Ególatra

0
126

Sin andamiaje alguno, sin preocupación y con mucha soberbia el presidente no se si montó la mañanera en la cumbre sobre el Cambio Climático o viceversa se quizó colgar de los líderes mundiales para saberse importante.

No dejo de exhibir el dominio de sus datos, se tomó el tiempo que se le antojó, habló de lo que no debería y por si fuera poco ofreció a Joe Biden dónde invertir sus recursos, en qué programa social y hasta determinó la política migratoria a seguir por sembrar arbolitos.

No fue suficiente el ridículo con el G20 informando a los líderes mundiales sobre la venta de un avión, vamos su rifa, de esa, dijo, enorme sala volante. Después en Washington, su pequeña estatura en la Casa Blanca que sirvió para halagar a Trump.

Ahora con los protagonistas del Cambio Climático que pretenden encontrar fórmulas idóneas para no acabar con el planeta ya sus especies al usar energías fósiles y carbón como motor de la energía y amlo se lució señalando que tenemos nuevos yacimientos de petróleo.

Sus datos aquí ya son lo de menos, allá, afuera, fueron descalificados. La reunión era pata tratar temas específicos sobre medio ambiente y él habló de migración, le solicitaron una intervención de tres minutos como al resto de los participantes y él se tomó el doble de tiempo, ya le habían enfatizado que el programa “Sembrando Vida” no estaba ni siquiera en la lista de prioridades de, gobierno de los Estados Unidos y en eso él centró su discurso.

Sabían quienes lo escuchaban que solicitar a Biden una inyección de mil 400 millones de dólares para sembrar arbolitos a cambio de visas que él ha determinado que para la construcción de Dos Bocas y del Tren Maya se han erosionado importantes zonas de selva y bosques.

Hoy, estos días, la CDMX ha registrado alarmantes índices de contaminación, la megalópolis sobrevive en una mata de tóxicos y las autoridades sólo plantean castigar a los autos particulares, esa es su espléndida salida a un problema grave. Fue muy mal calificado que el presidente de México no pusiera atención a los pronunciamientos de sus homólogos y especialistas sino hasta que él decidió. Primero, estaba su soberbia e imposiciones y después su colaboración global con los hombres y mujeres más visibles e importantes de la historia contemporánea. Este tipo de actitudes, lo he manifestado, nada bueno dejarán para la nación.

He mencionado en otras colaboraciones como nuestro presidente es sujeto de críticas pero de mofas y chistoretes incluso ofensivas. Pero no hay forma de defenderlo. Su comportamiento en una exposición de tal magnitud con la suma de 40 líderes de todas las geografías fue vergonzantes, humillante y ofensiva. Pero está colocando a Estados Unidos como el principal opositor de la 4aT a todas nuestras políticas públicas, incluso Biden ya dejado sentir su peso deja de sentir advertencias en materia de seguridad, migración, inversiones y ejercicio del poder. He dicho también que los errores diplomáticos día a día se suman al quiebre de imagen de México. Poco le ha interesado a la presidencia aclarar lo que está ocurriendo en el consulado de nuestro país en Estambul.

Eso no es tema para quienes hablan de honestidad y de dignidad. Hay que acusar a otros y dejar pasar para olvidar. Así ocurrió con el embajador mexicano en Argentina, el ratero de libros, Ricardo Valero. Es asombroso que la reactivación económica de. Arias ciudades estadounidenses se ha dado por la cantidad de mexicanos que han ido a aquel país a vacunarse. Pero aquí presumen los saldos de dosis que recibimos de otros países cuando cerramos la llave de los recursos a la ciencia y a la investigación.

Ya el periódico Le Monde público un durísimo artículo pronosticando las consecuencias de aceptar tantas ocurrencias de amlo en la presidencia y el desmoronamiento de las instituciones. Estamos en un verdadero problema, es verdad, tenemos que afrontarlo y lo más difícil, superarlo.

Conductor del programa Va en Serio mexiquense tv canal 34.2