Justicia Feminista en paridad e igualdad

0
333

Justicia e igualdad, son dos principios valorativos relacionados con la legitimidad de la aplicación jurídica de los derechos de las mujeres y del empoderamiento del poder femenino en el mundo del derecho para crear una justicia más feminista, ya que para juzgar con perspectiva de género se requiere de la interpretación de las normas jurídicas desde el enfoque de género, y para lograr la paridad judicial es necesario eliminar la violencia institucional en el ámbito jurídico.

La agenda de género considera dentro de sus puntos de objetivos a la justicia de género, ya que es imprescindible que la justicia sea más equitativa en todas sus dimensiones, es decir lograr la igualdad jurídica social y eliminar las violencias y la discriminación hacia las mujeres en las instituciones estructurales es prioridad en la agenda feminista. La justicia de género es el estandarte para obtener la igualdad de oportunidades en todo y para abrir la participación activa de las mujeres en la vida jurídica.

La Justicia Feminista, es la herramienta para avanzar hacia la igualdad de género en el sistema de justicia, el feminismo desde la perspectiva jurídica tiene el compromiso de emprender acciones desde los movimientos o colectivos feministas para incidir en el discurso jurídico y en el oficio jurisdiccional los “temas de mujeres”  para equilibrar el mundo jurídico.

La paridad judicial,  está reconocida en la Reforma Constitucional de paridad entre géneros en el artículo 94 constitucional, en el que se establece el principio de paridad para que las mujeres accedan a cargos judiciales de magistradas, juezas, secretarias de acuerdo y juezas del sistema penal acusatorio, y en la Reforma del Poder Judicial en el que modifica la Ley orgánica del poder judicial de la federación, para empoderar la igualdad sustantiva en el sistema judicial.

Para seguir avanzando hacia la construcción de una justicia feminista, es necesario implementar la paridad de género en los órganos jurisdiccionales, así como eliminar las prácticas patriarcales y violencia de género en la impartición de justicia, mediante la aplicación de la perspectiva de género judicial, a través del protocolo para juzgar con perspectiva de género de la SCJN, y las nuevas reglamentaciones judiciales en materia de paridad.

La perspectiva de género en la impartición de justicia, es vital para consolidar una justicia más igualitaria, sistematizar la aplicación de la perspectiva de género en la labor jurisdiccional e incorporar los estudios de género y feministas a la interpretación y aplicación del derecho positivo, generará una justicia más femenina y detonará un eficaz acceso a la justicia para las mujeres.

Feminizar la justicia es urgente en la agenda pública en México, las mujeres enfrentamos un sistema de justicia ineficaz, la impunidad y la corrupción en el sistema penal reflejan cifras negras, de acuerdo a los últimos datos estadísticos de la Secretaria de Gobernación, 7 de cada 10 mujeres sufre un tipo de violencia de género, tan solo el 7% de los delitos en contra de las mujeres son investigados, y de este porcentaje al 1% se les dicta sentencia.

Juzgar con perspectiva de género en el sistema judicial, no es un tema de moda jurídica, es una obligación legal para todos los impartidores de justicia,  porque es una herramienta conceptual para implementar acciones positivas de defensa de los derechos humanos de las mujeres, que permite avanzar hacia la igualdad jurídica, y en consecuencia edificar una justicia feminista.

Incorporar la agenda de género en el sistema judicial, permite visibilizar la existencia del desequilibrio de poder en la justicia, y la desigualdad y discriminación de las mujeres en la esfera judicial, lo que detona la renovación del poder judicial, y que la justicia feminista sea la base para ejercer acciones positivas que permitan un ejercicio jurídico igualitario de derechos.

La justicia feminista tiene como objetivo alcanzar la participación equilibrada, justa y legal de la paridad y de igualdad de género en el sistema de justicia, para lograr el reconocimiento de todos los derechos de las mujeres, involucrando el feminismo respecto de la justicia social y humana, para incidir en la reorganización del poder político acerca de los quehaceres de la justicia.

Por ello nuestro compromiso es impulsar y desarrollar una agenda de justicia feminista,  en el que se contextualice a la esfera del poder judicial como prioridad en la agenda de género, para lograr cambios significativos en la implementación de la justicia de género, idem se logre la participación equilibrada en los puestos de poder judicial para impulsar la paridad judicial.

El empoderamiento de las mujeres en la vida jurídica es prioridad en la agenda feminista, ya que implica construir una justicia feminista en el que se promueva mayor autonomía jurídica para las mujeres, el crecimiento económico y laboral para cerrar la brecha de género en el ámbito judicial, así como garantizar el reconocimiento de los derechos de las mujeres y el pleno uso del poder en la toma de decisiones judiciales.