Cómo hacer verdad una mentira

0
179

Un video presentado como “evidencia” de un error de “diseño” en la construcción del distribuidor vial de la avenida Universidad, mostró la celeridad con que las redes sociales se vuelven falaces y que las noticias apócrifas permanecen vivas en las nubes digitales.

El fin de semana se puso a circular un video de un “desfase” entre el puente que intercomunica a la avenida Pagés Llergo con la rampa que incorpora a la avenida Universidad.

Esto orilló a que las masas virtuales diagnosticaran que estaba “mal hecha” la mayor obra de la administración de Adán Augusto López Hernández.

Con aires doctos se aseguró que había una “mala planeación” en los trabajos, toda vez que desde la rampa de descenso se podía apreciar que ambos tramos no enlazaban de manera simétrica.

«Como vemos, el carril que viene de Ruiz Cortines y el que viene de Pagés Llergo es esta parte que resalta con un amarillo más intenso, entonces ahí se ve la parte, el desfase, o sea que este muro les quedó a la mitad de la rampa que viene de Pagés Llergo; así que lamentablemente yo creo que es un error de ingeniería (que) hasta el que no sabe de ingeniería se da cuenta”, “informó” el ciudadano que abrió el falso debate.

Los portales InfobaeAbcnoticias, Calameo y Bajopalabra, entre otros, difundieron a nivel nacional la supuesta noticia, lo que provocó un alud de memes contra el gobierno de Tabasco.

Al final se pudo constatar que no hay tal “falla” y que la bifurcación “desnivelada” es, en realidad, un carril donde se levantará un retorno elevado, de los que se conocen como “puente de herradura”, y que será alzado durante la cuarta parte del distribuidor vial.

Este puente que irá donde los internautas encontraron la “falla”, hará que los automovilistas logren incorporarse hacia Ruiz Cortines con dirección a la carretera a Cárdenas.

La primera parte del distribuidor vial, en la que se han invertido 331 millones de pesos, se pondrá en funciones este fin de semana

El tema de la “falla” lleva varios días en el ciberespacio y ha sido origen de acusaciones contra el gobierno por “planear mal” y “tirar” la suma millonaria en una obra “inservible”.

El martes, una persona que trabaja para una dependencia del gobierno federal se comunicó con este columnista para preguntarle si eran reales las fotos de la “irregularidad”.

Aunque el Estado mexicano posee canales para hacerse de información, al parecer el caso de la “falla” les brincó por muchos lados, debido a que se convirtió en “noticia” nacional con tendencia negativa para la llamada ‘Cuarta transformación’.

La ‘fake news’ del que ahora se ha dado por llamar “el puente roto” tuvo como fuente primaria las redes sociales, pero como portales noticiosos establecidos le dieron carta de acreditación, esa mentira se transmutó en lo que se conoce como la “postverdad”.

Si existiera la manera de levantar un sondeo de opinión entre los internautas que consumieron la “noticia” truqueada, se podría establecer que ni el desmentido convenció a quienes salieron a censurar al gobierno.

El estigma de “mal hecho” le va a quedar por siempre al distribuidor de la avenida Universidad, así como los memes que siguen vivos en el tráfico virtual de la muchas veces mal usada supercarretera de la información.

Este reportero le preguntó a un colega que había compartido la información falsa por qué lo había hecho sin confirmar primero, a lo que respondió que el problema era del gobierno “por no aclarar a tiempo”.