Así llega Morena a las elecciones locales de Oaxaca

0
91

El primero diciembre Oaxaca inició su proceso electoral local para renovar el Congreso del Estado y 153 ayuntamientos de régimen de partidos políticos (el gran resto, 417, se rigen por Sistemas Normativos Indígenas).

Un Congreso donde de manera sui géneris Morena tiene 26 diputaciones; una más del máximo permitido por la ley por ambos principios, porque cuando asumieron el cargo varios petistas y pesistas se sumaron a la bancada de Morena.

Esos “petistas” y “pesistas” en realidad eran propuestas morenistas pero fueron registrados como candidaturas de los aliados en la coalición “Juntos Haremos Historia”, la cual casi se llevó carro completo en las elecciones locales de 2018.

Y así, Morena fabricó una mayoría más allá de los márgenes permitidos. Incluso, junto con sus aliados reúnen fácilmente la mayoría calificada.

Mientras el PRI se redujo a seis diputaciones: Solo una de mayoría y cinco de representación proporcional; el PAN y el PRD alcanzaron nada más una curul.

Aunque el partido del Sol Azteca desapareció del Congreso oaxaqueño porque su única diputada se alió con otra legisladora, desprendimiento del PES, y ambas formaron lo que denominaron Grupo Parlamentario de Mujeres Independientes.

Movimiento Ciudadano no obtuvo ninguna diputación. El extinto Panal nacional consiguió una curul, pero su legisladora se unió con la única diputada del Partido Verde para conformar la bancada del PVEM.

Desprendimientos, mudanzas y  conformación de más grupos parlamentarios tuvo como objeto la presencia en los órganos legislativos: Junta de Coordinación Política, Mesa Directiva y Comisiones, más que hacer un contra-peso a los coalicionistas cuando menos en el trabajo legislativo.

En síntesis, Morena en Oaxaca ha gobernado desde el Congreso Local, pero su bancada se ha distinguido  por su división interna en dos bandos, que por sus acciones legislativas.

Así llegan en el ámbito legislativo las fuerzas políticas en la entidad oaxaqueña, donde existen dos partidos locales: Unidad Popular (PUP) y Panal, además de los tres nuevos partidos con registro nacional.

En el orden municipal, Morena también tiene el dominio de los principales ayuntamientos, entre éstos la capital oaxaqueña donde, por cierto, se ha hecho evidente la disputa inter morenista por la candidatura a la presidencia municipal capitalina.

La buscan un presidente municipal, Oswaldo García Jarquín, con aspiraciones de reelegirse a pesar de su cuestionada gestión sobre todo por parálisis en acciones contundentes de gobierno; un aspirante carismático como Jesús Romero López, quien además tiene buena relación con casi todos los actores políticos; y cuadros menos orgánicos como Jesús Ruiz.

En fin, así llega Morena a la elección local de Oaxaca, estado cuya gubernatura ya cree tener en la bolsa para la elección 2022, cuyo proceso electoral iniciará prácticamente concluyendo el proceso electivo concurrente 2020-2021.

Sin embargo, Morena llega desunido, sin haberse logrado sacudirse su accionar tribal. Por más que las “vacas sagradas” del morenismo local se esfuercen en aparentar unión, es lo contrario. Los golpeteos rebasan el ámbito de la natural disputa interna tanto por posiciones dentro de la estructura partidaria como por las candidaturas a cargos de elección popular.

MORENA LE APUESTA AL PASADO 

Bien lo han dicho empresas encuestadoras, los partidos minoritarios deberán basar su éxito electoral en liderazgos locales para los comicios 2021, porque Morena le apostará a la fuerza de dos figura: Andrés Manuel López Obrador y el partido a nivel nacional.

En la sesión de arranque del proceso electoral oaxaqueño se reflejó. El representante de Morena ante el OPL,  Hermes Eduardo Rodríguez se basó en el discurso: “No regresar al pasado”. Y, obvio, aprovechó el foro para hablar de las bonanzas del gobierno federal encabezado por el presidente López Obrador.

Mientras, los representantes del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano cuestionaron aspectos del gobierno federal y su partido.

Po ejemplo, el priista Elías Cortés López refirió: “Ya lo dijo un prominente militante de la 4-T Porfirio Muñoz Ledo: ‘A dos años de distancia, la Transformación no se ve’…La próxima elección no se debe utilizar para polarizar más a la sociedad…”.

Correo: rosyrama@hotmail.com