No traicionar

0
95

La bandera de la honestidad de amlo, su argumento moral es no traicionar. Sin embargo, al que calificó como “si fuera mi hermano”, Julio Scherer Ibarra, ya le advirtió, “que se defienda como pueda”.

Y es qué hay dos asuntos que tienen muy inquieto al presidente: la indagación en Estados Unidos de dos de sus hijos: José Ramón y Andrés y ahora el delicadísimo conflicto de Scherer que incluso despertó declaraciones de Olga Sánchez Cordero contra el exconsejero jurídico. Se queja de que intervino en atribuciones que no le correspondía y destapó el pleito entre la oficina jurídica de la presidencia y la secretaria de gobernación.

Ya se sabe de la existencia de un grupo conocido como Grupo de Judicialización, integrado por funcionarios de la Fiscalía General de la República, de la Unidad de Inteligencia Financiera, de la Consejería Jurídica de la Presidencia, de las secretarías de la Defensa y de la Marina, del Centro Nacional de Inteligencia, así como representantes del Poder Judicial.

Esta convivencia fue promovida y organizada por exconsejero jurídico Julio Scherer desde la Presidencia. La intención y objetivo era fortalecer un núcleo de profesionales en materia jurídica que tuviera la capacidad de operar contra el crimen organizado y narcotraficantes.

Nada de esto en realidad se pudo concretar luego del “culiacanazo” y las declaraciones presidenciales defendiendo los “derechos” de los delincuentes “porque también son seres humanos”.

Así este cuerpo altamente especializado dejó a la libre a los criminarles para perseguir a enemigos políticos de la 4aT. abriendo expedientes e intentar obtener información a cambio de privilegios. Por ello el rompimiento con la entonces titular de gobernación Sánchez Cordero.

El presidente anda inquieto con esto porque este grupo se fortalecía ajustando las leyes a fines políticos y de acuerdo a los personajes, y toda esta información ya está en manos de despachos de abogados en los Estados Unidos.

“Libertad por libertad…”, con esas tres palabras, unos abogados que se presentaron como “cercanos” al consejero Jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, resumieron la “oferta” que acababan de hacerle, según consta en la denuncia que presentó Juan Collado, quien permanece en prisión desde 2019, acusado de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Se cuenta que la familia de Collado ya entró en contacto con la firma Quinn Emanuel Urqhuart & Sullivan LLP con sede en Washington. El asunto puede crecer porque la demanda de Collado irá contra Scherer y el Estado mexicano. Así de fuerte se viene el conflicto. Por ello el presidente está muy enojado, el caso de sus hijos y de Scherer pueden detonar, por las instituciones estadounidenses, un bombazo directo al corazón de la 4aT y su moral.
Conductor del programa VaEnSerio mexiquensetv canal 34.2 (izzi 135)