Abandona Monreal lucha por la CDMX

0
169

Cuando Ricardo Monreal dice que en 2024 va por la Presidencia de la República y que no tiene Plan B, no está blofeando. Sus dichos los está acompañando con hechos, lo que pone más que interesante la adelantadísima lucha morenista por la sucesión presidencial.

A estas alturas del partido, está claro que el líder del Senado es el rebelde de la granja y que, aunque al inicio dijo que era muy pronto para pronunciarse, las circunstancias lo han obligado a tirarse al ruedo.

Luego de que Andrés Manuel López Obrador abrió a mitad de año el juego de la sucesión, y entre sus cartas no mencionó al senador como uno de los posibles, dejó en claro que no le había perdonado haberle hecho el vacío a Claudia Sheinbaum en las elecciones.

Y es que, para justificar su aplastante derrota electoral de junio, tanto la jefa de Gobierno como el matrimonio PadiernaBejarano culparon al zacatecano, a quien acusaron de operar con el enemigo.

Pues gran favor le hicieron al senador, que, si en verdad tuvo el poder de derrotar a la favorita del profesor, con todo y el apoyo oficial del que dispuso, lejos de ser un traidor, es un enemigo formidable.

Tan dolorosa fue la derrota para Sheinbaum, que de Palacio Nacional tuvieron que entrar en su rescate, enviándole refuerzos para buscar levantar su imagen pública. Si bien ese apoyo mandó un mensaje al interior de la 4T de quién es la consentida, también la puso en la lupa.

La maniobra presidencial unió a Marcelo Ebrard y a Monreal, quienes buscarán el apoyo institucional de Morena, pero, en caso de no lograrlo, ambos tienen tentáculos en otros sectores políticos, sociales y empresariales para buscar la candidatura por fuera.

Ésa es su ventaja sobre la jefa de Gobierno, quien sólo tiene el apoyo de López Obrador; fuera de la Ciudad de México, no la conocen.

Su alianza con Ebrard, otro que también advirtió ayer que no se bajará en la búsqueda de la banda presidencial, originó versiones en el sentido de que Monreal iría por la Jefatura de Gobierno en 2024 y por la Presidencia de la República en 2030.

Esa versión corrió, y aunque el zacatecano decía que no estaba en sus planes ir por el gobierno capitalino, nadie le creía. Tan es así que tanto en el Congreso de la CDMX como entre los partidos y alcaldes de la oposición se hablaba de esa posibilidad.

Pues no tiene mucho que Monreal se reunió en una cena privada con los alcaldes de la alianza en la capital del país, a quienes les dijo oficialmente que iría por la grande dentro de tres años, ya sea por Morena o por fuera, y que no lo consideraran para la capital.

O sea, que renunciaba a la lucha política por la CDMX… al menos no para él.

 

CENTAVITOS

Y hablando del Congreso capitalino, parece que ya hubo humo blanco en el reparto de comisiones y, además de que los morenos tuvieron que ceder algunas comisiones VIP, dejaron claro lo divididos que están por sus intereses de grupo. El clan Batres (MartíValentina) va por el control de las de Presupuesto, Administración Pública y Hacienda, por ejemplo. El grupo del exdiputado José Luis Rodríguez reservó la de Asuntos Laborales, Asuntos Político-Electorales, fundamental para la grilla del 2024, y la Auditoría Superior, por medio de Guadalupe Morales. La cosa se pone buena…

¿Es en serio que de nuevo van a rasurar esta columna de la síntesis del Congreso porque a los morenos les molesta? Pobrecitos, creen que si en su síntesis no aparece alguien, deja de existir. El veto de alguna lectura sólo la hace más atractiva, por lo que no me queda más que agradecer una vez más esa distinción.