Guerrero. Policía Comunitaria. Todo inicio para combatir la brujería

0
316

La leyenda dice que la Policía Comunitaria se creó para atender las quejas de “Brujería” -vengó a quejarme pues mi vecina les hizo brujería a mis gallinas y por eso no están poniendo- le dijo a Etelvina Ríos a los “motorizados” allá en una comunidad de la montaña de San Luis Acatlán. Obvio que los policías ignoraron la “denuncia” y no solo eso, abuzaron de su autoridad y varios etcéteras.

Lo cierto es que el origen y desarrollo de ese grupo de SEGURIDAD que operó originalmente en la Montaña Alta de Guerrero al que le dieron el nombre de Policía Comunitaria y que se colocó bajo el paraguas de Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias -Policía Comunitaria- ha estado, desde hace décadas bajo la lupa de Tirios y Troyanos por lo que, si quienes leen este Patrullamiento desean ahondar en datos es recomendable googlear sus preguntas en torno a este tema y verán que ese es un tópico altamente consultado por estudiosos de la Seguridad Interior.

Ahora; existe información que modificará sustancialmente cualquier análisis sobre este tema; para dar detalles de ese ahora, desde la columna de la elocuencia, Hierofante explicará la mencionada base de tal modificación. El abogado lo argumenta así.

-la vida de las leyes estatales 701 y la 777 ha terminado- Hierofante hablaba de la ley que habló del reconocimiento, derechos y cultura de los pueblos y comunidades indígenas del Estado de Guerrero y de la ley que trata el Sistema de Seguridad Pública de esta misma Entidad Federativa; El abogado también explica que fue la Suprema Corte de Justicia de la Nación en una acción de inconstitucionalidad (81/2018) promovida esa por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la que dio fin a esas leyes.

En una explicación magistral el experto en temas inherentes a Políticas Públicas de Seguridad (Pública) explica detalladamente que -con la inoperancia de esas leyes la sedicente Policía Comunitaria ha dejado de existir en todos los espacios legales-.

Ahora solo quedaría leer los comentarios de esta segunda vuelta al tema de “policías comunitarias de Guerrero”.

Desde la cabecera de la mesa, y teniendo frente a él la humeante taza de un buen café de Malinaltepec, Paul von Hindenburg dice.

-Cuando hablamos de seguridad pública, nos referimos a esta obligación que tiene el Estado, de tutelar los derechos ciudadanos y los bienes que estos poseen-. Sonidos de cuerpos acomodándose en los mullidos sillones de piel.

-Para ello- continúa el prusiano, -la propia Carta Magna de México establece la facultad de autoridad civil, con sus Policías preventivos, investigadores y auxiliares, quienes desarrollan tan fundamental labor-.

Todos en sintonía escuchábamos.

-De entrada, podemos ya determinar que, dicha función, no corresponde a las fuerzas armadas, mismas que fueron creadas para defender al país de agresiones provenientes del exterior.

Sin embargo- ahonda Paul, -cuando observamos a soldados y marinos realizando actividades de seguridad pública, podríamos preguntar, entonces, ¿quién tiene la razón?

-Pues bien, – sobra decir que yo estaba sentado a la orilla del sillón -nada es absoluto en las normas que el ser humano ha creado, para convivir en armonía, toda vez que son las circunstancias, el entorno histórico y múltiples factores, los que lo hacen desandar el camino y adaptarse a la realidad objetiva- (no pos sí) pensé

-Ello hace que, ante situaciones en las que la capacidad de respuesta de las corporaciones de seguridad pública se ve comprometida o a punto de ser rebasada, el Estado echa mano de los recursos que el Poder Nacional contiene, a fin de resolver la coyuntura.

De ahí que la actuación del Ejército, Fuerza Aérea y Marina Armada, sea, para estos casos, temporal y subsidiaria-. Más claro ni el mezcal de Chichihualco.

-De prolongarse esta eventualidad- dice enfático-tendría que considerarse el protocolo para activar las acciones que se establecieron en aras de garantizar la Seguridad Interior. Paul von Hindenburg da un sabroso trago a su café y concluye.

-Tal vez, con tan breve comentario, logre dilucidar este asunto-. Silencio sobre el sonido de los datos.

Y sí; el apunte de Hierofante y posterior exposición de Paul von Hindenburg deja más que claro que, hoy, la actividad organizada de la sedicente Policía Comunitaria en Guerrero está fuera de la ley, pero dentro de una lógica y tropical política (¿bananera?)

Es cierto que la población en aquellas zonas necesita condiciones de orden y paz, pero no con esos instrumentos… sea entonces; esperemos más material.

Último patrullaje. – definitivamente, la Política de Relaciones Exteriores del Gobierno de la República está dándole excelentes resultados al Señor presidente de la República; todo deja leer que las principales instituciones del Estado mexicano se consolidan. Daremos follow Up.

Balazo al aire. – Seguridad y sobre esa, más seguridad.

Greguería. – del beso de Cirano de Bergerac al beso de Javier Sicilia hay enormes diferencias.

Oxímoron. – beso para mostrar enojo.

Haikú. – en ese río,

siempre seré pez;

nunca pescado.