De sobresalto, así viene la cosa

0
256

El desenlace de las elecciones de 2024 todavía es un rompecabezas por armar.

La contienda electoral adelantada hoy es lo más parecido a un juego de vencidas.

La mala noticia es que por el discurso mañanero, lo mejor de todo es lo peor que se está poniendo, pues lejos de que se consolidara el sorprendente resultado electoral de 2018, lo que se aprecia es que difícilmente repetirán la hazaña de ganar con más del 51 por ciento de la votación total.

Haber sido el hombre más votado en las últimas décadas y el político con mayor aceptación en las encuestas, hoy no les garantiza nada.

Lo que resuelva en las próximas semanas o meses la Suprema Corte sobre la inconstitucionalidad del Plan B electoral, determinará si en 2024 tendremos una fiesta democrática o una guerra interna para entronizar con calzador al Señor del gran poder.

De aquí al 2024 el panorama es de sobresaltos.

Para comenzar, este miércoles 1 de febrero arranca el periodo ordinario de sesiones en el Congreso para aprobar el Plan B electoral (el mismo que pretende descuartizar al INE) y ya está convocada para el 26 de febrero otra mega movilización de organizaciones no gubernamentales con la consigna #MiVotoNoSeToca.

La presión social estará enfocada a las resoluciones de la Suprema Corte sobre los recursos de inconstitucionalidad promovidos en las contrarreformas electorales.

A este panorama delirante añada usted que está pendiente el proceso en la Cámara de Diputados para nombrar a cuatro nuevos consejeros, que ocuparán los espacios de Lorenzo Córdoba y Ciro Murayama, entre otros.

Otros factores a considerar.

El Plan B que pretende revivir el viejo modelo de la época de Manuel Bartlett en las elecciones (huele a naftalina), requiere solo de la mayoría simple en el Congreso, pero se topará con tres enormes piedras en el camino.

_El de la alianza opositora en ambas cámaras como contrapeso que no debe subestimarse.

_Los recursos de inconstitucionalidad que interpondrán partidos y organizaciones civiles ante la Suprema Corte podrían suprimir el Plan B.

_Las movilizaciones civiles de quienes ya definieron desde ahora su voto para el 2024, constituyen la mitad de los electores.

 

El coco de Los Pinos…

Las corcholatas ya no son novedad y entre ell@s se quejan de piso disparejo, campañas maíceadas y hasta de piquetes de ojos, en realidad todos son sacrificables. Pero lo que más preocupa al Señor del Gran Poder es saber quién será el candidato opositor.

Y por eso ante cualquier indicio, pegan el salto.

Que se sepa entre las organizaciones no gubernamentales y partidos opositores todavía no hay nada definido, pero de entre los nombres que se sugieren, sin duda Lorenzo Córdoba está entre los personajes que más alucina #YaSabenQuién.

Lorenzo Córdoba ha insistido en que después del INE se va a la academia, pero no le creen  en Palacio.

Pero el abanico de prospectos no está cerrado y José Woldenberg, es bien visto como eventual candidato presidencial de la sociedad, lo mismo que –¿por qué no?— Claudio X. González.

 

¿De relleno?

En el ala gobiernista las cosas no andan muy bien que digamos y confunden los tiempos de lanzar cuetes con los de recoger varas.

A pesar de que Ricardo Monreal y Fernandez Noroña fueron incluidos como corcholatas alternativas, no se ve lo espontáneo por ningún lado.

Dicen que en Palacio siguen sin confiar en el zacatecano como para dejarle la tarea de hacerse cargo del eventual relevo de Gertz Manero, en caso de que éste siga delicado de salud.

También dicen que en Los Pinos tampoco confían en Arturo Zaldívar como para convertirlo en sustituto de Gertz.

El punto en común es que ni Zaldívar ni Monreal meterán las manos al fuego por la ministra Yasmín Esquivel.

Y por cierto, la UNAM tendrá que definir las sanciones que deberá imponer a la alumna Esquivel por el plagio de la tesis, si deciden invalidar la licenciatura de la susodicha, la carambola será casi de fantasía porque le pegará con tubo a la Corte.

 

Columnómetro de Aquiles Baeza

1.- El Nido Aviario lanza un S.O.S.

El Santuario de aves y animales en peligro de extinción El Nido Aviario, que desde hace 50 años opera en Ixtapaluca -el tercero de su tipo en el mundo- lleva casi tres meses cerrado a pesar de que quedó subsanado un requerimiento de la @PROFEPA-Mx.

Se trata de un oasis de siete hectáreas en medio de la urbe, el único lugar en México y el mundo donde ha sido posible la reproducción del Quetzal en cautiverio. La administración es privada y sus ingresos son las donaciones y las entradas al parque, hoy el inexplicable cierre ha llevado a una crisis para alimentar a las aves y animales. ¿Qué espera la @PROFEPA_Mx?

2.- El hubiera no existe…

En algún canal de streeming reencontramos esta joya de la Época de Oro de la cinematografía nacional, la película Salón México, del año 1948, dirigida por Emilio (el Indio) Fernández. Lo mejor es el danzón de apertura y cierre, cuya aletra dice algo así como:

“Juárez no debió morir/ ¡Ay!, de morir/ Porque si Juárez no hubiera muerto/

Tu ru ru / ¡otro gallo cantaría!/ La patria se salvaría/ Y México sería feliz/ ¡ay!, Muy feliz.”

Pero como el hubiera no existe.