¿Visita de cortesía?

0
266

Y nuevamente AMLO fue a la Casa Blanca a dar clases de economía y de historia. Nada más que se equivoca de sitio, de tiempo y de lugar. Fue a decirle a Biden que nuestra gasolina es más barata, cómo aprovechar la migración para sanear su economía, le informo que China es más poderosa y de paso, justo ahí, atacó a los conservadores.

Adicional, mientras en México establece un pleito con la iglesia, allá rinde tributo al reverendo Martín Luther King quien fuera presidente de la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano.

Las primeras respuestas de Biden: la fábrica del mundo somos nosotros no China, aquí hay liberales, moderados, conservadores y ultra conservadores esperando que los republicanos sean aún más conservadores.

AMLO llega a la casa más poderosa del continente luego de boicotear la Cumbre de las Américas y proponer destruir su estatua de la libertad. Por ello Biden, entre otras cosas no salió a recibirlo, le mandó  a su jefe de protocolo y le dieron un trato de segunda. Aún así y con su reducida percepción, AMLO entró a la Sala Oval a “ilustrar” a Biden en un ejercicio políticamente equivocado.

Es más Kamala Harris la vicepresidenta fue quien realmente cumplió la agenda mientras que Biden intentaba, literalmente, no dormir ante el cansado y pausado discurso anacrónico del mexicano. Prácticamente no se llegó a nada. Ni siquiera, como ocurrió con Trump, se ofreció conferencia en el jardín de las rosas. Todo indicaba que Biden estaba frente a un pequeño
mensajero del gobierno cubano y no ante el presidente de México. Biden lo atendió pero su mente y ocupación. Estaban en el inicio de su viaje a Israel y Arabia Saudita.

Marcelo Ebrard, luego de presumir en redes que le dio la vuelta al mundo, tejió una jornada de actividades que degradaron a AMLO y Esteban Moctezuma, infinitamente inexperto en diplomacia,  permitió que la comitiva mexicana estuviera vulnerable y débil en todo momento.

Ambos, Ebrard y Moctezuma intentaron engañar a la opinión pública mostrando a un descuidado AMLO saludando a
ridículamente pequeño grupo de mexicanos  desde la ventana de su hotel.

Nuevamente dejó plantados a los migrantes mexicanos y no acudió a ninguna reunión cumbre con empresarios de ambas naciones. ¿Se trató entonces de una mera visita de cortesía? No se entendió la participación de la esposa del presidente que recordando su majadera respuesta de que no atendía a niños enfermos de cáncer porque no era “doctor”, pues ni diplomática ni primera dama es.

Se le vio sólo como una decadente actriz saludando al pueblo. Vamos AMLO ni siquiera fue considerado para una entrevista exclusiva con algún medio de comunicación. Importante.

Ahí, por lo que se informó públicamente, tampoco se llegó a nada. A AMLO no le interesó lo importante como la seguridad nacional su intención , otra vez, fue vender sus  programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro.

Biden en todo momento refutó las afirmaciones de AMLO incluso con una risa socarrona cuando intento golpear a los conservadores “Hay que actuar con arrojo, transformar y no mantener el status quo”. Biden fingía que escuchaba y que anotaba algo. Bien concluye el periodista Carlos Ramírez: “la agenda de Biden en la reunión con el presidente López Obrador fue unilateral y unidireccional y se asentó en el criterio de hegemonía de los intereses estadounidenses por encima de los de otros países, entre ellos México”.

AMLO aquí dará cuenta que no lo doblaron ni a él ni a Ebrard, pero regresó peor de cómo se fue, con las manos vacías y degradado como Jefe de Estado, nada más falta otra mención del mister personalidad de Ebrad asegurando “misión cumplida, señor presidente”.

@cramospadilla