Adiós Plan Mérida… pero

0
321

Hablaremos hoy del Grupo de Alto Nivel de Seguridad Mexico -Estados Unidos. Créanlo; Paul von Hindenburg sabe lo que dice.

Sin más Paul y yo, establecimos diálogo sobre el tema. Sabidos de que los lectores de esta columna están enganchados en la misma cinta decidimos saltar uno detrás de otro rápido y sin previa introducción.

Paul von Hindenburg se hace de la Columna de la Elocuencia y desde ahí se lanza sobre el tema:

-La instalación de esta “nueva” instancia para coordinar el trabajo de seguridad entre ambos países, sugiere una propuesta reciente. Mas no es así!

Hace décadas que, con denominaciones diversas, se pretende llevar a cabo un trabajo conjunto, que genere resultados y ofrezca la ansiada seguridad. Esa que tiene tantos apellidos, como ámbitos, niveles y actores se requiera cubrir: nacional; interior; publica; cibernética; industrial y un largo etcétera.

Este grupo de alto nivel al que hoy ponemos atención, parece siempre el indicado. Incluso se antoja de simple manejo, pero en la realidad será muy complicado operarlo, en virtud de la diferencia de recursos que cada país pondrá en juego, es decir, el poder nacional de México no se compara con el de sus  vecinos del norte.

Igual parece respetuoso, según se indica explícitamente, de la soberanía de los participantes. Pero los datos históricos confirman que “ellos” (los Green/go’s) nunca la han respetado.

La operación de este grupo parece asumirse de común acuerdo; pero sabemos por experiencia, que (Los güeros) tratarán de imponer su agenda.

Pretenden presentarlo como una buena y actual solución, sin embargo, vemos “más de lo mismo”.

A esta escéptica visión, debemos agregar, como factores a considerar: La intención, a veces demasiado explícita, de las autoridades civiles, muchos legisladores y algunos ciudadanos desorientados, de hacer hasta lo imposible por evitar la participación de las Fuerzas Armadas en funciones que no sean de Defensa.

Sin reparar en que la actuación de estas, es necesaria, dada la incapacidad de los cuerpos policiales en el país.

No es que a SeDeNa y SeMar les agrade. Es que comprenden la necesidad de no “entregar la plaza” sin resistencia.

Por otra parte, todo lo anterior evidencia el insoslayable, cuanto impostergable requerimiento de que la Guardia Nacional consolide su estructuración, así como su despliegue estratégico. Pero que igual, oriente con prioridad su actuación, a garantizar el orden interno.

Este debe ser el futuro inmediato de tan importante cuerpo armado.

Deberán defender su posición, a ultranza, ante tanto manipuleo del poder civil, si no quiere terminar como un fracaso más, de los intentos de México por entrar a un periodo de seguridad interior que facilite el reforzamiento y madurez de su incipiente democracia.

Entonces, la operación del Grupo de Alto Nivel en comento: ni es nueva; tampoco fácil; deberá hacer realidad el respeto mutuo a las soberanías respectivas y deja, al final, una conclusión: Hay mucho por hacer!

Más, no debemos desesperar.

Debemos si, perseverar!

Es cuanto!-.

Paul von Hindenburg baja de la parte alta del taller.

Siempre acompañado por nuestra mirada, al pasar junto al libro extiende la mano y toma y deja energía.

Es definitivo; desde el nacimiento de la República Mexicana el Gobierno de Washington ha estado inmerso en las entrañas de esta mágica nación. Y por más “lecturas inteligentes” y despliegue de tecnología que los WASP desarrollen jamás entenderán que quiso decir Pedro Páramo o, en que pensaba Frida Kahlo cuando escogía los colores.

La exposición de Paul von Hindenburg abrió las mentes de los miembros de este laico pero bendecido Think Tank .. ¿vendrán más ideas?… obvio si.

Último patrullaje.- invito a Neale Donald Walsh y a Miguel Ruiz a acercarse al Tanque de Ideas y ahí, juntos, dialogar hasta hacer de nuestras verdades una sola.

Balazo al aire.- abriendo temas para la mesa.

Greguería.- el final, se acerca ya… ¡pero nada de esperarlo serenamente!

Oximoron.- Pánico tranquilo.

Hayku.- la piel de tu mano es,

puerta del cielo;

casa de Dios.