El arte de destapar

0
103

Por Andrés Manuel López Obrador

El antiguo régimen fue creando todo un sistema, un andamiaje de simulación que no pudo ni siquiera la Revolución arrancar, porque todo eso se estableció durante 34 años de dominación de Porfirio Díaz.

Es un poco lo que nos está costando arrancar de raíz la política neoliberal, sobre todo, de corrupción y de privilegios porque, así como el porfiriato fueron 34 años, ahora en el neoliberalismo fueron 36 años, y llegaron a influir hasta en el pensamiento.

Afortunadamente no nos equivocamos cuando planteamos que era necesaria una transformación, no un cambio de gobierno, sino algo más profundo: acabar con la corrupción, buscar la igualdad y fortalecer valores culturales, morales, espirituales y arrancar de raíz el régimen corrupto de injusticias y de privilegios.

Cuando Porfirio Díaz, se creó lo del ‘tapado’. Por eso estos antecedentes, y muchas cosas. La simulación de que la Constitución y las leyes se respetaban en la forma, nunca dejaron de haber elecciones, pero se violaban las leyes, la Constitución en el fondo. Y claro que había elecciones, nada más que Porfirio Díaz, en el caso de las candidaturas federales, mandaba las listas con las palomas mensajeras y los que aparecían en las listas eran los que salían de candidatos.

Eso viene de tiempo atrás. Él sabía cómo iba a quedar la Cámara de Diputados, cómo iba a quedar la Cámara de Senadores, a diferencia de Madero, que era un auténtico demócrata, por eso es nuestro Apóstol de la Democracia, que se enteraba de los resultados por los medios, por la prensa.

Entonces, de ese tiempo viene el ‘tapado’. Su primer ‘tapado’, el primer ‘tapado’ de la historia de México fue su compadre Manuel González. Porque él llegó con la bandera de la no reelección y derrocó a Sebastián Lerdo de Tejada, incluso ya había enfrentado antes a Juárez, lo acusaba también de no querer dejar la Presidencia. Y luego muere el presidente Juárez, lo sustituye Lerdo y él se levanta en armas, primero con el Plan de la Noria, en contra de Juárez, luego el Plan de Tuxtepec en contra de Lerdo y triunfa con la bandera de la no reelección, fíjense.

Y claro, llega, y eran periodos de cuatro años y no se podía a la primera reelegir, tenía que cambiar la Constitución y dejar pasar un tiempo, entonces necesitaba alguien cercano a él como palero, pelele, y convoca, dice ¿no?, dice: ‘A ver ¿quiénes?’ y salen como 10 que querían sustituirlo, pero él se guarda, se guarda, se guarda hasta lo último a su compadre, a Manuel González.

Y en su momento viene el destape y empiezan los generales militares, que eran los jefes de las distintas zonas, era los hombres fuertes que tenía, a mandar telegramas ¿no?, ‘acá en Yucatán todos estamos a favor de Manuel González’ en Nuevo León todos con el manco —porque le faltaba un brazo— acá todos, vemos muy bien al héroe de la defensa del sitio de Puebla’ y así y ya todos los demás pues…

Así era el tapado.

Y luego el besamanos también lo creó él y el acarreo, y la simulación, decir una cosa y hacer otra.

La Revolución no pudo con eso. Por eso don Daniel Cosío Villegas decía: ‘Ya no está don Porfirio, pero quedó doña Porfiria’, porque esas prácticas se siguieron llevando, aplicándose.

Entonces lo del ‘tapado’ viene de ahí.

Acuérdense cómo decía don Fidel Velázquez: ‘El que se mueve no sale en la foto’.

¿Y cómo era hasta hace poco?

De repente a don Fidel le hablaba el presidente y ahí iba don Fidel a la secretaría del que iba a ser, del candidato, que automáticamente se convertía en el presidente porque las elecciones eran un trámite.

Y llegaba allá don Fidel. ‘Todas las fuerzas vivas, el sector obrero está con usted’, y ahí venía la cargada, que eso es lo otro, la CNN, la CNOP, los empresarios y ya, vámonos. Así era.

Bueno, nosotros queremos una transformación, ya no queremos que haya ‘tapados’ ni ‘tapadas’, que todo el que quiera, como está establecido en la Constitución, todos los mexicanos tenemos derecho a votar y a ser votados, entonces que el que quiera participar, pues que lo haga.

Mi consejo, no sólo para un partido, para todos, es de que ahora hay la posibilidad de saber quién es quién con la aplicación de encuestas, y hay empresas serias.

Y la encuesta es un método confiable si se aplica bien, es un instrumento estadístico que no falla; claro, cuando es profesional, porque hay encuestas ‘cuchareadas’. Ya no quiero hablar de eso, pero…

Entonces, en su momento los partidos hacen la encuesta y dicen, a ver, le preguntan a la gente:

—¿Lo conoces? ¿La conoces?’

—Sí.

—¿Qué opinión tienes de ella o de él? Buena, mala, regular. ¿Es honesta, es honesto?

Que eso es bueno, interesantísimo, muy importante. Como decía un maestro allá en Chiapas, que le pregunté sobre un político y le digo: ‘Y este personaje —le dije al maestro— que quería yo saber ¿es honrado?, me contesta con la sabiduría que tiene nuestro pueblo, dice. ‘Honradón’.

Entonces, ahí en la encuesta se pregunta, dice: ‘¿Te gustaría que fuese candidato del partido tal?, y la gente dice.

Y luego: ‘Si fuesen candidatos de este partido esta compañera, este compañero, y del otro partido esta compañera, este compañero, ¿por quién votarías?’ Entonces, ahí se va viendo.

¿Qué es lo que yo planteo?

Que todo el que quiera, que participe en la encuesta.

¿Quién va a decidir?

Pues la gente, al que la gente quiera.

¿Y yo a quién voy a apoyar?

Al que salga mejor en la encuesta.

 Ahí está, la mayoría, ya. Esas son, pero estas son encuestas de otro tipo, estoy hablando a una encuesta que se aplica en su momento, incluso acordada.

Les voy a poner algunos ejemplos, porque esto es muy interesante. Cuando se creó un nuevo partido al que yo dirigí, que tengo ahorita licencia, pero yo contribuí junto con mujeres, hombres a crearlo, es el partido Morena, pusimos dos cosas en los estatutos.

Y en ese entonces, como pensaban que no significábamos mucho, como decía el presidente Calderón después del fraude, que yo me dediqué a recorrer los pueblos, y gracias a eso me vinculé más a la gente y me protegí, porque iba yo a los pueblos y me reunía yo con cinco, con 10, con 15, con 20 gentes, y le preguntaban a Calderón, una vez le preguntaron y dijo: ‘No, ahí anda, se reúne con tres, con cuatro, con cinco’.

Bueno, así no se dieron cuenta y en el estatuto de ese partido se estableció lo de las encuestas, porque si se hubiesen dado cuenta de lo que significaba en un momento dado no lo hubiesen aprobado.

¿Por qué?

Porque, si no está en el estatuto el método de la encuesta para la elección de candidato, no se podría hacer y entonces ¿qué queda?

Dicen: ‘No, democracia’. Imagínense a un partido opositor. Antes, y no estoy hablando al tanteo, los que gobernaban, ellos ponían a los candidatos de la oposición, candidatos a modo.

Entonces, con la encuesta queda establecido de que se puede.

Y lo otro, que también fue un avance, es que en el estatuto quedó establecido lo de la insaculación, que se burlaban de que fuese por sorteo para los diputados plurinominales.

Porque, ¿cómo era antes?

Pues los achichincles de los líderes, hasta familiares eran los que entraban a los cargos y mucha gente, militantes, nunca podían llegar a un cargo de representación.

Me acuerdo que se burlaban, porque decían: ‘Es que se necesita conocimiento, se necesita gente preparada, que sepa de lo legislativo, que sea parlamentario’. No, lo que se necesita es honradez y tener vergüenza. Si hay legisladores que estudian hasta en el extranjero y tienen hasta nivel de doctorado y se han prestado para aprobar leyes en contra del pueblo, actúan como traidores a la patria; en cambio, hay campesinos, hay obreros, comerciantes que vienen del pueblo y no se venden y actúan con integridad.

Bueno, todo eso se logró en el estatuto y cuando en el 2012 venía la elección y teníamos que resolver quién iba a ser candidato a la Presidencia pues habían dos en ese entonces: el que habla y Marcelo. Y llegamos al acuerdo: Vámonos a la encuesta, y le gané a Marcelo no por mucho, porque tenía bastante simpatía.

Pero lo importante, lo importante es de que, aunque lo estaban malaconsejando, porque siempre hay cantos de la sirena, porque buscan dividir, Marcelo se puso ceras, cera en los oídos y no escuchó el canto de las sirenas, y actuó con rectitud y reconoció el resultado de la encuesta.

Entonces, ya hay esos antecedentes. Entonces, lo que quieran, a la encuesta. Desde luego, no tantos, porque técnicamente también no se puede hacer una encuesta de 20, pero si son cinco sí, se hace la encuesta y ahí se decide, se resuelve.

Y en el caso de Adán lo que hice ayer fue preguntarle a los legisladores, pero no sobre la Presidencia, les pregunté, porque sabía yo que esa iba a ser la respuesta, si consideraban que era un buen secretario de Gobernación y entonces contestaron: ‘Sí’. Y, la verdad, que es un extraordinario secretario de Gobernación.

Lo otro no me corresponde a mí, ya lo otro va a ser un asunto del pueblo, no es conmigo, es con la gente. Yo lo que puedo decir es que Adán está ayudándome mucho como secretario de Gobernación.

Pero no sólo se trata, si se está pensando en eso, en Adán, no, podría decir que la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, es de primera, íntegra, honesta; y podría decir lo mismo de Marcelo Ebrard.

Donde no veo que haya materia es en el bloque conservador. Bueno, sí hay, está Loret de Mola, Chumel, Denise Dresser, Carmen Aristegui, la esposa del expresidente Calderón, Quadri. ¿Quién más? Diego podría, sí. Ayúdenme. Son… Ah, este Claudio X. González, Alejandro Moreno.

¿Cómo se llama el dirigente del PAN? Marko Cortés. Hay otro que también ya se destapó. Mauricio Vila, Zepeda, hay muchísimos.

Pero en el flanco progresista pues veo que hay también son muy buenos, ¿eh?, mucho muy buenos. Pero al final va a ser el pueblo el que va a decidir, no es el presidente ya, lo otro, el llamado ‘dedazo’, no, no, no, eso ya se acabó, es el pueblo. En la democracia el pueblo decide, el pueblo elige.

¿Por qué estoy yo de presidente?

Por el pueblo. ¿O fue un ‘dedazo’? ¿O me impusieron los que se sentían dueños del país? ¿O me impusieron los medios, hicieron una telenovela de mí?

(Conferencia mañanera del viernes 29 de abril).