¿Por qué desgastar innecesariamente al mandatario?

0
141

Probablemente, los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) otra vez se enfrasquen en una prolongada discusión que termine en una cerradísima votación sobre la acción de inconstitucionalidad promovida por la oposición en contra de la segunda porción normativa de la pregunta para la consulta de la Revocación de Mandato.

¿Votación a favor o en contra? Es impredecible. Cada Ministro es un mundo, aun cuando su función elemental es garantizar el respeto a la Constitución Política. Y la cumplen, aunque para ello en ocasiones se vean prácticamente obligados a darle la vuelta a las aberraciones de los autores de normas que parecen contrarias a la Carta Magna.

Como, por ejemplo, cuando modificaron la pregunta de la Consulta Popular para enjuiciar políticamente a los Expresidentes de la República. ¿Recuerdan?

En fin, ahora el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo propone declarar inválida la segunda porción de la pregunta para el proceso de Revocación del Mandato, establecida en la fracción V de la Ley Federal de la materia.

La pregunta dice: “¿Estaìs de acuerdo en que a (nombre), Presidente/a de los Estados Unidos Mexicanos, se le revoque el mandato por peìrdida de la confianza o siga en la Presidencia de la Repuìblica hasta que termine su periodo?” 

La porción normativa a proponerse invalidar es: “¿O siga en la Presidencia de la Repuìblica hasta que termine su periodo?” 

Está porción, como sostiene el ministro Pardo Rebolledo en su proyecto de resolución, desnaturaliza la figura de Revocación de Mandato y abre la puerta a la Ratificación en el cargo al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Y miren, no se trata de llevarle la contra al mandatario nacional, ni a Morena, sino de cuidar el espíritu constitucional de la figura de Revocación de Mandato, la cual se desvirtúa y hasta se pervierte con una doble pregunta en los términos planteados en la Ley Federal de la materia.

¿Para qué en una sola pregunta, dos opciones de diferente naturaleza?: Revocar o seguir (ratificación).

¡No hay necesidad!

Como harto se ha dicho (y también lo hemos dicho), la pregunta debió quedar en los términos de la primera porción: “¿Estaìs de acuerdo en que a (nombre), Presidente/a de los Estados Unidos Mexicanos, se le revoque el mandato por peìrdida de la confianza?”

Un resultado negativo mayoritario (o sea, un “no” por la revocación del mandato), implicaría la permanencia de AMLO en la Presidencia de la República hasta concluir el periodo constitucional para el cual fue electo.

¿Entonces para qué preguntar a la ciudadanía si está de acuerdo en que “siga”? O sea, ¿por qué la opción de la ratificación?

Cosa que evidencia miedo, y hasta desata conjeturas sobre intenciones reeleccionistas, las cuales, por cierto, López Obrador negó tener. Y debemos concederle el beneficio de la duda, pues, además para reelegirlo sería necesario reformar la Constitución Política y la ley electoral secundaria antes del inicio del próximo proceso electoral presidencial.

Los asesores del presidente López Obrador y Morena y aliados, vía sus legisladores en el Congreso de la Unión, deberían cuidar la imagen de AMLO. La desgastan innecesariamente cuando él a más de tres años de su mandato todavía tiene una alta aceptación ciudadana.

Por lo tanto, está por demás pretender amarrar la permanencia de Andrés Manuel a través de la figura de la ratificación. Seguramente en la próxima jornada del proceso de Revocación de Mandato, la mayoría de ciudadanía que acuda a las casillas electorales votará por el “no” a la revocación.

En fin, a ver cómo resuelve el Pleno de la Corte la acción de inconstitucionalidad: Si la mayoría de los ministros y ministras se adhiere a la propuesta de Pardo Rebolledo; o por el contrario, en cuyo caso cabe hasta la posibilidad de que en la sesión ex profeso lleguen con un nuevo proyecto o lo rehagan sobre la marcha para el respectivo engrose.

Correo: rosyrama@hotmail.com