Vergüenza

0
21

Ese martes por vez primera Antonio sintió la suficiente seguridad para

salir a comprar la leche y el pan vestida de aquella manera. Una extraña

sensación encontrada le oprimía el pecho: la libertad y el miedo, de

algún modo ese sentimiento le susurraba una sola frase en la cabeza

“chocolate con chispas “. Trató dé concentrarse en esa frase para

olvidar el nervio y las miradas curiosas cuando al doblar la esquina el

encuentro fue inevitable… una fracción de segundo, miradas que se

cruzaron y encima de aquel uniforme una sola palabra que destruyó

todo a su paso: “¿Papá?”. Siguieron las risas de sus compañeros pero

él sólo distinguía las lágrimas que comenzaron a brotar de aquellos

ojos incrédulos. Luego todo fue un borrón cuando comenzó a correr

y el sonido del auto que la golpeó… En un desesperado intento por

alcanzarla, por regresar el tiempo, como pudo se desprendió de los

negros tacones que entorpecían su carrera y sin siquiera percibir los

guijarros que laceraban sus descalzos pasos, sin saber ya quién era o sí

algo había en el mundo que aún le importara, con un dolor terrible en

el pecho comenzó a correr…

@OSKRgcm
Te invito a escuchar mi podcast: El Tren sin pasajeros