Incitatus

0
67

Xóchitl Patricia Campos López

El artículo de Ignacio Juárez Galindo en Hipócrita Lector permite entender que Alejandro Armenta es el punto final de la marcha tenebrosa de Morena al desastre electoral en Puebla. Aunque la intelligentsia editorial del periódico cuestiona el sentido aldeano que algunos actores le atribuyen a la política local ¿Qué otro significado tiene la cabalgata? Puebla es una ínsula autoritaria donde los “hombres de a caballo” siguen controlando, como los rurales de horca y cuchilla, las riendas de la entidad. La cabalgata del poder no deja lugar a dudas del estado que guarda la ética de la clase política poblana. Puebla es más que próxima al Distrito Federal (CDMX), pero es el Vladivostok de Palacio Nacional.

Si Miguel Barbosa fue sorprendido por los mensajes de un Burro, con “los caballos de allá mesmo” quedó apanicado finalmente. El evento constituye una demostración de fuerza contra el gobierno de AMLO, pero, sobre todo, contra Barbosa como líder de partido. Atinadamente lo describió y expuso Ignacio Juárez, los Mier y Morena simplemente lastiman al máximo la rentabilidad electoral y aprobación de Andrés Manuel López Obrador, el transfuguismo es señal de ineficacia e incompetencia; aunque cambian los aparejos siempre serán las mismas mulas, los Mier no dejan de ser priistas. Y las fuerzas vivas de Morena en Puebla, nada más no pueden, son históricamente vulnerables a un sistema político que los anula en todo tiempo y lugar.

La cabalgata del poder sólo tendrá una consecuencia: la alternancia política en Puebla. ¿Qué electorado morenista podría tener Alejandro Armenta y sus compañeros jinetes? Ninguno. Inclusive sería más coherente que se devolviera al PRIANRD, hasta podría restructurar los comités corporativos del extinto Partido Oficial. La cabalgata puede ser una rémora de los compañeros en los buenos tiempos del partidazo.

La escasez de liderazgos y el suicidio político constante hacen inviable la permanencia de Morena en la posesión del ejecutivo estatal. La cabalgata es sinónimo de autodestrucción para Alejandro Armenta y los jefes reales del Movimiento de Regeneración Nacional. No hay candidatos positivos para la sucesión política en Puebla por parte de Morena y las menciones que Miguel Barbosa señala sobre algunos liderazgos, son representativos de personajes desconocidos en la entidad.

Morena ha tenido una relación complicada con los protagonistas de estos procesos, inclusive puede señalarse que se está viviendo una ruptura del Movimiento de Regeneración Nacional, cuya resultante es difícil de entender en la prospectiva poblana. Puebla se advierte como uno de los estados donde los grupos conservadores empiezan a recuperar bastiones regionales, bases sociales y simpatizantes electorales; gracias a los desatinos de un gobierno y un partido que se excluyen mutuamente.

¿Cuál fue la intención de Alejandro Armenta al acompañarse de los “hombres de a caballo”? ¿Será suficiente la creación de estructuras alternativas al partido para alcanzar el poder estatal? ¿Alejandro Armenta se siente Vicente Fox? No están dadas las condiciones para crear Comités Amigos de Armenta, la propia oposición encuentra conflictos para organizarse frente al discurso presidencial lopezobradorista. Armenta, como Ricardo Monreal, está en fuga de Morena; pero a diferencia del Senador, su salida y actuación perjudica notablemente al partido guinda.