Principales factores que definirán los resultados electorales

0
146

En su reporte de abril de 2021, Integralia enuncia cinco factores principales que pueden definir los resultados de las próximas elecciones concurrentes para renovar la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión y diferentes cargos en las entidades federativas: Congresos Locales, ayuntamientos y alcaldías, además de 15 gubernaturas.

Factores con los cuales coincidimos (aunque con algunas reservas), y  son los siguientes: 1.- La popularidad del presidente; 2.- El prestigio y los atributos de los candidatos; 3.- El desempeño de los gobiernos locales; 4.- La coalición opositora PAN-PRI-PRD; 5.- Las estructuras de movilización disponibles. 

Desglosemos:

1.- La popularidad del presidente. En este punto, Integralia en su resumen analítico considera que dicha popularidad, si bien se encuentra entre los principales factores, será menor respecto de 2018.

Pues claro. En aquél año, Andrés Manuel López Obrador tenía la calidad de candidato con altísima popularidad por su discurso de combate a la corrupción, por su expectativa de bonanza para el país, por ofrecer mejores políticas públicas, por su promesa democrática.

Así se convirtió en un candidato altamente rentable, que incluso convenció a parte de la élite empresarial y económica del país, que en elecciones anteriores se había opuesto a la llegada de la izquierda de AMLO a la Presidencia de México.

Al triunfo de López Obrador abonó el hartazgo ciudadano hacia el PRI, el cual no entendió la lección de su primera gran derrota en 2000 y cuando en 2012 recuperó el poder presidencial volvió a las andadas. Y el PAN decepcionó en tan solo dos sexenios.

Entonces, la ciudadanía le dio la oportunidad a la izquierda de AMLO, pero han bastado dos años y medio para la merma de su popularidad, que ha intentado sostener con sus conferencias mañaneras.

Sin embargo, parte de la ciudadanía ya no le cree; incluidos antiguos seguidores.

Entre los factores que han mermado la popularidad de AMLO se encuentran, por ejemplo: La incongruencia entre su decir y actuar;  su contradictoria convicción democrática y sus embates a las instituciones cuando se oponen a sus deseos; su manipulación sobre el poder Legislativo y el Tribunal Electoral, y su desprecio hacia el sector productivo y al periodismo.

Por razones como esas, López Obrador ha dejado de ser el inmenso huracán de 2018. Claro, sigue teniendo popularidad, pero venida a menos; entonces en las próximas elecciones concurrentes es probable que no se vea el efecto AMLO de hace tres años, con todo y su proselitismo mañanero.

Quizá su mayor fuerza se concentre en las zonas pobres del país, en los pueblos indígenas y en los cinturones de miseria urbanos; y demás sectores de la población donde enfoca los programas sociales.

2.- El prestigio y los atributos de los candidatos. Respecto a este factor, Integralia indica que sobre todo a gobernadores y alcaldes 

Sí, cuenta mucho el prestigio y atributos de los candidatos, tanto de Morena como de sus aliados (PVEM y PT) en las demarcaciones electorales donde van coaligados. Y también de las candidaturas del PRI, del PAN, del PRD, de Fuerza México y demás partidos.

Salvo en las gubernaturas, para el resto de cargos de elección popular Morena y aliados llevan un buen número de candidatos y candidatas en reelección, cuyo prestigio deja mucho qué decir en el sentido del incumplimiento de sus promesas de campaña, con sus honrosas excepciones.

Además, pululan los casos de ex perredistas convertidos a morenistas con las mismas prácticas viciadas: Tribalismo, grupismo, agandalle de candidaturas, uso de la pobreza de la gente.

O sea, en Morena y aliados abundan los cuadros desprestigiados. Pocos son sus cuadros que gozan de buena fama pública y que con hechos han demostrado su probidad.

La oposición tampoco canta mal las rancheras. La mayoría de los candidatos y de las candidatas del PRI, del PAN y del PRD (en coalición o solos) son cartuchos quemados, y los que no, son juniors. Hasta le buscaron cómo encuadrarlos en las acciones afirmativas. Incluso, algunas dirigencias se despacharon las candidaturas con cuchara grande.

 Los partidos de nueva creación vienen con un sello desde su nacimiento y aunque tienen  candidaturas provenientes de la sociedad civil, difícilmente podrán ganar.

3.- El desempeño de los gobiernos locales. En torno a este factor, Integralia precisa que: “El mal desempeño de acaldes y gobernadores de Morena será un factor adverso a ese partido”. 

Por supuesto, tal factor ha representado un Talón de Aquiles prácticamente en todos los partidos políticos en el ejercicio de gobierno, y los morenistas no han sido la excepción.

Los alcaldes o presidentes municipales de Morena en su mayoría se han distinguido por pésima administración pública, probablemente debido a exceso de confianza, soberbia, o falta de experiencia para gobernar.

De acuerdo a información publicada en El Economista, Morena gobierna en 346 ayuntamientos del país. Se imaginan entonces el tamaño del impacto negativo hacia este partido político si sus presidentes municipales han hecho un mal desempeño, sobre todo en capitales de entidades federativas.

Lo mismo puede ocurrir respecto de la oposición.

Y en elecciones intermedias como las del año en curso (salvo en las 15 entidades federativas donde habrá renovación de gubernatura), los comicios municipales juegan un papel determinante en el triunfo o en la derrota en los demás cargos de elección popular, porque aquella suele jalar a las otras, salvo que se produzca el voto diferenciado.

4.- La coalición opositora PAN-PRI-PRD en 219 distritos y en 11 de las 15 entidades que eligen gobernador. En el resumen, Integralia no es más explícita en este punto.

Sin embargo, puede entenderse por la competencia que representa la alianza hecha entre los tres principales partidos opositores a Morena; coalición que no tuvo enfrente en 2018.

Aunque la coalición PAN-PRI-PRD tampoco ganará por sí sola; necesita candidaturas realmente competitivas, alianzas fácticas con los liderazgos locales, estructura, estrategia y unidad de la militancia de cada uno de los partidos aliados.

5.- Las estructuras de movilización disponibles (se pondrá a prueba la eficacia de los servidores de la Nación).

Efectivamente, las estructuras son determinantes en el éxito o en la derrota de un partido político.

Correo: rosyrama@hotmail.com