El Chirispiote

0
20

# 139 1° de JULIO de 2021       

REVISTA VIRTUAL SATIRICA, LITERARIA Y POLITICA

Seguimos con algunos textos de Humor Negro de Gonzalo Martré.

El escritor mexicano Gonzalo Martré (1928), ha cultivado el Humor Negro durante toda su carrera literaria. Novelas y cuentos han salido de su PC (antes se decía de su pluma), ya presentamos algunos de sus textos, continuamos con Un clon llamado Chon.

 

  1. UN CLON LLAMADO CHON

Este cuento de humor negro es también un cuento político que sirve de marco a una descripción somera de lo que fue el periodo neoliberalista de México.

Lo primero que hizo después de instalarse en un céntrico hotelucho fue a poner un anuncio en el internet: “Solicito muchacha soltera, sana, joven, con conocimientos de biología”. Durante varios meses anduvo viajando por todo el mundo sin poder establecerse en ningún país porque su fama de científico carente de ética profesional le impedía el ejercicio de sus conocimientos de ingeniería genética; su negra celebridad pública le vedaba la entrada a países con buen nivel científico, en ninguna embajada le otorgaban visa y fue rechazado en los aeropuertos donde intentó pasar de incógnito; la CIA, el FBI y Al Qaeda lo tenían bien fichado porque en Francia le habían puesto un brazalete detector en la muñeca izquierda; al pasar por cualquier arco de seguridad usual en los puntos migratorios, se prendía una luz roja, sonaba una sirena y, en la pantalla del agente de migración en turno aparecía su ficha: “Henry Krauze Kausky. Indeseable su visita. Científico carente de ética profesional. Es un peligro para la raza humana, la religión y la filosofía.” Ese era su calvario.

Una vez en Praga, ciudad donde se hallaba de incógnito, a la cual accedió violando la frontera disfrazado de campesino a campo traviesa, entró en una pequeña taberna escondida en una calleja de la Malá Stranka y, no habiendo lugar disponible pidió permiso para ocupar una silla junto a un viejo que bebía solo su cerveza. Al calor de las sabrosísimas cervezas negras acompañadas de pan frito untado con ajo, el Dr. KK (como se le conocía en el mundo científico), entró en confidencias y lamentó no poder hallar un país que lo acogiera para realizar sus experimentos.

El viejo era un marino sueco retirado, al oírlo se compadeció y sin meterse a averiguaciones inoportunas, ya con algunos litros de cerveza adentro que pagaba generosamente el forastero, le relató:

–Yo conozco un país donde usted sería bienvenido.

–No quiero saber nada de pequeños países africanos. No reúnen las condiciones requeridas para desarrollar mis proyectos.

–De acuerdo. El país que le hablo, amigo, está en América, lo conozco, he vivido ahí el tiempo suficiente para darme cuenta de que es justo lo que le conviene. Escúcheme con atención:

Ahí, el presidente es el hombre más corrupto de la nación. Corrupto e impune. Asesina, roba, despoja, entrega los bienes nacionales a los extranjeros a cambio de prebendas y cuando termina su mandato, es protegido amorosamente por la clase política vigente. Él pone la muestra; a partir suyo y hasta el gendarme de punto más jodido, todos los integrantes de su gobierno son corruptos en grado extremo de acuerdo con sus grados y capacidades. Ninguno conoce el significado de la palabra moral. Creen que la moral es el arbusto que da las moras.

En ese país, los gobernadores y los presidentes municipales contratan préstamos desorbitados y se quedan con la mayor parte de su importe sin que nadie los castigue.

En ese país, los partidos políticos son subsidiados por el sistema. Los líderes políticos se enriquecen brutalmente, los partidos de oposición son despojados de su victoria en las urnas cuando hay votación y los organismos encargados de vigilar las elecciones siempre se muestran muy parciales a favor del sistema.

En ese país la burocracia de alto nivel tiene sueldos que ni en Estados Unidos sueñan mientras que los burócratas de nivel ínfimo tienen sueldos de hambres y deben de acudir al chantaje y la extorsión para nivelar sus ingresos.

En ese país, hay una reglamentación sobre el uso y abuso del poder, pero los encargados de aplicar leyes y sanciones se dejan cohechar graciosamente. La Ley de Licitudes, por ejemplo es letra muerta, como casi todas las demás leyes vigentes.

En ese país, policías, agentes del Ministerio Público, fiscales, jueces, magistrados menores y magistrados de la Suprema Corte de Justicia tienen un precio y cualquiera puede comprarlos. Todos ellos actúan por comisión o consigna. Los ricos que delinquen jamás pisan la cárcel. Las cárceles están repletas de delincuentes, cierto, pero es porque nunca pudieron comprar su libertad.

En ese país, diputados y senadores también tienen precio. Cuando se trata de aprobar una ley que lesiona los intereses de la oligarquía local, ésta los compra y las leyes no son aprobadas. O bien, cuando se trata de aprobar leyes que favorecen a una minoría privilegiada, los parlamentarios votan a una orden, no importa que las leyes así aprobadas perjudiquen a la gran mayoría de habitantes.

En ese país, gran productor de petróleo, no se construyen refinerías porque se prefiere importar la gasolina y subproductos, ya que dichas importaciones son un gran negocio para unos cuantos.

En ese país, se produce azúcar suficiente para el abasto nacional, pero se importa azúcar a granel, porque representa un gran negocio para los importadores, no importa que se abata el precio interno del producto y los ingenios quiebren, lo cual sucede cíclicamente.

En ese país, existen diez millones de analfabetos absolutos y 60 millones de analfabetos funcionales. El sistema no desea gente que piense y lea, por eso mantiene muy bajos los niveles educativos. A los profesores inconformes los encarcela, los persigue y mata algunos para escarmiento.

En ese país, hay leyes que impiden que se construyan edificios de más de 4 pisos en colonias residenciales, pero se levantan edificios de 10, 20 o 30 niveles gracias a que los constructores pueden cohechar una y otra vez a quienes otorgan los permisos.

En ese país, los migrantes que deben atravesarlo en busca de un destino mejor, son extorsionados por los agentes de migración, los policías y el ejército. A veces son asesinados en masa, se tiene un récord muy bonito: el genocidio de 67 migrantes sin que nadie sepa quien lo cometió y sin que aparezcan, por supuesto, culpables.

En ese país, diariamente se cometen de 30 a 50 asesinatos proditorios sin que aparezcan los culpables. A veces las cabezas decapitadas aparecen en racimos frente a las alcaldías o jefaturas de policía.

En ese país, las mujeres pueden ser asesinadas por sus maridos sin que a éstos les pase nada. El número de feminicidios impunes es de lo más alto del mundo.

En ese país los grandes consorcios no pagan impuestos, pero la gente de bajos recursos sí, y exorbitantes.

En ese país, el voto es una mercancía. En las pasadas elecciones generales, el partido más corrupto ganó gracias a que compró millones de votos.

En ese país, la importación de granos para alimento humano es masiva. El campo agrícola ha sido desatendido por decenios ya que es preferible que produzca votos, no granos.

En ese país el tráfico de personas no se castiga, tampoco el tráfico de órganos humanos, van a la cárcel por esos delitos únicamente aquellos que no pueden reunir el suficiente dinero para comprar su libertad.

En ese país, el secuestro y la extorsión son deportes nacionales, van a la cárcel los que no tienen el suficiente dinero o las influencias necesarias para salir. El caso de una secuestradora francesa, culpable sin duda alguna, causó gran escándalo internacional, en ese país tan sólo rutina fue. Salió de la cárcel y se libró de una condena a 60 años.

En ese país, los grandes líderes obreros no protegen a sus agremiados, ayudan a los patrones a explotarlos y se enriquecen brutalmente. Sus propiedades en el extranjero son incalculables. Los líderes medianos también venden contratos y forman sindicatos blancos, en los cuales los derechos y prestaciones de los obreros existen en el papel, pero no en la práctica.

Ese país está compuesto por feudos, territoriales y virtuales. Los barones feudales gobiernan con mano dura y roban a placer. Organizan bandas de depredadores y ostentan sus riquezas por todo el mundo.

En ese país la oligarquía puede puede desaparecer de la noche a la mañana a un sindicato si sus prestaciones son altas. No importa que queden sin empleo miles de obreros. Ejemplo, el Sindicato Mexicano de Electricistas.

En ese país, los grandes líderes campesinos no distinguen una pala de un zapapico, una cebolla de un melón y creen que el maíz se da en árboles. Son egresados de escuelas confesionales y visten de casimir inglés y camisa de seda. Los líderes campesinos disidentes son asesinados sin que nadie vaya a la cárcel.

En ese país los grandes periodistas escriben o callan a favor del sistema político nacional, sus artículos tienen precio. Los pequeños periodistas disidentes son asesinados sin que nadie reclame.

En ese país, el derecho de amparo se vulnera un día sí y el otro también.

En ese país, las cárceles son excelentes escuelas del delito. Los encarcelados poderosos o ricos (muy pocos) pueden comprar su salida temporal y viven como en un hotel de lujo.

En ese país, conviven el capo de capos más poderoso del mundo y el hombre más rico del mundo. Ninguno de los dos hizo su fortuna por medios lícitos. Pero son admirados.

El Dr. KK no podía dar crédito a lo oído. Exclamó, exultante:

–¡Pronto, amigo, dígame pronto de que país está hablando, es lo que busco!

–Se llama México. Está frontera con Estados Unidos.

Un lugar así –discurrió– era ideal para concretar sus planes, nadie se metería con él y, de hacerlo, podría comprar su silencio y complicidad. Por eso el doctor KK, experto a nivel mundial en Ingeniería Genética, se encontraba en el Distrito Federal.

Llegar a la macrourbe corrupta no le costó demasiado trabajo: al solicitar la visa en la embajada de Zurich se la negaron los empleados menores, pidió hablar con el Cónsul mexicano quien lo escuchó atentamente:

–Creo que en su país, señor Cónsul, hallaría la paz que necesito para el desarrollo de mis trabajos científicos. Solicito atentamente me conceda la visa por tiempo indefinido.

–Me temo que no puedo otorgársela ni por una semana. Usted está boletinado. Usted encabeza una lista muy conocida de personajes que no deben de entrar en mi país. Usted lo sabe, doctor KK.

–Han sido injustos conmigo. Soy un científico incomprendido. Concédame la visa por cinco años, por favor.

-Sé que han sido injustos con usted. Estoy de su lado, quizá podría concederle una visa por un tiempo menor que el solicitado, pero con ciertas condiciones.

–Usted póngalas, su Excelencia.

–¿Pagaría usted por su visa cien mil euros?

–¡Naturalmente!

–¿En efectivo?

–¡Por supuesto!

–¿Sin recibo?

–¿Quién se fija en esas minucias?

–¿Puede usted traerme esta tarde dicha cantidad?

–¿A qué hora la necesita?

–Digamos que a las cinco.

–Delo por hecho. Pero… ¿Y qué hay del brazalete? ¡Qué diré llegando a México?

–Ese es un problema que no me incumbe. Yo le concedo la visa según quedamos. Lo que suceda allá es algo que usted necesita resolver.

–¿Y si me devuelven?

–Por diez mil euros más le puedo aconsejar que hacer.

–Delo por hecho.

–Usted va a llevar el brazo izquierdo en cabestrillo. El yeso tapará el brazalete.

–No será suficiente.

–Lo sé. Usted llevará el brazalete forrado con papel y encima con plomo. Al pasar por el arco éste no sonará.

–¿Y si suena?

–Lleve usted preparados otros cien mil euros en efectivo. Harán milagros.

El Dr. KK viajó al paraíso descrito y siguió las instrucciones recibidas. Al pasar por el arco en la sala de migración del aeropuerto, éste sonó. Un oficial le hizo una seña de que se apartara de la fila y lo siguiera. Lo llevó a un mostrador donde le pidieron sus documentos. Los mostró.

–Están en orden –declaró el oficial de migración –sin embargo, la alarma sonó ¿Sería usted tan amable de extender su brazo enfermo?

El Dr. KK puso el brazo con férula en el mostrador. El oficial de migración sacó unas tijeras enormes y comenzó a separar el yeso. Al ir cayendo el yeso fueron apareciendo billetes con denominación de mil euros alrededor del brazalete. El oficial los apartó delicadamente y fue poniéndolos en un cajón debajo del mostrador. Verificó la cantidad, tiró el yeso en un cesto, tomó del brazo al Dr. KK y por un pasillo lateral oculto a la vista del público, lo sacó a la sala de equipajes.

–A veces fallan esos arcos –comentó amablemente– este que sonó es de fabricación china. ¿Viera usted cómo fallan los productos chinos? Recoja su equipaje doctor, y que tenga feliz estancia en nuestro país.

Y ya no tuvo más problemas, en los hoteles de ese país tan hermoso no tenían la malsana costumbre de exigir pasaporte y en los bancos no hacían demasiadas preguntas a quienes abrían una cuenta. Un fuego incandescente vagaba por el mundo, fuerza poderosa de la naturaleza que le daría la razón. Hora era de solidificar los sueños, de llegar al final de los caminos que nunca se podrían borrar. Ya nadie lo olvidaría, la transformación seguiría su curso como un mar de loto que brota como el fuego para dar con la victoria.

Su objetivo era instalar un laboratorio en el cual pudiera efectuar una clonación humana; es decir, que a partir de una célula extraída de la piel, hueso o cabello de un ser humano, por medio de una técnica desarrollada por él conocida como transferencia cuántica, se pudiera crear, primero en laboratorio para después implantarlo en un útero fértil, un embrión humano idéntico totalmente al propietario de la célula.

Para tal efecto, traía consigo un mechón de cabellos del extinto doctor Leo Strauss, cortado subrepticiamente en una visita a la universidad de       Chicago. Sólo necesitaba encontrar un sitio dónde instalar el laboratorio, contratar un vientre sustituto y un ayudante. Después de investigar minuciosamente por los barrios más equívocos de la ciudad, encontró el lugar que le pareció ideal, una vecindad en Tepito donde casi la mitad de las viviendas eran utilizadas como bodegas por los comerciantes del barrio, esforzados contrabandistas y eficientes operadores de la piratería comercial en su mayoría y que, afortunadamente tenían desocupado un local del tamaño adecuado para su laboratorio. Le tomó varias semanas adaptar el lugar e instalar su sofisticado equipo, ayudado por sus dos nuevos y jóvenes empleados, Cristel Correa, quien había sido seleccionada por el científico por tener un útero en condiciones saludables y Héctor Trejo, quien no sabía nada de biología, pero le había caído bien al doctor Krauze por ser muy entrón.

Héctor llegaba muy temprano a trabajar y se iba casi de madrugada, pues se hallaba muy emocionado con el proyecto del profesor y además porque esta nueva actividad podría por fin lograr sacarlo de la terrible depresión en la que había caído a partir de la descalificación del “Cruz Azul”, mientras que Cristel vivía allí mismo por no tener a dónde ir y porque el papel que iba a desempeñar en el proyecto así lo exigía.

Los pocos habitantes de la vecindad se convencieron de que existía un triángulo pasional entre los tres personajes, pues como el profesor también vivía ahí, pensaban que Krauze era el marido de Cristel y que Héctor lo suplía en aquellas acciones que su avanzada edad le impedía llevar a cabo sus deberes maritales con solvencia.

Cuando el embrión artificial del rabino mítico pasó del tubo de ensayo al útero de Cristel que en ese momento se encontraba en el momento idóneo de fertilidad listo para recibir la implantación, el doctor KK comenzó a realizar la complicada serie de manipulaciones biogenéticas que lo colocarían como el primer científico que se atreviera a intentar la clonación humana; y Cristel también pasaría a la historia como la segunda mujer que, siendo todavía virgen, lograra ser madre (la otra, de nombre Guadalupe, ya estaba muy vista). Y es que Cristel, a pesar de que ya tenía 24 años, aún no había “conocido varón” (en el sentido bíblico de la palabra), pues era más fea y aburrida que escuchar la Hora Nacional con audífonos. El doctor KK pretendía nada menos que traer al mundo al nuevo Mesías, el caudillo capaz de llevar a la tribu de Israel al estrellato mundial, a la marquesina de marquesinas, al dominio del mundo entero, por eso escogió para la clonación a Leo Strauss, quien tenía algo de mesiánico y era un judío famoso. Entre la claridad del cielo se abrían compuertas, las estrellas observaban el misterio, las líneas incógnitas del sueño realizado se entrecruzaban: los párpados, la boca, el corazón y las extremidades retaban al mausoleo insípido del tiempo, la ciencia confirmando la realidad de la religión verdadera.

Después de la implantación, lo único que quedaba era esperar a que el organismo de Cristel reaccionara normalmente, y entonces el pequeño rabino mesiánico introducido en sus entrañas evolucionaría satisfactoriamente.

Como la ayuda de Héctor ya no era necesaria, el profesor le dio las gracias otorgándole una jugosa indemnización económica para asegurar su silencio posterior. Héctor aceptó, pero puso como condición a su secreto que le permitiera visitar regularmente el laboratorio para seguir de cerca la evolución del experimento, y que le permitiera, al nacer el niño, ser su testigo en el Registro Civil. El doctor KK le dio por su lado, simulando aceptar sus condiciones, pues pensaba cambiarse de ahí cuando el embarazo llegara al octavo mes.

Los meses transcurrieron y el cuerpo de Cristel empezó a evidenciar lo que estaba sucediendo en su interior. El científico no cabía en sí de gusto, pero no iba a informar nada a Tel Aviv hasta no estar seguro del éxito de su experimento.

Cuando llegaron los siete meses de embarazo, y según los estudios clínicos y exploraciones mediante ultrasonido, el producto evolucionaba a la perfección, el doctor KK salió a la calle para comprar una botella de champaña para celebrar; ahí en el barrio podía adquirir una genuina a precio moderado o una falsificada a precio muy bajo. Salió a la calle para tal efecto, pero nunca más regresó, pues unos chineros lo asaltaron a unas cuadras del laboratorio, provocándole la muerte por asfixia. Su cadáver quedó expuesto a media calle como tantos otros, sin que nadie lo reclamara. Cristel esperó el regreso del científico, y al pasar las horas su preocupación llegó al límite, pues desde el día del implante mesiánico no había salido a ningún lado, ya que Héctor le proporcionaba todo lo necesario para su manutención.

Al día siguiente decidió salir a la calle para conseguir alimento y preguntar si alguien había visto al profesor, pero su avanzado estado de embarazo, aunado a la intensa preocupación que sentía, la hicieron desvanecerse al dar los primeros pasos afuera. Cuando una ambulancia la recogió, alcanzó a ver una intensa actividad en la calle, porque se estaba llevando a cabo una razzia policiaca en ese momento en la vecindad (alguien había dado el pitazo de que ahí se almacenaba droga). No, no se trataba de un episodio más de la lucha contra el narcotráfico, se trataba de apoderarse de la droga para venderla al cártel del Chapo. Todas las bodegas fueron vaciadas por los uniformados, incluyendo el laboratorio del doctor Henry Krauze Kausky, que Yahvé tenga en su Santa Gloria.

La impresión de violencia desatada puso en peligro el embarazo, la chica fue trasladada a la Cruz Roja, y los médicos, al hacerle los análisis correspondientes, se dieron cuenta de que el producto ya estaba perfectamente formado, es decir, el pequeño rabino iba a ser sietemesino. La cesárea fue practicada y el clon pudo ver la luz por primera vez. Cristel fue dada de alta a los pocos días, y anduvo vagando por las calles sin rumbo fijo, sin dinero, sin un lugar dónde llegar, pero cargando un precioso escuincle. Héctor fue capturado en la razzia, lo acusaron de narcotraficante y como no tuvo el dinero suficiente para comprar su libertad fue a dar a chirona.

Siguiendo el ejemplo de tantas mujeres que pasan por esa situación, Cristel abandonó al niño en las puertas de una iglesia, con una nota que decía: “Cuídenlo mucho, es un Clon”. Las personas que descubrieron al niño inmediatamente dieron aviso a un programa de televisión especializado en lucrar con la miseria humana, y el reportero que acudió a cubrir la noticia, como no sabía leer, pensó que el niño se llamaba Chon, y ese nombre le quedó.

Cristel se regresó a Pachuca de donde era, con la sana intención de rehacer su vida, pues como su parto había sido por cesárea, todavía era señorita. En el camino se le ocurrió platicar a sus padres que había sido asaltada con arma blanca, para justificar la cicatriz en la panza.

Ha pasado el tiempo y el pequeño Chon es un niño de la calle que limpia parabrisas en los semáforos de la CDMX, que se droga con cemento y que vive en el interior de una coladera. Lo que sí hay que reconocerle, y eso lo ha convertido en el líder de su pequeña banda, es que cuando le roba la bolsa a las señoras, o la cartera a los viajeros de los autobuses tiene tal agilidad para escabullirse de sus perseguidores, que todos lo consideran un superdotado.

¡Claro, es el verdadero Mesías!

 

Horacio Espinoza Altamirano ( 1931-2004), es autor del libro “Toda la Furia” (1973), texto que denuncia los crímenes del Chacal de Tlatelolco (GDO) y del Orate de San Jerónimo (LEA); de su libro Apocalipsis apócrifo (1975), ofrecemos 4 sonetos:

APOCALIPSIS APOCRIFO

1

Terca abundancia de cenizas vivo,

cuervos de hierro forman el acuario

y el fuego se amortaja en el sudario

como planetas de dolor activo.

 

Llueve en los ojos aire corrosivo

y mínima es la luz y protozoario;

cruje la mar su ronco abecedario

y el pavor se redobla punitivo.

 

Imposible el descanso y refrigerio;

la planicie somnífera, la esfera

transmuta piel en sal y cementerio.

 

Y en el cenit un sol de calavera

Interroga mesiánico el misterio

Como chacal que ve la primavera.

 

2

No corre el agua y se espesa semejante a vaselina,

sabores de plombagina deja el viento en el follaje

y a distancia cristalizan aves de furia y coraje:

latigazos de homicidios y cadáveres de inquina.

 

La tierra es ósea y opaca y su pelambre combina

con la lobuna hidrofobia y el tiburón del ultraje:

y la luz agazapada, rampante rostro salvaje,

es jornalera felina como arsenales de orina.

 

Hulla y sílice en la sangre, calcio y hosca consistencia

paralizan y jadean; zumba azul la empuñadura

y con alas de alambrón simulamos la existencia.

 

Y este aliento mineral y esta gris convalecencia

y la norma de purgar la invisible levadura

y contar la eternidad con infinita paciencia.

 

3

En lugar de la mar tengo cerveza

y puñados de tigres cejijuntos

y puñales y sogas, contrapuntos

donde castra a los dioses la pereza.

 

Relámpagos de insomnios y pobreza

circuncidan mendigos y difuntos;

la vida entre lloviznas y conjuntos

de batalla y botellas de tristeza.

 

Zumba el falo del toro cristalino

y su sangre dispara al matadero

entre sumas de whisky, brandy y vino.

 

Y en duro trago, espeso lamedero,

semen de luto y vaso peregrino,

vivir es sólo oficio putañero.

 

4

Y quedan los escombros, la belleza

en opulentas ruinas sustentadas,

la memoria de espumas imantadas

y del mármol su polen de tristeza.

 

El ojo entre zarpazos y aspereza

desentierra el futuro a paletadas:

habla el ayer en formas devastadas

por la lengua del tiempo y su impureza.

 

El férreo esfuerzo del continuo vuelo

y el sudor que redime a la materia

abren la estrella con terror y duelo.

 

La belleza es virtud y hambre de anhelo,

un abrazo de arcángel y miseria

suman infierno, purgatorio y cielo.

 

Otro Coro de Acteal

Por Ricardo Antonio Landa

julio 9, 2021

Otro Coro de Acteal*

Su voz, estampida de abejas,
fuga al cielo,
perturbadas por cazadores,
tercos sicarios contra la colmena.

– Anuncio –

Ayer navegaba su canto
en la luz de la herida,
hoy quienes dejaron la infancia,
muestran la miel a sus hijos
cuando les abren cicatrices.

Todas a la vereda,
a resistir andando,
reviviendo la paz.
Es el coro del tiempo.

Ricardo Antonio Landa, 6 de julio de 2021.
* Nueva versión  de Al Coro de Acteal con motivo del asesinato de Simón Pedro ,  defensor de los derechos de Las Abejas de Acteal, Chiapas

 

100 AÑOS DEL PARTIDO COMUNISTA CHINO

Por Teodoro Rentería Arroyave

Invitado como ponente al “Foro 100 años de la Fundación del Partido Comunista Chino”, que organizaron en forma conjunta la Revista “China Hoy” filial Latinoamericana desde México y el Grupo de Amistad México China de la Cámara de Diputados, que me honra, reproduzco textual nuestra intervención por considerar que son vitales las relaciones entre los pueblos y en forma específica, en este caso, entre los periodistas de ambas naciones, además de que lleva el mensaje de las organizaciones que represento.

Excelentísimo Señor Embajador de China en México Zhu Qingqiao, licenciada Liu Shuangyan Directora de la Revista China Filial Latinoamericana; Diputado Alberto Villa, Presidente del Grupo de Amistad México China; Amigas y Amigos Colegas, Señoras y Señores:

Si bien es cierto que los Partidos Comunistas basan su ideología y prácticas políticas en la teoría marxista, es decir en el legado de Karl Marx, nacido en Prusia, territorio fundamental para la integración de la moderna Alemania, es decir de la Europa Occidental, estos toman carta de naturalización en, gran parte de la Europa Oriental, pero sobre todo en los países Asiáticos. La misma Rusia donde surge el primer Partido Comunista configura su territorio con un 60 por ciento asiático y un 40 por ciento europeo.

Las enciclopedias nos ilustran al explicarnos que el partido comunista, a diferencia de los partidos socialistas, socialdemócratas y laboristas (que se crean en la segunda mitad del siglo XIX), surge en la primera mitad del siglo XX como resultado de la I Guerra Mundial (1914-1918), la Revolución de Octubre (1917), sobre todo, por la creación de la Internacional Comunista.

El Partido Comunista de China (PCCh; es la organización que gobierna la República Popular China con más de 91 millones 914 mil miembros en la actualidad por lo que se ha convertido en una de las mayores organizaciones políticas del mundo.

Tras su fundación en 1 de julio de 1921, el Partido Comunista de China se convirtió en una de las formaciones políticas más influyentes de China, sin embargo es de resaltar que es a partir de 1949, cundo el ejército del partido, denominado Ejército Popular de Liberación, derrota a los nacionalistas del Kuomintang (KMT) en la Guerra Civil China. El líder que comanda el PCCh es Mao Zedong, quien proclamó la nueva República Popular China, bajo la dirección, precisamente del Partido Comunista y así se convierte en el “Padre de la Patria”.

Nadie ignora que la era de Mao se caracterizó por intensas campañas de reformas económicas e ideológicas como el Gran Salto Adelante o la Revolución Cultural. Tras la muerte de Mao en 1976, su sucesor Hua Guofeng no lograría mantener el poder mucho tiempo, que acabaría en manos de Deng Xiaoping, el Padre de la China Moderna; en 1978 este líder pragmático, dentro de los fundamentos ideológicos del Partido realiza  las más sustanciales reformas institucionales y económicas que alentarían la adopción de modelos económicos de desarrollo de tipo socialista de mercado. Se le conoce como la Reforma Económica y la apertura al Exterior.

Así llegamos en el 2012, al actual presidente, Xi Jinping, mucho se puede decir de este líder moderno quien en sólo 9 años ha transformado a China hasta colocarla, según ellos en la segunda potencia mundial, otros observadores, entre los que me cuento, aseguramos que la República Popular de China es ya la primera potencia mundial; entre sus logros más significativos, que da cumplimiento a la ideología del Partido Comunista China, es haber logrado, en este Centenario que celebramos, cancelar la pobreza en todo este vasto territorio, en toda China.

Todo mundo se pregunta dónde está el secreto de este logro inédito en  la historia de la humanidad. Cómo se logró crear en tan pocos años una sociedad medianamente acomodada, la respuesta la han repetido sus líderes, pero sobre todo Deng Xiaping y Xi Jinping: con un Partido Comunista gobernante y rector, que sin apartarse de la ideología socialista le ha impreso lo fundamental: UN SOCIALISMO CON CARACTERÍSTICAS CHINAS.

 

Ubú

La burocracia, un fenómeno maligno

Julio 02, 2021 / Por Ismael Ledesma Mateos

La burocracia es uno de los grandes males que aquejan a la humanidad. Es un fenómeno que se ejerce de forma inexorable y que muchos sufrimos cotidianamente, dándose el primer contacto con ella en la infancia, al momento de ingresar a una escuela, siendo una pesada carga que habrá de soportarse durante toda la vida, aunque con anterioridad el individuo la enfrenta aun sin ser consciente de ello, con los trámites ligados al nacimiento y al registro civil, o religioso con el bautismo. La burocracia implica jerarquías, la existencia de patrones, jefes y empleados, que en última instancia son los operadores directos de la acción burocrática, lo cual llegan a realizar de manera despiadada. Como señala Croizier (Le Phénomène bureaucratique, 1963): “La impersonalidad del empleado para aplicar la regla sin excepción de personas retira cualquier sistema de flexibilidad, la multiplicación de las reglas de control previene cualquier iniciativa y juega contra la innovación y la departamentalización conduce a la renuncia de los grupos a sus metas a expensas de la organización y evita cualquier forma de adaptación”.

Sería natural pensar que la burocracia es una invención moderna, sin embargo no es así. Es algo inherente a la organización social propia de la civilización. Se considera que la historia de la burocracia proviene del antiguo Egipto, hace más de 5,000 años, siendo un elemento crucial para esa cultura y el imperio que constituyó. El faraón era el mandatario supremo del Estado, que tenía a su lado al funcionario más poderoso que era el visir, responsable del control y ejercicio de la burocracia. La sumisión es una característica de las burocracias, por lo que en el antiguo Egipto, aquellos que aspiraban a posiciones más altas, se les indicaba obedecer a sus superiores, guardando silencio en cualquier circunstancia, sin contradecir ni desafiar la “sabiduría” de sus superiores, con fidelidad y humildad ante ellos, para no ser así ante sus subordinados, esquema que en los funcionarios perdura hasta nuestros días.

Como señala Carlos Ramió (“La burocracia: origen y destino”, 2020), “El término burocracia procede de la lengua francesa bureaucratie, y éste de bureau, oficina, escritorio, y -cratie, -cracia: gobierno. Los inicios de este concepto tienen una connotación negativa tanto a nivel intelectual como popular. El primer momento en el que se utiliza el término burocracia viene de la mano del economista francés Vicent de Gournay como una crítica a las políticas practicadas por la monarquía absoluta a mediados del siglo XVIII. La esencia del concepto es de desaprobación ya que se asocia a un modelo de organización de los poderes públicos y de sus empleados no como una forma de defender el interés público sino como un sistema patrimonialista, en beneficio de determinados empleados públicos, para ejercer el poder y beneficiarse del mismo. A partir de este momento se establece un debate intelectual instalado en la gran paradoja que persigue al concepto burocracia: la necesidad de buscar un modelo de organización racional y eficaz tanto para las instituciones públicas como para las privadas (Smith, Stuart Mill y Compte) pero que puede, también, generar externalidades negativas (Marx y Engels). La concepción de burocracia en su dimensión moderna y más relevante la aporta Max Weber en su obra Economía y Sociedad (1921). Para Weber el modelo burocrático es el sistema de organización del poder público que puede superar los sistemas carismáticos y tradicionales que suelen degenerar en clientelismo y en lógicas patrimoniales en la Administración pública. Se trata, por tanto, de una radical apuesta por la modernización de las instituciones públicas buscando la neutralidad. Las características del modelo de burocracia de carácter weberiano son: jerarquía de autoridad, división sistemática del trabajo, rutinas y procedimientos estandarizados y normas preestablecidas por escrito. Pero más que sus esencias de carácter organizativo hay que resaltar sus atributos y beneficios institucionales: neutralidad, meritocracia en el acceso a la función pública y definición de una carrera administrativa también meritocrática. Es decir: la profesionalización del empleo público y abandonar definitivamente el sistema clientelar. A nivel teórico la burocracia es el mejor sistema de organización del trabajo que asegura la neutralidad y el trato equitativo de las administraciones públicas, que es el elemento esencial que aporta seguridad jurídica a la sociedad y a los actores económicos. Hay que tener presente que la seguridad jurídica es el ingrediente esencial que facilita el desarrollo económico como mecanismo para alcanzar el bienestar social. Beneficio institucional reconocido recientemente por la economía moderna (Acemoglu y Robinson)”.

Robert K. Merton, en su libro Teoría y estructuras sociales (4ª ed, 2002), aborda magistralmente la “estructura burocrática y personalidad” y “el papel del intelectual en la burocracia pública”, y siguiendo a Iñaki Vélaz: “al estudiar las consecuencias previstas (o deseadas) de la burocracia que la conducen a la máxima eficiencia, Robert Merton subrayó también las consecuencias imprevistas (o indeseadas) que la llevan a la ineficiencia y a las imperfecciones. A estas consecuencias imprevistas Merton las llamó ‘disfunciones’, es decir, anomalías o imperfecciones en el funcionamiento de la burocracia. Cada disfunción es el resultado de algún desvío o exageración de una de las características del modelo burocrático explicado por Weber. Son básicamente las siguientes:

”Exagerado apego a los reglamentos.

”Las normas y reglamentos dejan de ser medios y se transforman en objetivos. Se vuelven absolutos y prioritarios: el empleado asume un rol rígido y olvida que la flexibilidad es una de las principales características de cualquier actividad racional.

”Formalismo y papeleo excesivos.

”Toda la burocracia tiene, necesariamente, un volumen inusitado de papeleo, de copias adicionales de formularios y de comunicaciones.

”Resistencia al cambio.

”El funcionario se vuelve simplemente un ejecutor de rutinas y procedimientos, que llega a dominar con plena seguridad. Cuando surge alguna posibilidad de cambio dentro de la organización, al ser algo nuevo y desconocido se percibe como potencialmente peligroso y una amenaza para la tranquilidad de los miembros institucionalizados.

”Despersonalización de las relaciones.

”Los funcionarios conocen a sus colegas no por sus nombres personales sino por los cargos que ocupan.

”Jerarquización como base del proceso de decisión

”Quien decide es siempre aquel que ocupa el puesto jerárquico más alto aunque nada sepa acerca del problema en cuestión. Cuanto más se utiliza la jerarquización en el proceso de decisión, menos se buscan alternativas de solución diferentes.

”Conformidad con rutinas y procedimientos

”El funcionario pasa a hacer lo estrictamente contemplado en las normas, en los reglamentos, en las rutinas y procedimientos impuestos por la organización. Se pierde la flexibilidad necesaria.

”Exteriorización de signos de autoridad.

”La burocracia enfatiza la jerarquía de autoridad, por lo que se hace necesario un sistema capaz de indicar a los ojos de todos quién tiene el poder.

”Dificultad en la atención de clientes y conflictos con el público.

”Todos los clientes son atendidos de manera estandarizada, de acuerdo con los reglamentos y rutinas internos.

”Las causas de las disfunciones de la burocracia residen básicamente en el hecho de que ésta no tiene en cuenta la llamada organización informal, ni se preocupa por las diferencias individuales entre personas que necesariamente introducen variaciones en el desempeño de las actividades”.

En ejemplos extremos, la burocracia puede dirigir al trato de los seres humanos como objetos impersonales. Este proceso ha sido criticado por numerosos filósofos y escritores (Franz Kafka, Aldous Huxley, George Orwell y Hannah Arendt). Mafalda, un personaje de historieta creado por Quino, le puso Burocracia como nombre a su tortuga.

En el Reino de Ubú la burocracia era controlada tanto por él como por la madre Ubú y el capitán Bordura, siendo una forma organizativa apropiada para su gobierno autoritario, que tenía entre sus metas fundamentales el control de las phinanzas, oprimiendo a sus súbditos. Una esperanza es estar lejos de situaciones como esa, aunque lamentablemente, sin escenarios tan extremos como el que se da en la historia del padre Ubú, eliminar a la burocracia parece algo cercano a lo imposible.

 

¡Para mí es suficiente!

 

CAMPAÑA DE DESESTABILIZACIÓN CONTRA CUBA

Por Teodoro Rentería Arróyave

Para jueves 15 de julio de 2021

Como se advirtió desde un principio, lo que ocurrió en algunas calles de Cuba es una muy bien planeada campaña mediática de desestabilización, así lo denunció en rueda de prensa el canciller, Bruno Rodríguez Parrilla.

Esa criminal extrema derecha que no conoce o desconoce todo respeto al derecho de los pueblos y lo único que le es propio son sus pingües y deshonestos negocios, está en todas partes, prueba de ella son los esbirros que mandó hasta la Embajada de Cuba en México para insultar y agredir a las personas que en forma pacífica se manifestaban a favor del pueblo cubano.

En Cuba no hubo el domingo 11 de julio un estallido social; hubo disturbios, desorden, causados por una operación comunicacional que se preparó desde hace tiempo, declaró el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, al denunciar enfático, una campaña de desestabilización contra Cuba.

“El domingo pasado se manifestó en Cuba el impacto combinado de un aumento de un pico de casos y fallecimientos de la pandemia de covid-19. La tensión consecuente sobre el sistema nacional de salud, su efecto en la vida de todas las personas, miles de ciudadanos cubanos y sus familias, y también de las carencias económicas provocadas, especialmente en estos dos años, agravadas sensiblemente por la intensificación deliberada del bloqueo contra Cuba y el impacto de la pandemia en la situación económica internacional”, explicó el funcionario.

“Es sabido, agregó, que el Gobierno de Estados Unidos identificó el impacto del virus y la pandemia como una oportunidad para reforzar el bloqueo con motivaciones políticas y aplicar lo que llamó medidas de máxima presión para reforzar la agresión a nuestro país… Ha sido un intento deliberado, cruel, oportunista de aprovechar las condiciones de una pandemia para intentar estrangular nuestra economía”, evidenció Rodríguez Parrilla”.

“Se conoce, siguió en su denuncia, que el Gobierno de Estados Unidos ha dedicado históricamente, pero en particular en los últimos años, cientos de millones de dólares para interferir en los asuntos internos de Cuba, para hacer injerencia en ellos; para intentar inútilmente fomentar una oposición política al precio incluso de generar desorden, inestabilidad, con el fallido propósito de fracturar el orden constitucional, el consenso social, las condiciones de estabilidad, tranquilidad, seguridad ciudadanas, armonía, en que vive nuestro pueblo.

“Para ello ha utilizado herramientas de alta tecnología, poderosas y sofisticadas, de las cuales tiene, en este mundo desequilibrado, control prácticamente monopólico y lo ha hecho para tratar de aprovechar las duras condiciones sociales que ha generado en el planeta la pandemia y, en nuestro caso, haciendo, además, un uso impúdico, obsceno, desvergonzado de la mentira, la calumnia y la manipulación de datos en el intento de movilizar, convocar, incitar, manipular a las personas”, afirmó el canciller cubano ante la prensa internacional.

Continuó al recordar que “en la presentación de la resolución contra el bloqueo a Cuba, que aprobó abrumadoramente la Asamblea General de Naciones Unidas el 23 de junio, en el discurso se advirtió que “Estados Unidos emplean cuantiosos recursos, laboratorios sociales y herramientas de alta tecnología en una desenfrenada campaña dirigida a desacreditar a Cuba mediante el uso de la mentira y la manipulación de datos’”.

El 23 de junio, continuó, “ya teníamos información, y era evidente para quienes siguen las redes digitales y los datos, que arrancaba, que estaba en desarrollo ese día una operación comunicacional de alta envergadura.

En efecto, el canciller cubano, afirmó que lo que se dirime hoy “es la alternativa entre el derecho de un Estado independiente, soberano, de una nación, de un pueblo a ejercer su derecho a la libre determinación, a disfrutar de sus derechos humanos sin intervención extranjera ni injerencia en sus asuntos internos.

“Por tanto, concluyó, acuso al Gobierno de Estados Unidos de estar implicado directamente y de tener grave responsabilidad en los incidentes que ocurrieron el 11 de julio, y advierto nuevamente que será responsable de las consecuencias que se produzcan de persistir en esa política de estrangulamiento de nuestro país, de incitación a flujos migratorios, irregulares y desordenados entre ambos países o a la permanente instigación por parte de algún senador de la Florida para que se despachen medios navales con fines de provocación, flotilla o incluso que se sitúen medios navales en zonas próximas a nuestros límites territoriales.

“Advierto al Gobierno de Estados Unidos que su conducta irresponsable puede tener consecuencias graves que dañen el interés nacional de ambos países”.

La denuncia está hecha, es una denuncia de carácter internacional.

 

SIN CEDER LA PANDEMIA, ARRECIA LA INCERTIDUMBRE

Guillermo Fabela Quiñones Julio-10

Cuando parecía que la pandemia estaba en proceso de capitulación, la realidad nos está demostrando lo contrario. Se avecina una nueva ofensiva del virus con variantes más agresivas, situación que aunque era previsible puede ser rebasada para conformar un fin de año dramático. Tal situación, en nuestro país podría ser más terrible por la crisis social que venimos arrastrando desde los años ochenta. Así lo reconoció la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, quien advirtió el imperativo de lograr “un cambio profundo en la estructura productiva”.

Lo anterior significa que no es posible seguir como vamos, teniendo en cuenta que llevamos cuatro décadas perdidas, tanto por el mediocre promedio de “crecimiento” de 2 por ciento anual en dicho lapso, como por la degradación de la vida política y social del país a extremos que rebasan lo imaginable. Lo “favorable” de tan dantesca realidad es que llegamos a un punto -no sólo en nuestro país-, en que cambiamos como seres humanos y como sociedades, o nos enfrentaremos a situaciones realmente apocalípticas.

 

LAS INSTITUCIONES SIGUEN OPERADAS POR LAS ELITES

La titular del organismo regional, señaló que aun cuando se genere en nuestro país un crecimiento de 5.8 por ciento este año, el pronóstico para 2022 será de 3.2, insuficiente para la recuperación prevista antes de la pandemia. Indicó que en México la población en pobreza por el flagelo pasó de 41.5 por ciento a 49.9. Puntualizó que América Latina “es la región más devastada en términos sanitarios: con 8.8 por ciento de la población mundial concentra 32 por ciento de muertes por Covid-19… En términos económicos, es la región más endeudada del mundo”.

No podemos levantar bandera blanca en lo que se refiere a la lucha contra la crisis sanitaria, no sólo por los déficits heredados por el neoliberalismo sino por no contar con una estrategia integral que contemple el mediano y largo plazos para la conformación de un país más incluyente, verdaderamente participativo, es decir con peso en la toma de decisiones sobre el rumbo que más nos conviene como sociedad. Aún falta un buen trecho para que las instituciones dejen de ser operadas sólo por las élites.

Sin embargo, cabe esperar que la agudización de problemas por la pandemia tenga un efecto positivo, debido a la urgencia de frenar males mayores con repercusiones globales. A ello obedece la decisión de los gobiernos de las siete principales economías del mundo de gravar en 15 puntos porcentuales a las más grandes empresas globales, medida que urge poner en práctica al interior de los países en vías de desarrollo, donde la evasión de impuestos por las cúpulas es proverbial, como en México. De seguir así no se podrá paliar la pobreza estructural ni evitar situaciones más calamitosas aún, como el magnicidio en Haití y la dictadura en Nicaragua.

 

OBSTACULO, CLASE POLITICA SIN VOCACION SOCIAL

La responsabilidad mayor en América Latina la tienen las tres principales economías regionales: Brasil, México y Argentina. La primera en crisis irreversible, nuestro país sin un proyecto real de transformación responsable, y Argentina siguiendo la misma ruta de gobiernos atados a las viejas estructuras oligárquicas. El futuro se vislumbra peor para las nuevas generaciones, lo advierte la secretaria general de la Cepal al afirmar que “hay un riesgo de retorno a trayectorias mediocres”.

Su vaticinio incluso podría quedarse corto en lo que nos atañe a los mexicanos, pues el pueblo no está organizado para participar en las soluciones que demanda con urgencia la realidad nacional. Sigue siendo una masa despolitizada y envilecida por circunstancias muy desfavorables, aunque aún no pierde la esperanza en que la realidad cambie favorablemente.

El problema de fondo es el obstáculo que significa una clase política que ve el servicio público como un botín, situación que se agravó en el neoliberalismo. Las consecuencias están a la vista: corrupción galopante, impunidad incontrolable, simulación en vez de resultados concretos y duraderos. Es mucho lo que falta por hacer.

guillermo.favela@hotmail.com

JUNTOS HAREMOS JUSTICIA

DIRECTORIO

Fernando Sotres Fundador y director general (RIP)

Gonzalo Martré Subdirector

Francisco de la Parra de Grillas, epigramista.

Juan Carlos Castrillón, colaborador

Ricardo Landa, colaborador.

Guillermo Fabela, colaborador.

Ismael Ledesma Mateos, colaborador