El mandato electoral

0
60

Se ha sobre analizado el mensaje que mandó el elector a los partidos políticos, pero poco se ha concretado en ello y la dimensión es más allá de un mapa partido a la mitad de la ciudad de México.

Seis de cada diez electores, evaluaron en su conjunto las políticas públicas y el ejercicio de gobierno del partido en el poder (Morena), que por primera desde hace 25 años tenía la mayoría de los gobiernos locales, la jefatura de gobierno de la CDMX y el gobierno federal al mismo tiempo y votaron por una opción distinta a ellos.

La Alianza Opositora integrada por PAN, PRI y PRD, concentraron la mayoría de los sufragios en la ciudad, con el 45%, es decir: casi 1.8 millones de ciudadanos que optaron por ésta alternativa en la elección de Alcaldes, que resultó en 9 de 16 Alcaldías ganadas por el conjunto opositor, sin descontar que la mitad de las posiciones a Diputados Federales es obtenida por los integrantes de la Alianza y un Congreso Local casi partido por la mitad derivado de las fórmulas de la representación proporcional que no reflejan la derrota de MORENA en los comicios.

Datos duros que ameritan mayor profundidad para entender la orientación del voto. En el análisis de algunos estudios de opinión pública uno de los hallazgos mas importantes es que en general en el voto en favor de la Alianza: 4 de cada 10 electores fundamentaron su voto en el rechazo a MORENA, 3 de cada 10 en su identificación histórica partidista, 2 de cada diez en la postulación de la candidatura y 1 de cada 10 en la propuesta. Así mismo el 60% de los electores tomaron su decisión de voto antes del inicio de las campañas electorales y el 20% lo hizo en la última semana previa a la elección.

El factor de las y los candidatos opositores resultó en algunos casos como una exacerbación de los errores y deficiencias, falta de cumplimiento y rumbo equivocado del conjunto de MORENA, pero también del rechazo a la personalidad y estilo de gobierno del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, donde el culto a la persona y el contraste continuo desde el púlpito cotidiano de Palacio Nacional, es tarea y resultado continuo de divisionismo entre mexicanos.

Los hechos lamentables de la Linea 12 del Metro, contribuyeron al estado de ánimo general de los habitantes de la ciudad, sin embargo su mayor aportación fue el cimbrar a los capitalinos y distraerlos de lo cotidiano, para voltear a ver los asuntos públicos y catalizó otras deficiencias en la ciudad, aunado a la precaria situación económica que se vive aún producto de un pésimo manejo de la pandemia y no solo en la materia de salud pública, sino también en la actividad económica de la ciudad y el país.

Los niveles de popularidad de la Jefa de Gobierno Claudia Sheibaum Pardo, se desplomaron entre 14 y 18 puntos en tan solo una semana, el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, otrora Jefe de Gobierno y responsable en su mandato de la construcción de la llamada linea dorada, se ve comprometido dado el conjunto de desiciones políticas a su cargo durante la conceptualización y construcción de la obra magna, sin dejar de lado la participación de colaboradores muy cercanos en los andamiajes financieros y contractuales como Mario Delgado Carrillo quien fuera Secretario de Finanzas y ahora Presidente Nacional de MORENA dando cómo resultado un apunte para el elector de casi sentencia definitiva.

La defensa de Florencia Serranía Soto Directora del Sistema de Transporte Colectivo Metro, empezó a sangrar el capital político de Sheimbaun Pardo, en un solo entendible conjunto de intereses que tenían su origen en la Presidencia de la República, la intentona de virar las responsabilidades del caso en contra del Senador Miguel Angel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno que detuvo la operación de la linea en cuestión a la llegada a su mandato por los riesgos de operación que implicaba e innumerables reparaciones que se hicieron y la intervención en las líneas de investigación sobre lo acontecido que se quisieron imponer a la Fiscalía General de la Ciudad de México trajeron parte de la influencia al resultado electoral. El descarrilamiento de las aspiraciones presidenciales de dos de los personajes más importantes para López Obrador y la pérdida del bastión más importante de MORENA a nivel nacional.

Los opositores en alianza hicieron lo suyo y leyeron claramente el momento; relanzaron sus esfuerzos de campaña electoral aprovechando la receptividad de los ciudadanos convertidos en electores, ampliaron su influencia en los territorios y bajo el brazo un conjunto de imágenes objetivo de programas que contrastaban con las políticas públicas de MORENA hechos realidad en la Alcaldía de Benito Juárez, gobernada por Santiago Taboada Cortina emanado del Partido Acción Nacionalestancias infantiles, programa social cancelado por López Obrador a nivel federal y rescatado por el Alcalde panista en su demarcación con recursos públicos propios; en materia de seguridad pública, mientras la política del oriundo de Macuspana, Tabasco era “abrazos no balazos”, en la Benito Juárez se desarrollaba el programa “Blindar BJ” reforzando el número de elementos policiacos en calle e implementando sistemas tecnológicos para combatir la inseguridad. Durante el inicio de la pandemia a nivel federal se desestimaba por Hugo López-Gatell Ramírez el uso del cubre-bocasTaboada Cortina lo empujaba para la prevención de la salud de sus gobernados y el tiempo le daría la razón. Tan sólo por citar dos ejemplos más de muchos de contraste que fueron la base de la discursiva de la Alianza Opositora, el impulso a la reactivación económica y los apoyos directos a micro-empresarios y el reforzamiento a los servicios de salud pública en la Alcaldía, mientras se cancelaba el Seguro Popular que será sustituido por el llamado INSABI, sin descontar que al recorte a nivel federal de presupuestos para la cultura física y deporte, en Benito Juárez, se entregaban inversiones cuantiosas en la materia y se concluían obras publicas para ello.

Si bien lo hecho y aportado a la Alianza Opositora por Taboada Cortina, no es lo único que le valió al PAN, PRI y PRD para obtener el resultado electoral, a él le aportó tener la votación más alta porcentualmente de un Alcalde a nivel nacional con casi el 70% de los sufragios en su favor y solo postulado por el Partido Acción Nacional.

Contraste y polarización, con una alto contenido de atención de los electores.

El mandato es: la alternativa y no el continuismo.

Cada quién desde su trinchera hizo lo suyo y es necesario dedicarle un espacio de reflexión tanto al conjunto opositor como al partido en el poder y sus aliados en el contexto de futuro a partir del origen de su resultado electoral. Pero lo anterior ejemplifica para mejor comprensión las posiciones tomadas para entender el resultado.

La mecha de la capacidad crítica de los electores de la ciudad de México, se ha encendido y con ello el piso electoral o bien la diferencia entre ganar y perder el 2024. Morena y sus aliados, tendrán que atemperar a ciudadano de la capital del país para regresarlo a su causa, mientras el conjunto opositor deberá mantenerse unido si es que desean la viabilidad de equilibrar el juego de poder tanto en la ciudad como en el país.

El juego político y electoral ya inició, la sucesión adelantada tanto de la Presidencia de la República como de la Jefatura de Gobierno, impulsada por Andrés Manuel López Obrador, busca acomodar las fichas del tablero que terminaron en caos y también se lanza a la búsqueda de la cara de los opositores a su cuarta transformación, con el fin de minarlos hasta hacer la tarea de eliminarles del camino y sus fichas de ajedrez puedan avanzar sin contratiempo. La afrenta de la ciudad y sus electores a su persona construye un animal político herido y en pleno dolor, con adrenalina a flor de piel y con el tiempo se puede curar; recordemos que lo que no te mata, te hace fuerte.

La inteligencia opositora estará a prueba de forma inmediata y habrá que dilucidar las acciones presentes para el futuro inmediato y tan adelantado en tiempos donde tres años se han convertido en dos a menos de la mitad del mandato presidencial.

Cabe hacer mención que el periodista Carlos Loret de Mola, en una intervención en el programa editorial Tercer Grado de Televisa, hizo mención palabras mas o menos de que: “Los periodistas no puede hacer labores que corresponden a la oposición” y tiene razón. El conjunto opositor debe generar sus propias condiciones de competencia electoral, jugar su juego sin esperar que sea seguido por los medios de comunicación o las plumas que relatan y analizan el acontecer, aun cuando sus posiciones sea coincidentes o discordantes.

@blartigue