Por algo será

0
169

Por algo será que en la antesala de las elecciones no encuentran la forma de obtener los datos personales de cada ciudadano. Lo han intentado de casa en casa en supuestas encuestas e información de las buenas obras presidenciales; se colocan afuera de mercados públicos para “entrevistar “ a la gente; estaban obligando a muchos a entregar copias de sus documentos personales a cambio de la vacunación; y ahora lo tratan de obtener registros e información mediante acuerdos con las líneas telefónicas para recibir el servicio de líneas celulares.

Dirían en el gobierno: no es persecución, pero está sucediendo. Las autoridades, por el contrario, tendrían por obligación que sancionar con dureza a todas las empresas que han “comprado” los datos personales de nosotros para llamar cotidianamente ofreciendo promociones, descuentos o servicios. No importa si son bancos, telefónicas, empresas de seguridad, el hecho es que poseen nuestro nombre, teléfono probado y dirección. Constatamos entonces que la Profeco anda medio coja en el cumplimiento de sus tareas.

Podría decir y asegurar que el documento oficial más creíble e inviolable para acreditar nuestra personalidad legal es la credencial del INE, ya ni siquiera el pasaporte. Pues en los últimos meses la llamada credencial de elector ha sido ridículamente manoseada y malusada para todos los fines. Ante cualquier trámite es la credencial del INE la que nos permite tener valor social y jurídico. Hay que portarla para todo así que nuestros datos van y vienen. Tal ha sido el riesgo para los secuestros que se vieron en la necesidad de retirar, a solicitud del ciudadano, la dirección específica, sin embargo dejan la colonia y la alcaldía que para el caso es lo mismo.

Todo esto resulta atentatorio a las garantías individuales consagradas en nuestra Constitución. Hoy no podemos siquiera establecer un convenio privado comercial para un servicio si no correspondemos con entregable toda nuestra información a un desconocido. Si nos argumentan que intentan proteger nuestra seguridad privada con los datos que proporcionemos a las telefónicas es absolutamente lo contrario.

Por tanto muchos sospechamos como dirían en mi colonia que “hay gato encerrado” y con la imposición y autoritarismo que vemos intentan acorralar al INE las sospechas se incrementan. Si están intentando manipular las próximas elecciones de Julio, en verdad están jugando con fuego. Si quieren sumar todos nuestros datos en un sólo padrón gama bien están jugando con fuego.

No olvidemos que por aquello de la “austeridad republicana” suspendieron todos los seguros cibernéticos en PEMEX y la empresa fue “hackeaba” sin que hasta el momento el gobierno ofrezca información y haya castigado a los responsables ( por supuesto de lo robado y las consecuencias ni hablar).

Hoy tenemos, más que nunca, que defender a las instituciones y proteger nuestros derechos e información. No tienen por qué engañarnos ni merecemos aceptarlo. ¿Ya tienen el CURP y ya tienen el INE, no les basta? Y que conste que es pregunta.

Conductor del programa VaEnSerio mexiquense tv canal 34.2