en la demanda

Algunas   startups latinas como, Rappi e iFood, ubicadas en la entrega a domicilio de comida y otras mercancías se han posicionado rápidamente en el gusto de la gente.

Para Alejandro Romero, CEO  de la consultora Llorente y Cuenca en las Américas, modelos de negocio como Rappi muestran cómo la innovación y el emprendimiento  pueden surgir en cualquier momento, hasta en el menos bueno.

La apuesta es una clave de sol que pasa por innovar, emprender, subirse al carro de la digitalización y construir ideas con modelos de negocio para una realidad en inminente transformación. Un año después, el mundo ha dejado de ser un sitio certero para convertirse en muchos mundos y en muchas regiones en las que siempre brotan oportunidades.