Campañas sin pena ni gloria

0
45

Profesionales del disfraz que se hacen pasar como indígenas; Juanitos y Juanitas como ya saben quién; ex futbolistas que se cansaron de las patadas; intérpretes que medio cantan bien las rancheras; actores que casi nadie les aplaude; familiares de famosos que usan “palancas” y luchadores que no quieren perder la máscara, son un segmento importante que dominan el panorama electoral.

Hay que reconocer que están muy venidos a menos los profesionales de la política y casi son inexistentes los cuadros partidistas preparados en las leyes y las ciencias; los líderes sindicales son casi un mito y los dirigentes campesinos prácticamente no existen, por eso junto a los candidatos de la tómbola y las encuestas sin encuesta, los espacios de las campañas también son ocupados por los influencer de las redes sociales.

Una pregunta que no deja dormir a estudiosos de la política es qué pasó para qué Cuauhtémoc Blanco aparezca entre los presidenciables (Oraculus.com). Pero cuando revisamos los perfiles de la mayoría de los aspirantes a cargos de representación popular se les pasa.

Y cuando despertamos, los Juanitos y Juanitas seguían ahí.

Seamos sinceros para admitir que la mayor parte de las campañas electorales simplemente no se ven y muchos candidatos esperan ganar en automático. ¿Sabe usted quienes son sus candidatos y cuáles son sus propuestas?

 

¿Ser o no ser?

Hasta donde se sabe la popular intérprete de la “Rata de dos patas” no sabe que hace en la política, pero es lo de menos, pues con que desde la tribuna de San Lázaro le aplique a sus adversarios aquello del “cero a la izquierda”, ya cumplió.

Adame es otro personaje que vive del escándalo, del rating. Si llega, lo imaginamos en la tribuna mentando madres de curul a curul. Qué triste.

Cuáles fueron las aportaciones en la política de figuras de la farándula, ya ni nos acordamos. Qué bueno que Sergio Mayer se pronuncie en contra de quienes violentan la Constitución para permanecer en el poder más tiempo y condene el abuso de menores, pero queda a deber en lo que le toca defender a la cultura en México.

De los enmascarados que brincaron de los encordados de la lucha libre a la lucha social, tampoco se conoce mucho sus propuestas, más bien nada, por eso mejor nos quedamos con los luchadores de Botellita de Jerez, los que luchan todos los domingos.

Los ex futbolistas eran muy buenos en la cancha, pero son pésimos en la grilla. La verdad es que a todos los mueve el ejemplo de Cuauhtémoc Blanco que está pero no está.

Una de las mejores interpretaciones de Ernesto D´Alessio es “yo soy aquel”, pero sus bonos fueron bajando porque quería ser gobernador, luego alcalde y terminó como candidato a diputado local.

Otro caso es el de Vicente Fernández junior, quien busca una cómoda curul en Jalisco. Seguro que canta bien las rancheras, pero cuando declara que le inspira trabajar por los jaliscienses, no pasa de ser una frase tan ambigua como aquella de me debo al pueblo.

Hay muchos otros intérpretes como el ex de Los Ángeles Azules cuyo mérito es ser muy taquillero y ya. Actores, actrices, el ex obispo de Ecatepec, comediantes, influencers tirándole a cómicos de la política, todos quieren un pedacito de poder.

Ah, se nos pasaba. El hermano de la primera cantante pejista del país, encontró la oportunidad dorada de su vida y ya se vio en la máxima tribuna del país cantando el baile del sapito. Lo de menos es que no terminó una carrera, lo importante no es lo que sepa hacer sino a quién conoce.

Esos son algunos candidatos que bailan y brincan, pero no hablan de cómo frenar el encarecimiento de la canasta básica, de cómo revertir el desempleo, de como acabar con la inseguridad.

 

Columnómetro de Aquiles Baeza.

1.- Caso Tamaulipas a la barandilla de la tremenda Corte.

Para variar, le toca a la Suprema Corte resolver si fue válido o no el juicio fast track que armó la Cámara de Diputados contra el gobernador de Tamaulipas y su eventual desafuero.

Esta semana podríamos tener noticias, lo que llama la atención es que ocurra en plena temporada de campañas electorales.

2.- Le pisan los talones a Bonilla.

Una decisión muy cuestionada fue la que tomó la candidata de Jaime Bonilla, Marina del Pilar Ávila, de no asistir al segundo y eventualmente tampoco al tercer debate de los candidatos a la gubernatura de Baja California.

Doña Pilar sigue exactamente la misma estrategia que su mentor Bonilla y le ha dejado el espacio a Jorge Hank Rhon quién se mantiene entre los punteros del proceso.

Lo malo para doña Pilar es la recomendación del gobierno de EU a sus ciudadanos de no visitar Mexicali por la inseguridad, en contraste la alcaldesa con licencia presume que la delincuencia bajo como nunca.

3.- La era de los alumnos reprobados.

Cuando desaparecieron al Instituto Nacional a para la Evaluación de la Educación en México (INEE) y lo sustituyeron por un organismo pantalla como la Comisión Nacional para la Mejora Contínua de la Educación (Mejoredu) se veía venir lo peor.

Recordemos estas palabras: “Sin autonomía la evaluación de la educación en México tiende a debilitarse, de hacerse a modo y de inflar los resultados, como ya ocurrió con la prueba ENLACE, misma que dejó de aplicarse en 2014”, dijo en 2019 la entonces consejera del INEE, Sylvia Schmelkes.

Hoy sabemos que México queda fuera de la prueba PISA, no quieren que se vea el atraso educativo y, lo peor, que no se hace gran cosa para revertirlo.

@Chuco:_Sanchez