El INE al desnudo y Córdova, desnudado

0
174

Y donde ponemos Córdova, ponemos Ciro Murayama. Su “Circo” Murayama merece también algunos apuntamientos que precisan su incoherencia y la chapuza de sus reflexiones. Ese consejero no es imparcial y apolítico, y eso sí viola la ley que describe su cargo.

En cuanto al INE, sus reveses en la Corte han sido estupendos. El mandato legal es que organice la revocación de mandato. Y se limite a ello. Su función no es ser juez y parte ni posicionarse políticamente como lo ha hecho. Lo ha hecho –sobre todo por boca de ese impresentable par– y al hacerlo, viola su naturaleza y su razón de ser. Sí, que el INE organice la revocación de mandato, sí, la que evaden los que odian a López (eso hacen) y tanto piden que se marche –algunos, tronándole los dedos (como FRENAAA) y otros a punta de su rabia y su desquicio, porque ya no entienden que no entienden–  pero siendo consulta constitucional (que alegan no serlo otras) no quieren que les pregunten para decir que no. Pretenden revertir esta frase aplaudiendo al caricaturista Alarcón, no consiguiéndolo. Les pica que les pregunten si quieren como quieren que se marche López, mas están dispuestos a responder no, porque no hay quien los entienda. Ni siquiera ellos mismos.

Sí, la revocación es la oportunidad estupenda para que los opositores a López voten para que se marche. En bandeja de plata y no la toman. Sí, se legalizó tal revocación cuando aún no era tan fuerte su odio, hoy lo es, aprovéchenla. Es tonto decir: no, no lo haremos porque es ensalzar a López. Esa es su visión (muy panista, por cierto) y es muy equivocada. Abstenerse de participar solo demuestra su incoherencia como opositores y sus ganas de fastidiar 6 años pero, ojo, sin proponer nada, sin hacerse una autocrítica obligadísima a sus gestiones pasadas recientes como opositores gobernando y mostrándose ya no digamos solo mendaces y mezquinos los opositores (para una transformación de cuarta, la oposición de quinta que tenemos) sino que muestran una incoherencia como la de tantos opositores a López viajando por doquier, mientras gritan en redes qué mal manejada está la pandemia. Obtusos y ridículos.

Ahora, Si “mi INE nos une”, mi Lencho nos desune con sus diatribas y tonterías al por mayor. El tipo además de ser una vergüenza para la democracia a secas, usa al INE de manera facciosa, igual que Murayama montándose su “Circo” Murayama. Se denuncia. Ahora dicen “El INE nos une”. Pues sale lo mismo.

Lorenzo Córdova pretende desde el inicio de su controversia con el gobierno mexicano el casar a México con el INE, pero como si el INE fuera impoluto y químicamente puro. Y no lo es porque en lo contrario lo ha convertido Córdova y sus subalternos. Su conducta es de una bajeza y tramposo proceder, que denunciarlo es lo menos. Y hacerlo no es atentar contra la democracia como tramposamente arguye para defender sus prebendas y su intocado e insultante sueldazo injustificable, que se niega a rebajar en un país con pandemia. Y que no tiene elecciones todos los días. Nos sale brutalmente carísimo el señor. Y encima como si estuviéramos obligados a aguantar su chulería. Pues no. Se denuncia.

 Así que, el INE es valioso, su titular es una vergüenza. Y está debidamente denunciado penalmente y sus consejeros por torcer la ley y lo sabe perfectamente bien. Y sabe que procede hacerlo. Ya se ve que los asesores de Córdova parecen astutos creando frasecillas dolientes como “Mi INE nos une” (ergo, quien lo señale ¿nos desune? ¡Ja!) para usarlas de escudo contra los procedentes señalamientos a su chulería, el despilfarro de Córdova, la violación de la ley por ser parcial y tanta mentecatez en el manejo del INE. Señalar al INE robustece la democracia, porque lo que la debilitaría es callarse las trapacerías y despilfarros del INE o aplaudírselas. Hay que distinguir: el INE es valioso. Es caro gracias a tener que blindar elecciones contra los fraudes del PRI. El PRI de todas formas se brinca las reglas, como en 2012 gastándose 27 veces más de lo autorizado, para apuntalar a Peña Nieto. Sí, como partido no tiene remedio y no nos deja más remedio que señalarlo; y otra, son los despilfarros y el sueldazo del señor consejero presidente, denunciables. Que nadie se equivoque en sus valoraciones ni pretenda embustes con ello. Y no saquemos las cosas de quicio, que la cosa está muy clara.

Murayama ha escrito insensateces muy reprobables en El País y el INE lo reprodujo en su espacio Central electoral, pagado por todos nosotros. Así que no es la opinión neutral de un Murayama ciudadano, sino como lo que es: de un consejero y es grave lo que revela. Sarta de inconsistencias ha dicho. Califica la revocación de mandato, cosa que no debiera. La llama trampa. ¿Perdona? No está en sus facultades calificar lo ya legal ni posicionarse sobre ejercicios electorales constitucionales. Brutal el consejero. Pero …si es trampa, ya puede renunciar a su cargo si tanto le fastidia tener que sacarla adelante. Que para eso le pagan los ciudadanos. Califica entonces de trampa la Constitución que nos rige a todos. Es una vergüenza este consejero y no es apto para defender la democracia mexicana. En su artículo del 23 de noviembre de 2021 apunta que el presidente tiene alta aprobación como para que la convoque. El seño consejero carece de facultades para posicionarse sobre un ejercicio electoral constitucional. La Constitución recuérdese al ignorante consejero parcial, no precisa que cuando el mandatario llegue a cierto porcentaje de aprobación, podría convocar y antes no. Convocar, ergo, no es competencia ni incumbencia del señor Murayama. Hay que recordárselo, entonces, para que no vaya engatusando lectores, desencaminándolos. El sujeto ¿está atrapado en un conflicto de intereses? sí.

Se curaba en salud en noviembre de 2021 cuando intentaba el INE desistirse de impulsar esa revocación; aquella que la autoridad le obligaría a ejecutar. Que palabras tan torcidas y que expresiones tan burdas suelta el seño consejero. Enmendemos la plana al tan indebidamente parcial Murayama, que apunta sin facultades para ello: “Si la revocación se toma en serio, su posible consecuencia directa, la interrupción de un mandato, puede tener efectos serios sobre la estabilidad política, económica y social del país. Baste decir que en México desde 1932 ningún presidente ha dejado de cumplir con su periodo de Gobierno.” Pues bien: habrá despistados que se traguen estas palabras dichas por alguien que a lo más, escribió un “puede” como aseveración. La respuesta es: pues como pue’ que sí, pue’ que no suceda y pinta para alharaca o supuesto lo soltado sin ton ni son. Y se equivoca, es desde 1940 que los presidentes terminan su mandato.

En su último revés en la Corte –es absurdo suponer que la Cámara de Diputados debe repetir un presupuesto anual y con ello, dotarlo del dinero que ha despilfarrado– Córdova queda expuesto y eso es tanto más importante que hacer la revocación de mandato. Así que podrá salir fea con bajo presupuesto, pero que Córdova mantenga su sueldazo injustificable, sus caros asesores, sus prebendas y los despilfarros exhibidos al INE, de lo que ya nadie duda si quiere informarse, eso no se lo quita ya ni con lejía, porque ya quedó debidamente exhibido. Sí, cualquiera puede constatar que cualquier changarro donde se monta el INE, aun con el alto presupuesto antes recibido, trabaja de manera apenas con lo suficiente. Casi paupérrimos. Otra cosa es su alta burocracia: comida gourmet a consejeros, motos y alimento de mascotas ya deja ver la frivolidad de Lorenzo Córdova y de sus defensores, más sus descarados amparos defendiendo su sueldazo. Eso es lo expuesto e indefendible y quienes persisten en defenderlo y a ese estado de cosas, en la amañada contracampaña de decir que se atenta contra la democracia por denunciar estos despilfarros, solo atentan contra la inteligencia de los ciudadanos. Merecen un tantito de “por favor”. El INE es muy valioso, su dirigente es una vergüenza. Distingamos cada cosa y no saquemos las cosas de quicio.

Aceptar sin más un INE caro per se, es mediocre. Es inaceptable. México merece una democracia no dispendiosa y cara como la que tiene con sello Córdova. Y debe decirse a voz en cuello. Y que lo entienda Córdova: le pida o no el supuesto dinero faltante para la revocación de mandato a Hacienda, estará en un callejón sin salida. Si no lo obtiene, se exhibe. Si no se baja sueldazo y prebendas, se exhibe. Si no les cobra sus multas a los partidos que se afirma no les ha cobrado, se exhibe. Y si lo obtiene se exhibe, si no recompone sus gastos y excesos de despilfarro. Ardido, no entiende que está en la mira de la opinión pública y justo donde lo quería López Obrador. Eso es mucho más significativo que hacer una revocación de mandato o su resultado. Y no acaba ni de enterarse ni de entenderlo. Su video histriónico no deja boquiabierto salvo a los despistados y miente al decir que se hizo lo posible. No, su sueldazo está aún intacto, intocado por sí mismo. Así que no hizo lo posible para obtener más recursos y medirse.