¿Solo el pueblo puede ayudar al pueblo?

0
266

Un clásico del periodismo dice que “dos coincidencias marcan una tendencia”. Por eso ha llamado la atención que, en su cobertura diaria sobre la inundación de Tabasco, las principales televisoras del país estén construyendo la narrativa de que la ayuda a los damnificados solo está llegando de la propia población que no ha sido afectada por la contingencia.

En las últimas noches, en sus noticieros estelares, las grandes cadenas de noticias destacan en sus primeros párrafos que se trata de la tierra del presidente Andrés Manuel López Obrador. Periodísticamente, en efecto, se trata de un dato que debe subrayarse.

En seguida, las noticias se centran en el apoyo que están dando ciudadanos a los habitantes que habitan zonas bajas.

En la toma de una televisora aparece el dueño de una taquería mientras filetea lonchas de carne “al pastor” para saciar el hambre de los tabasqueños que hacen cola para conseguir comida.

En una parte de la nota se escucha decir a alguien que ese es el único alimento que se ha llevado a la boca en mucho tiempo.

En otro informativo se presentan imágenes de la familia que preparó tortas de cochinita para darles a los habitantes de la colonia cuyas casas se encuentran anegadas.

Los conductores subrayan que los pobladores se quejan que el gobierno no les ha llevado despensas y que tienen hambre.

En una gráfica que conmueve, un hombre de rostro triste y arrugado se queja ante el corresponsal que solo ha comido una galleta y agua.

Las audiencias de esas televisoras en otras partes de México y del mundo reciben información similar a la falta de apoyo para damnificados de Guatemala y Honduras.

Otra empresa más, quizá la más importante del país, hace un cuadro comparativo de las inundaciones de 2007 y 2020, y concluye que en aquella ocasión la sociedad civil envió más ayuda al Edén que en este año.

En alguna parte de la información se cuela que el gobierno de Jalisco ha mandado ayuda al estado del que es oriundo el mandatario del país.

No menos espacio de difusión merece el video en el que se observa a una persona blandir un machete muy cerca de donde el gobernador Adán Augusto López Hernández realiza un recorrido por una zona afectada.

En el video, que curiosamente subió a sus redes sociales un partidario del régimen morenista, no se logra distinguir si el tabasqueño del arma blanca mostraba su inconformidad con las autoridades o si actuaba así por estar afectado por alguna sustancia.

Se desconoce cómo terminó el incidente.

Pero el tratamiento que en el noticiero se le da a ese hecho sugiere que en Tabasco existe una gran inconformidad social contra el gobierno.

Los especialistas consideran que para resguardar la imagen del presidente o del gobernador, los alcaldes deben dar la cara como primera línea de contención para atraer las descalificaciones ciudadanas y poner a salvo a los otros poderes.

 

PARA SU INFORMACIÓN…  

LAS AUTORIDADES ELECTORALES deben poner especial atención a las redes sociales: estas herramientas se han convertido en una plataforma de proselitismo fuera de tiempo. Basta entrar a Facebook para ver el sinnúmero de personas que difunden la entrega de ayuda humanitaria a damnificados desde un punto de vista de promoción política. De esa condición posiblemente se salven los diputados, toda vez que son representantes populares y pueden hacer públicas sus actividades, pero hay otros a los que solo les falta poner un “vota por mi” en sus publicaciones.

@RodulfoReyes