El complicado caso de las alianzas de 2021

0
210

La competencia, por lo que se ha visto recientemente, se perfila para 2021 entre dos alianzas. Ambas son calificadas como algo cercano al agua y al aceite, pero lo cierto es que para muchos es la única vía para ganar en un escenario electoral que estará marcado por la polarización. Para algunos, se trata de una unión contra natura, aunque si es la alianza de su partido este detalle desaparece. Y sí, se trata de un tema que ofrece una buena cantidad de complicaciones que conviene revisar en esta ocasión.

 

Escenario complicado

El 2021 será el año de las alianzas, ni duda cabe de eso. El Partido Acción Nacional en su sesión de Consejo Nacional del pasado 5 de diciembre dio luz verde para la conformación de alianzas en las elecciones a diputados federales, con lo que el blanquiazul encabezará 61 de los 300 distritos electorales, 53 para el PRI y 44 para el PRD.

En algunas entidades, como Baja California o Puebla, también se están acordando alianzas entre los tres partidos y buena parte de los candidatos a las 15 gubernaturas en juego podrían ser parte de una coalición.

Y es que, para muchos, incluso con encuestas en mano, es la única vía para derrotar a Morena, que también acudirá en alianza a los comicios del año entrante.

Lo que llama la atención de este tema, es la manera en que se está tratando de descalificar este esfuerzo o de apoyarlo.

La alianza de Acción Nacional con el PRI y el PRD se enfrenta a argumentos tales como: no se puede aliar con un partido corrupto como el tricolor, contradice el discurso histórico que mostraba al PRI como enemigo, no se puede aliar con la izquierda que promueve el aborto, es muestra de que lo único que les interesa es el poder, entre otros que se han hecho públicos en medios y redes sociales.

Pero de la misma manera en que se puede decir esto del panismo, en el caso de Morena también se puede argumentar que no es posible que se vaya en alianza con un partido tan corrupto como el Verde, que contradice las críticas anteriores de su líder y fundador en contra de dicha organización, que no se puede aliar con un partido que representa a la extrema izquierda y vinculado con Salinas como es el PT y que es una muestra de que lo que les motiva retener el poder.

No obstante, las encuestas han mostrado que si va en solitario el PAN o Morena no la tendrían tan fácil, por lo que necesitan acudir a las elecciones arropados por la figura de una alianza que les permita esconder sus emblemas electorales.

Otro argumento a favor de estas alianzas, es que es una forma de asegurar el triunfo, aunque la campaña electoral anticipa una competencia muy dura que podría darnos varias sorpresas.

Pero también hay otras aristas de este tema que conviene tener en cuenta:

Para quien piensa que el voto duro será definitivo en estas elecciones, valdría la pena que revisara si esto se mantiene ante los estudios de opinión que muestran que hay un alto porcentaje de indecisos, incluso en algunos casos en porcentajes superiores al 50%.

El caso del PRI también muestra que el tema electoral en estos momentos requiere horas extras para tener una mejor comprensión del asunto.

Se trata del partido con más rechazo entre los electores, el que está asociado a la corrupción y el que se ha mostrado como el enemigo histórico de sus ahora aliados. Movimiento Ciudadano ha rechazado formar parte de esta alianza, precisamente por el PRI y busca capitalizar el voto de quienes concuerdan con esta apreciación.

De igual manera, como se ha mostrado en las conferencias mañaneras, la campaña de Morena descansará en argumentos como el intento de los opositores de López Obrador de regresar al régimen de privilegios y corrupción, pues por algo el ahora presidente ha pasado años culpando de todos los males de México al PRIAN, algo que ahora parece darle la razón ante la conformación de la mencionada alianza.

Pero del otro lado de la cancha se piensa que ante los evidentes errores cometidos por el gobierno lopezobradoristas, como los casos de corrupción denunciados, la crisis económica, la crisis sanitaria y la de inseguridad, los ciudadanos van a votar para sacar de la mayoría legislativa a un partido que se ha mostrado igual que los demás, aunque más incompetente.

Recordemos que Vicente Fox en 2003 intentó aumentar el número de diputados panistas en las elecciones intermedias de ese año con el lema “quítale el freno al cambio”, pero sus errores redujeron la bancada panista y tuvo que gobernar gracias a acuerdos con el PRI.

Lo que ahora recibirá la atención es la postulación de candidatos, algo que nos mostrará si se va en serio para ofrecer algo atractivo a los electores o es un simple acomodo para que los nombres de siempre vuelvan a estar en campaña.

Tal parece que los partidos y sus alianzas y los temas de campaña ya se han definido, faltan los candidatos y las campañas, que nos mostrarán una lucha sin cuartel en la todo será válido para ganar el poder, incluso un presidente echando porras a sus correligionarios, aun violando la ley.

@AReyesVigueras